Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Consell asegura que habrá 80 hm³ del Júcar al año pero sin aclarar el precio ni la calidad

La Generalitat esgrime ante la Junta Central la inversión de 180 millones de euros para repartir el caudal, sin fecha concreta, cuando este llegue a Villena desde el Azud de la Marquesa

El secretario autonómico de Agricultura, Roger Llanes, en un momento de su reunión con la Junta Central de Usuarios. | INFORMACIÓN

El secretario autonómico de Agricultura, Roger Llanes, enviado por el presidente Ximo Puig para tratar de apagar el último incendio provocado en el campo alicantino, al dejarse en el aire si habrá suficiente agua del Júcar para trasvasar a la provincia por la prioridad que sea a la Albufera, se ha comprometido con la Junta Central de Usuarios del Trasvase Júcar-Vinalopó-l´Alacantí, a que en Cullera (Azud de la Marquesa), haya recursos suficientes para enviar 80 hm³ todos los años a Alicante y así paliar la sobrexplotación de los acuíferos, pero sin aclarar ni precio ni calidad. Algo que choca, en principio, con la planificación del Ministerio para la Transición Ecológica, que en su día descartó a los abastecimientos (ayuntamientos, entre ellos el Benidorm) del proyecto para rebajar el caudal a unos 30 hm³ al año para regadío, con lo cual tampoco se cumplirá con el objetivo del proyecto: dejar de extraer agua subterránea en las comarcas del Alto y Medio Vinalopó, algunos con el nivel a 500 metros de profundidad.

Roger Llanes exhibe como argumento para convencer a la Junta Central de que al final habrá agua, los 180 millones de euros comprometidos por el Consell para realizar las obras del postrasvase, es decir, las canalizaciones para repartir el agua que llegue a Villena. La Generalitat trata así de calmar los ánimos de unos usuarios (el agua del Júcar no solo es para los agricultores sino también para el consumo de la población y la industria), que han visto desaparecer del nuevo plan del Júcar el que el caudal ahorrado en la modernización de los regadíos valencianos se destinara al trasvase, para enviarlos a la Albufera de Valencia, lo que compromete que haya agua suficiente todos los años en la desembocadura. En concreto en el Azud de la Marquesa, que soporta, además, también la intrusión de agua del mar cargada en sal.

La Conselleria de Agricultura ha aumentado, por otro lado y para seguir con las obras, en 10 millones de euros la partida presupuestaria de una parte de las obras del postrasvae para volver a licitar un proyecto que quedó desierto en diciembre al no presentarse ninguna oferta, el concurso público para la construcción de las canalizaciones desde el embalse del Toscar (Monóvar).

Una conducción divida en dos tramos (margen izquierda y margen derecha), cuyo objetivo es repartir el agua del Júcar por Monforte del Cidc y Agost. El Consell licitó ambos proyectos por 20 millones de euros, pero se encontró con la sorpresa de que ninguna constructora consideró atractivo el proyecto debido, según fuentes del sector, a que no salen los número por el aumento de los costes en los últimos años. El proyecto se licitará con un aumento de diez millones para atraer a las constructoras.

Embalse de San Diego

Por otro lado, el senador Carles Mulet (Compromís), denuncia que todavía no se han dirimido responsabilidades en otro de los grandes fiascos de la ingeniería española como es la construcción del embalse de San Diego -regulador de 20 millones de m2 del travase Júcar-Vinalopó-, en el que se gastaron 40 millones de euros. El papel estratégico de esta infraestructura quedó en nada. «Exigimos conocer qué responsabilidades se habían exigido a los constructores y reivindicamos con enmiendas a los PGE su urgente reparación. Nos encontramos ante otro caso como el de Castor con muchos millones públicos invertidos, donde las responsabilidades se desvanecen y eso no es justificable de ninguna manera», denunci Mulet.

Exigen el mismo trato que el Júcar-Turia

El presidente de la Comunidad General de Usuarios del Medio Vinalopó y l´Alacantí y portavoz de la Junta Cetral de Usuarios del Júcar-Vinalopó, Ángel Urbina, reclamó este jueves al presidente de la Confederación del Júcar, Miguel Polo, que los usuarios del Júcar-Vinalopó tengan los mismos derechos a la hora de reparto del agua que los del Canal Júcar-Turia. «Alicante no se puede quedar siempre a la cola y que nos lleguen las migajas y es lo que está pasando ahora con la Albufera. Queremos sentarnos en la misma mesa, negociar y que nos toque el agua del reparto de forma equitativa».

Energía fotovoltaica para bajar costes

El Ministerio para la Transición Ecológica insiste en que con la inversión prevista de 90 millones de euros procedentes del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia para la dotación de energía fotovoltaica a las tres elevaciones del Júcar-Vinalopó se podrá abaratar el agua. Estas nuevas instalaciones fotovoltaicas permitirán reducir costes de funcionamiento de esta infraestructura, ampliando la disponibilidad de agua a precios asumibles y aliviando la sobreexplotación sobre los acuíferos de la zona. De momento, sin embargo, sigue sin avanzarse en los 200 millones que exige Acuamed.

Compartir el artículo

stats