Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sanidad destinará 91 millones en los centros de salud y contratará a 1.500 sanitarios para aliviar la Atención Primaria

La consellera sostiene que se han puesto en marcha 10 medidas para descongestionar los centros de salud

La consellera Ana Barceló, durante su comparecencia ayer en las Cortes. Kai Försterling

Colas a las puertas de los centros de salud, teléfonos en los que nunca nadie contesta, agendas saturadas... la pandemia de coronavirus está llevando al límite a la Atención Primaria y dejando al descubierto todas las carencias que sufre este nivel asistencia, fruto de años de recortes y dejadez. Para tratar de paliar estas carencias, Sanidad va invertir el próximo año 91 millones de euros en los centros de salud y va a contratar a 1.500 profesionales de refuerzo dentro de las 6.000 plazas estructurales que se van a crear en toda la sanidad valenciana. El anuncio lo hizo este martes la consellera de Sanidad, Ana Barceló durante su comparecencia en la Diputación Permanente de las Cortes. Previamente, Barceló pidió disculpas a todos los ciudadanos que estos días están sufriendo la saturación de los centros de salud. Esta nueva variante, según ha especificado la consellera, «ha dificultado acudir al centro de salud con la frecuencia, con la familiaridad y la facilidad a la que estábamos habituados. Sé de las largas colas que tienen que hacer y somos conocedores de las molestias que sufre la ciudadanía. Desde aquí pido disculpas», ha señalado Ana Barceló en su comparecencia.

La consellera ha vuelto a alegar falta de personal para justificar la situación que se vive en Atención Primaria. «Las bolsas están completamente vacías, no hay ni un médico de familia y sólo cuatro enfermeras en la bolsa de un departamento que van a ser contratadas». 

«Sé de las largas colas y somos conocedores de las molestias que sufre la ciudadanía»

decoration

Para tratar de solucionar este colapso que sufre la Atención Primaria, Barceló sostiene que en los últimos días se han puesto en marcha una serie de medidas encaminadas a descongestionar a médicos y enfermeros. Entre ellas, el que se hayan dejado de hacer rastreos entre los contactos estrechos de las personas que dan positivo o que en estos momentos sólo se hagan pruebas diagnósticas a las personas vulnerables. También la prórroga automática de tratamientos crónicos, por lo que no es necesario acudir a los centros de salud para su renovación y la activación del trámite simultáneo de la baja y el alta laboral para 7 días. Además se ha puesto en marcha la gestión telemática a través de la web de la baja y el alta de diagnósticos en farmacias, laboratorios privados y puntos estables de toma de muestras  y desde el viernes se han solicitado 2.241 bajas/alta por la web. Barceló también hizo referencia al acuerdo de colaboración con las farmacias para el registro de casos positivos y la centralización en laboratorios privados de la toma de muestras de la población escolar.

Al margen de estas medidas e inversiones previstas, la consellera sostiene que se estás trabajando en un plan que conlleve cambios estructurales para Atención Primaria y que será presentado este mes.

«La mayoría de medidas de contención adoptadas son por consenso entre las autonomías»

decoration

Barceló atribuye buena parte de lo que está pasando en Atención Primaria a la explosión de contagios que ha provocado la variante ómicron. Para lo que ofreció algunos datos. «El crecimiento del número de contagios ha sido exponencial en las últimas semanas. De hecho, hemos pasado de un 3,6 de presencia de Ómicron en la semana del 6 al 12 de diciembre, a un 81,35% en la primera semana de 2022». Así, respecto al 14 de diciembre los casos notificados se han multiplicado por 5,3 y la media diaria de casos es 5 veces y media superior. La consellera sostiene que la situación en los hospitales es mucho mejor a la del año pasado teniendo en cuenta este volumen de contagios, aunque ha reconocido que hay tensión en los más pequeños.

Réplica de la oposición

El portavoz de Sanidad del PP, José Juan Zaplana, ha indicado que si la consellera fuera «consecuente ya se habría marchado», pues lo ha hecho «rematadamente mal», y le ha preguntado cuándo va a dimitir después de haber sido condenada «por su incapacidad, sectarismo, manipulación y ocultación» de lo que pasa en la sanidad valenciana. La síndica de Ciudadanos, Ruth Merino, ha indicado que Barceló tendrá «muy buen voluntad», pero sus «despropósitos» han llevado al sistema sanitario público a una situación de «quiebra», por lo que le ha reclamado que dimita ante su «improvisación constante» y su «falta de previsión». Para la síndica de Vox, Ana Vega, tras 22 meses y seis olas de pandemia se sigue «en el punto de partida», con la atención primaria «colapsada» y una consellera de Sanidad «incompetente» para gestionarla y que deja «mucho que desear».

Las personas no vacunadas tienen más riesgo de acabar en la UCI


La vacunación está demostrando su eficacia y ha ayudado a que la presión hospitalaria en estos momentos sea muy distinta a la de hace un año. De hecho, según datos aportados por Barceló este martes en las Cortes, en estos momentos de cada 100.000 personas no vacunadas, 28,6 han ingresado en UCI, frente a las 2,9 entre las vacunadas. Según ha indicado la consellera las personas no vacunadas tienen 10 veces más riesgo de acabar en una UCI que las personas vacunadas. Además, el riesgo de fallecimiento por covid entre los no vacunados es 6 veces mayor que en las personas vacunadas. Al mismo tiempo, se observa un aumento en las tasas de hospitalización en los mayores de 30 años no vacunados, y un incremento pronunciado en las tasas de ingreso a UCI de no vacunados de 60 a 79 años.

Compartir el artículo

stats