Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El agua desalada alcanza un precio prohibitivo por los costes de la luz y en tres semanas sube un 40%

Acuamed traslada a los agricultores una tarifa inicial de 0,81 euros, pero advierte de que la repercusión energética sitúa el metro cúbico en 1,14 €

Dos jornaleros tratan con fertilizantes una plantación agrícola en la Vega Baja. | TONY SEVILLA

Pocas horas ha durado la oferta del Gobierno para abaratar el precio del agua desalada. Solo una semana después de la reunión en la que el Ministerio para la Transición ecológica planteara al Sindicato Central de Regantes establecer una tarifa fija de 0,54 euros/m3 por el agua desalada de Torrevieja hasta 2025, cuando se prevé que la planta haya ampliado su capacidad y funcione impulsada con energía fotovoltaica, que rechazaron los regantes, la realidad ha vuelto a imponerse.

Acuamed ha enviado un escrito en el que traslada a los regantes que el precio para este año es de 0,81 euros/m3 y, además, se revisará al alza al final del año hidrológico para aplicarle con carácter retroactivo la subida correspondiente debido al imparable incremento de los costes energéticos. El motivo, según advierte Acuamed en la comunicación que ha llegado a todas las comunidades de regantes afectadas es que el precio de 0,81 euros/m3 se ha calculado en base a una tarifa eléctrica de 87,55 euros el megawatio/hora, y ahora mismo ésta ha subido a los 125,81 euros megawatio, un 44% más cara.

Con lo cual y según alertan los regantes el precio final de ese caudal será de 1,14 euros/m³ para este primer trimestre cuando en octubre se realicen las correcciones oportunas. «Nos ofrecen repartir el aumento y cobrarnos a final de año pero esto no es otra cosa que la muerte del regadío», apuntó este viernes Ángel Urbina, regante del trasvase como presidente de la SAT San Enrique.

La subida de la tarifa eléctrica disparará el agua desalada para riego, incluso, según los cálculos más pesimistas, hasta los 1,3 euros/m3 este año, condenando a la desaparición a cientos de agricultores, según ha advertido el Sindicato de Regantes del Tajo Segura.

Hasta ahora, Acuamed había fijado un precio de 0,81 euros para el caudal que se produce en la macroplanta de Torrevieja, pero con el precio del megavatio/hora a 87,55 euros. Tarifa que, salvo intervención política, se revisará al alza debido a que el coste medio de la energía eléctrica supera ya los cien euros kw/hora. Los regantes exigen a la vicepresidenta Teresa Ribera que entre a fondo en el tema y que aplique la Ley de Sequía, que posibilita subvencionar el precio del agua desalada y fijar un precio de 0,30 euros/m3.

Un escenario, además, marcado por la situación de la desaladora de Torrevieja, que solo produce 10 hm3 de agua potable al trimestre, un caudal insuficiente pese a que el Ministerio para la Transición Ecológica se ha comprometido a enviar a Alicante y Murcia un total de 108 hm3 de agua hasta el mes de abril a razón de 27 hm3 al mes para abastecimiento y regadío. Una noticia esperanzadora aunque represente un total de 44 hm3 menos, que son los que se pierden al aplicarse las nuevas normas de explotación del trasvase. Y todo pendiente, por otro lado, de lo que ocurra a mediados de año con el aumento previsto de los caudales ecológicos del río Tajo. La consecuencia directa será una nueva reducción de la disponibilidad de agua en la cabecera y su situación por agua desalada que, hoy por hoy, no cubre la demanda.

Por otro lado, recordar que en una de sus alegaciones al Plan del Tajo, la Diputación señala que el aumento de los caudales ambientales no está justificado porque en la actualidad los caudales circulantes en la cabecera del río no suponen una causa de deterioro. Según la información proporcionada por el propio borrador, el estado ecológico de las masas de agua en los tramos fluviales de cabecera se califica como bueno.

Las alegaciones presentadas han sido trabajadas conjuntamente con el Sindicato Central de Regantes del Tajo-Segura.

Menos agua para el campo y también para la industria


El incremento de los caudales ecológicos del Tajo en Aranjuez, Toledo y Talavera supondría, según un estudio del Sindicato Central de Regantes de Tajo-Segura, un descenso de más del 20% en los trasvases desde la cabecera del Tajo al Segura, que pasarían de 340 hm³ a 271 hm³ anuales de media. El informe concluye que el descenso en el trasvase de agua para consumo urbano sería del 18%, mientras que para el regadío alcanzaría el 21%. Mientras, desde los embalses de Entrepeñas y Buendía siguen llegando buenas noticias.

Compartir el artículo

stats