Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los centros de salud acumulan cada día hasta 300 contagiados de covid sin poderles atender

Más de 700 sanitarios están de baja y los Colegios de Enfermería califican la situación de «dramática» - Los pacientes se multiplican por cuatro en las agendas de los médicos

Los centros de salud son los recintos sanitarios más colapsados por esta sexta ola de covid. | DAVID REVENGA

«Ya no soy médico, me he convertido en un teleoperador». Esta es la amarga queja de un médico de familia de Alicante que resume el sentir de la mayor parte de sus compañeros. La saturación de la Atención Primaria no tiene visos aún de alcanzar el pico de esta sexta ola.

Es tal la avalancha de casos de covid que llegan a diario, que médicos y enfermeros de muchos centros de salud terminan la jornada laboral sin haber podido llamar a decenas e incluso cientos de pacientes que estaban citados. La situación más grave se da en la zona de la Vega Baja y de la ciudad de Alicante, según constata el sindicato de enfermería Satse y según ha podido comprobar también este periódico en distintos centros consultados. «Cuando termino la jornada laboral aún quedan unos 300 pacientes de covid por llamar en todo el centro de salud y hay que volverlos a programar para el día siguiente, lo que provoca retrasos de hasta 4 días en contactarles por primera vez», señalaba ayer un sanitario de Alicante. En el área de Orihuela, idéntica situación. «Los médicos no llegan a todo y a diario, cada uno, se tiene que dejar más de 10 pacientes por llamar cuando acaba su jornada laboral porque es imposible llegar a todo», sostiene José Manuel Peris, delegado del Sindicato Médico. En este departamento sanitario se han llegado a dar casos en los últimos días con más de 80 enfermos citados por médicos, entre llamadas y consultas presenciales. Con agendas tan llenas, hay centros de salud donde algunos profesionales se están marchando a casa a las 7 y 8 de la tarde.

La gestión de las bajas laborales es en estos momentos el principal embudo. «No llevamos ni la mitad del día y ya he hecho 10 partes de baja, en mi vida había visto algo igual», afirma otro médico de la ciudad de Alicante. En este sentido, los profesionales consultados confían en que la situación empiece a normalizarse a partir de este viernes, cuando puedan dar al mismo tiempo el parte de baja y de alta.

Desde la semana previa a Navidad, el coronavirus está ocupando casi el cien por cien de las agendas de médicos y enfermeros en la provincia de Alicante. «A diario sólo veo a uno o dos pacientes por algo distinto al covid. El resto son bajas y más de lo mismo», sostiene uno de los médicos de familia consultados, quien además no se cree las cifras de incidencia oficiales. «La mitad de las pruebas que hacemos salen positivas. He vivido las seis olas y con este nivel de contagios es imposible que no estemos en cifras superiores». En los centros de salud del departamento de Marina Baixa, según explican desde el Satse, hace tiempo que se cerraron agendas de seguimiento de pacientes de crónicos ante el imparable aumento de la sexta ola.

A la avalancha de casos se suma el personal sanitario que se encuentra de baja por haber contraído el covid. En todos los centros consultados hay entre 2 y 5 trabajadores de baja que no están siendo sustituidos y en todos los hospitales y centros de salud las bajas y cuarentenas han pasado de 396 el día 30 de diciembre a 726 el día 6. Sobre este problema, el sindicato CSIF ha exigido a Conselleria de Sanidad que informe de las carencias de personal que le han transmitido los diferentes departamentos y de cómo piensa cubrirlas. Ante el colapso que está sufriendo la Atención Primaria, la central sindical le ha urgido a reforzarla recordando, además, que sigue sin incorporar a los 3.000 profesionales que cesó en mayo a pesar de la virulencia actual de la pandemia.

Una situación que se traslada también a los hospitales. El presidente del consejo de Colegios de Enfermería de la Comunidad Valenciana, Juan José Tirado, ha hecho un llamamiento de auxilio al presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, y a la consellera de Sanidad, Ana Barceló, para que sean conscientes de «la dramática situación de presión que sufren las áreas de enfermería de gran parte de los departamentos de salud y que están abocadas al colapso si no se establece medidas de control del virus y una reorganización de las plantillas para adaptarlas a las necesidades reales de las áreas más afectadas de los centros». Tirado advierte de que cada día «hay más personal contagiado y de baja y las enfermeras que quedan deben asumir el trabajo de sus compañeras, con acumulación de tareas y cansancio. Los trabajadores llevan meses agotadas sin recibir una solución por parte de las gerencias de los hospitales ni de la Conselleria de Sanidad, mientras los niveles de absentismo han crecido del 4% hasta cifras cercanas al 20% en algunos centros hospitalarios comarcales».

Compartir el artículo

stats