Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La venta de calefactores crece un 40% y la de prendas de abrigo un 30% con el frío polar

La demanda de electrodomésticos que suministran calor se triplica en Benidorm - Las estufas de butano escasean por la falta de suministro desde China

Una mujer, en la sección de electrodomésticos de El Corte Inglés mirando radiadores. | PILAR CORTÉS

Las gélidas temperaturas en la provincia a causa de la ola de frío, especialmente las nocturnas, están animando el negocio en los establecimientos que venden electrodomésticos y en los comercios de prendas de abrigo. Los calefactores se han convertido en uno de los artículos más buscados, con una media de incremento de ventas en la provincia del 40%, aunque en zonas habitualmente cálidas durante todo el invierno como Benidorm, donde muchos incluso carecen de estos electrodomésticos en sus hogares, la demanda de estufas y emisores de calor se triplica. En cuanto a la moda de abrigo, grandes almacenes alcanzan cifras precovid y en los pequeños establecimientos la demanda aumenta entre un 20% y un 30%.

Una clienta se prueba un abrigo en la tienda Arena y Mar de Alicante. | PILAR CORTÉS

Las estufas de butano se están convirtiendo en un artículo de lujo puesto que, en plena ola de frío, escasean a causa de los problemas de suministro con China, de donde procede una mayoría de estos electrodomésticos. En la tienda Milar de Benidorm acaban de recibir unas pocas unidades y han volado. «Nosotros notamos en la facturación cada variación de temperatura. De vender un 20% más de lo habitual en aparatos calefactores, estufas, emisores de calor y climatizadores pasamos a un 300% según va aumentando el frío. Ha habido una carencia de stock muy importante de estufas de butano. Se han agotado y hemos estado un mes sin producto», explica Raúl Parra, comerciante de Benidorm. «Está influyendo muchísimo la crisis internacional del tráfico de contenedores. Está habiendo un retraso enorme porque casi todo viene de China. En todo lo que son artículos de calefacción está habiendo problemas de suministro», asegura. A pesar de esta carencia, la venta de los electrodomésticos disponibles para calentar el hogar duplica e incluso triplica la venta habitual en invierno. «También es verdad que Benidorm es un caso muy especial. A finales de diciembre hemos estado con temperaturas de 22 grados y esto frena mucho la venta. La gente mientras puede aguantar y no tiene frío deja de comprar el producto hasta que lo pasa mal y entonces lo buscan». La demanda de botellas de butano ha crecido en dos días en un 8% en la zona de l’Alcoià y el Comtat, donde más se deja sentir el frío, según Mario Mira, gerente del almacén de butano de Ibi que reparte a gran parte de la comarca, cuyos habitantes sí que están preparados para las bajas temperaturas.

En cuanto a los calefactores eléctricos, la demanda de calefactores ha subido una media del 40% respecto a la semana anterior en las tiendas Expert de la provincia. «En cuanto aprieta el frío la gente viene», explicaba un empleado de Alicante.

Vicente Armengol vende más chaquetas para el frío de hombre en su comercio de la capital. Pilar Cortés

En grandes almacenes como El Corte Inglés también se demandan especialmente estos días electrodomésticos contra el frío aunque sin llegar al pico del año pasado con Filomena. A 400 kilómetros del epicentro de la gran nevada se produjo un efecto rebote y los alicantinos decidieron calentar mejor sus casas en unos días en los que la provincia también sufrió el bajón de temperaturas. «Fue una situación inédita. Todo se agotó. La gente estaba más tiempo encerrada en casa por el covid y fue una locura», apuntan desde el centro comercial de Alicante. Las secciones donde más movimiento se registra estos días son las relacionadas con prenda exterior y de abrigo. «La moda vende más. Estamos en cifras próximas a los meses prepandemia, lo que es una buena noticia». También es similar a 2019 la venta de mantas y nórdicos, «porque la gente sigue invirtiendo más en hogar». En el pequeño comercio el frío también estimula el negocio con un 30% de incremento de ventas en ropa de abrigo de mujer y un 20% en hombre. «Ha comenzado a moverse el punto y la ropa de abrigo desde el viernes pasado», señala Vicente Armengol, presidente de Corazón de Alicante. Mar Zuloaga, de Arena y Mar, en la calle del Teatro de la capital, afirma que la venta anticipada de prendas de abrigo funcionó muy bien y a causa de la ola de frío venden un 30% más. «Llevo muchos años en el sector de la moda y en cuanto el frío aprieta en Alicante la gente se prueba lo que tiene en el armario y si no le está bien viene a la tienda para abrigarse».

Compartir el artículo

stats