Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"Las enfermeras nos sentimos las pagafantas de las fiestas navideñas"

El Satse critica la ausencia de medidas previas a las fiestas que ha llevado de nuevo a un colapso sanitario

Personal de enfermería en una UCI de la provincia

El Sindicato de Enfermería Satse denuncia la indignación de las enfermeras ante la falta de medidas activas para frenar el virus por parte de la Administración sanitaria.  “Las enfermeras se sienten las “pagafantas” de las fiestas navideñas. Se les exige que aguanten una semana más, que hagan más horas renunciando a su vida familiar, que asuman su trabajo y el de sus compañeras de baja por contagio, que no tengan vida social para no contagiarse en sus escasos ratos de ocio, que trabajen aunque sean contacto estrecho de un positivo, que aplacen sus días libres y vacaciones pendientes ... “, resume el sindicato. 

Por el momento, la Generalitat no ha tomado ninguna medida activa para disminuir la incidencia, algo que lamenta el sindicato. "Las únicas medidas paliativas han sido el pasaporte Covid -solo efectivo para captar no vacunados-, el copago para notificar el resultado positivo del auto-test de antígeno y el sistema de tramitación de las bajas laborales".

"Han primado criterios políticos y económicos a las recomendaciones sanitarias de expertos en Salud Pública y epidemiólogos". Como consecuencia de querer volver a salvar la Navidad el sindicato lamenta que hay intervenciones programadas suspendidas, pruebas diagnósticas aplazadas, pacientes crónicos descontrolados, la Atención Primaria ha quedado hundida y desprestigiada, se ha incrementado el gasto sanitario por hospitalización y por las bajas laborales en Seguridad Social y el 35% de las enfermeras se ha infectado o re-infectado durante la pandemia.

Así, en lo que llevamos de esta ola sostiene el Satse, se han contagiado 2.400 profesionales sanitarios, de las cuales 900 son enfermeras -un 8% de la plantilla-. Con la bolsa de trabajo de enfermeras vacía, la única posibilidad de cubrir tantos profesionales infectados por Covid son los módulos adicionales de refuerzo en Atención Primaria y Especializada. "Muchos compañeros comienzan a renunciar a hacer horas extras por el agotamiento físico y mental. Se sienten tratados como peones de ajedrez y, para la Administración sanitaria, lo que viven diariamente en los centros sanitarios son, meramente, daños colaterales”.

"Las enfermeras no somos heroínas, sino profesionales a las que se nos está exigiendo que trabajemos al 200% de nuestra capacidad, manteniendo los mejores cuidados posibles a los pacientes mientras gestionamos todo el dolor, el sufrimiento y muerte que se genera en esta crisis sanitaria", añade el Satse en un comunicado. 

La devastación que cada ola deja sobre las enfermeras es apreciable, continúa la entidad en un comunicado. "En unos meses, veremos abandonos de la profesión, bajas por problemas psicológicos y estrés post-traumático, síndrome de burn-out,… y la sensación de que, todo esto, se podría haber evitado". 

En estos momentos, nadie puede asegurar cuánto durará esta ola en la Comunidad Valenciana y que va a pasar con el virus. Sin embargo, Satse cree que "ha llegado el momento de liderar una séptima ola de enfermeras indignadas que se rebelen contra su situación, defiendan una Sanidad de calidad, exijan sus derechos y pidan explicaciones por la gestión sanitaria".

Compartir el artículo

stats