Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Consell negocia la compra de la sede de Correos para ganar presencia en Alicante

Ximo Puig trabaja en un acuerdo con la empresa estatal para adquirir por unos cinco millones el inmueble centenario, ubicado en la plaza de Gabriel Miró, que permitiría una reestructuración de las dependencias del Ejecutivo autonómico en la ciudad

La Generalitat quiere comprar el edificio de Correos en Alicante informacióntv

Para ver este vídeo suscríbete a Información o inicia sesión si ya eres suscriptor.

La Generalitat quiere comprar el edificio de Correos en Alicante C. Pascual

Tras Elche, Castelló y València, todo apunta a que llega el turno de Alicante. El Consell está en plena negociación con Correos para la compra de la sede principal de la empresa estatal, un edificio situado en la plaza de Gabriel Miró que acaba de cumplir un siglo de vida.

Así lo ha reconocido el jefe del Consell, el socialista Ximo Puig, tras cerrar la adquisición de la Casa de Correos de València por casi 24 millones de euros, «que culmina el trabajo desarrollado en los últimos meses para rentabilizar al máximo los edificios que forman parte del patrimonio valenciano». Puig, en ese acto, admitió que el Botànic está «ahora negociando en Alicante».

De pactar la adquisición del edificio de Correos en la capital alicantina, el Consell cerraría la compra de las sedes de la empresa estatal de telégrafos en las cuatro principales ciudades de la Comunidad, que empezó en Elche en el año 2019 (con unos 700.000 euros de coste), continuó en Castelló en 2021 (unos dos millones) y acaba de firmarse en València. La transferencia del inmueble del Cap i Casal se prevé rápida, ya que se estima que Correos pueda desalojar el grueso del edificio a final de este mes. En este sentido, la Generalitat podrá contar con el inmueble antes que con el de Castelló, que fue adquirido hace un año pero no pasará en la práctica al patrimonio autonómico hasta marzo. La compañía estatal se encuentra en proceso de transformación, por lo que se está desprendiendo de los edificios históricos que dispone en grandes ciudades, por un costoso mantenimiento y su limitada operatividad.

El edificio de Correos en Alicante se sitúa a escasos metros de la actual sede del Consell en la capital alicantina, la conocida como «Casa de las Brujas». Así, de cerrarse la compra del edificio con fachada principal a la plaza de Gabriel Miró, permitiría una reestructuración de la presencia de la Generalitat en Alicante. Todavía, eso sí, no se ha concretado por el Consell el posible coste para las arcas autonómicas de la adquisición del edificio de Correos, aunque podría rondar los cinco millones.

El edificio, que se terminó en 1920, da a la plaza de Gabriel Miró y a las calles San Fernando y Velarde, en pleno Centro Tradicional. | ALEX DOMÍNGUEZ

Por ahora, la antigua sede de Correos en Elche no tiene ninguna actividad, aunque se pretende que se convierta en un espacio de referencia para los distintos sectores productivos, no solo de la ciudad de las palmeras, sino también de toda la Comunidad Valenciana. Este centro se prevé que resuelva las necesidades tecnológicas de las empresas y se convertirá en un «learning factory», del que solo existen una veintena en todo el mundo, para la formación de profesionales en el complejo y cambiante mundo digital.

Por su parte, el edificio que todavía alberga a Correos en Castelló se convertirá en la futura sede del Instituto Valenciano de Excelencia, así como la «casa» de la Conselleria de Innovación, Universidades, Ciencia y Sociedad Digital en la provincia castellonense. Por último, el recién adquirido edificio de Correos de València tendrá un uso cultural, pero no exclusivamente museístico, con el objetivo de que se convierta en un centro cultural de las regiones de Europa. En Alicante, la idea del Consell pasa por emplear el inmueble, en caso de que las negociaciones lleguen a buen puerto, para trasladar parte de las dependencias de la «Casa de las Brujas» y, además, disponer de un espacio para uso público, como sala de exposiciones.

El inmueble, de arquitectura monumentalista y referente estilístico local del casticismo, se sometió a una reforma hace más de una década para recuperar la fachada original y vaciar su interior para darle una distribución más diáfana. Se trata de un inmueble proyectado en 1916 por el arquitecto Luis Ferrero. La primera piedra se puso un año después y la obra finalizó en 1920. Tras siete años cerrado, la empresa pidió licencia de obras en 2007. La reimplantación de Correos fue, en ese momento, la iniciativa más importante de los últimos años para la recuperación del Centro Tradicional de Alicante.

El edificio está situado en una parcela de 716 metros cuadrados, con fachadas a la plaza de Gabriel Miró (de estilo ecléctico, en la que domina la simetría y los elementos ornamentales) y a las calles Velarde y San Fernando. Las intervenciones de la década de los cuarenta del pasado siglo desvirtuaron en gran parte la fachada, según los expertos. Ahora, poco después de celebrar su centenario, la Generalitat Valenciana está cerca de cerrar su compra.

Compartir el artículo

stats