Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Alicante se sitúa a la cabeza en el incremento de fallecidos en 2021

La provincia es la cuarta del país donde más aumentaron el año pasado las muertes en relación a 2020, con la pandemia como principal causa de subida - El otoño volvió a marcar el máximo del último lustro con más de 400 decesos semanales

Varias personas en un cementerio de la provincia en torno a la festividad de Todos los Santos el pasado noviembre. | ANTONIO AMORÓS

Alicante terminó 2021 a la cabeza de toda España en el incremento de la mortalidad a lo largo del año, según reflejan los datos provisionales que ofrece el Instituto Nacional de Estadística (INE). A fecha del pasado 27 de diciembre, desde el 1 de enero habían fallecido en la provincia 18.641 personas, un 7,16% más que durante 2020. Esta subida es la cuarta más alta del país, aunque en la práctica puede decirse que es la tercera, puesto que tan solo se sitúa una centésima por debajo del 7,17% registrado en A Coruña. Por delante solo están Almería y Málaga, con un 10,41 y un 9,21%, respectivamente.

De esta forma, a falta de completar las cifras anuales con los últimos días del ejercicio -cuyos datos se conocerán dentro de un mes aproximadamente-, puede afirmarse que Alicante es una de las provincias donde más mortalidad tuvieron las olas de la pandemia de coronavirus que se produjeron a lo largo de 2021. O al menos, que fue mayor, y más sostenida en el tiempo, con menos altibajos que en los episodios registrados en 2020. Y en cualquier caso, los dos años se situaron por encima de 2019 siempre, salvo en algún momento muy puntual.

La estadística no especifica el número de muertes producidas por covid-19, pero el peso de la pandemia en el incremento de la mortalidad es evidente desde el primer día. En 2021 se registraron tres picos destacados de fallecimientos semanales, coincidentes con la tercera, la quinta y el principio de la sexta ola que aún no ha comenzado a bajar. En el primero de estos episodios, Alicante llegó a ser el territorio de toda España que sufría una mayor subida del volumen de decesos, como publicó este periódico. Hace ahora un año, entre el 12 y el 18 de enero de 2021 murieron 773 personas en la demarcación, y 734 en los siete días siguientes. En la primera ola, el máximo habían sido los 507 decesos registrados entre el 24 y el 30 de marzo de 2020.

Esas cifras, y las de las semanas inmediatamente anteriores y posteriores, generaron un aumento de la mortalidad en relación a 2020 que no ha llegado a revertirse. Ni siquiera teniendo en cuenta que, a partir de la cuarta ola, la letalidad fue mucho menor que en la tercera, y también bastante más baja que en la primera. Alicante terminó 2021 en la citada cuarta «casi tercera» posición en incremento de fallecidos, y muy por encima del resto de la Comunidad Valenciana: Valencia registró un 2,13% de subida, mientras que en Castellón fue del 1,26%.

La diferencia respecto a 2020 no dejó de subir en los últimos meses de 2021, ya que el número de muertes fue casi en todo momento superior. No se llegaron siquiera a atisbar datos tan graves como los de la tercera ola, pero sí se superó el pico de la quinta, que fueron los 379 decesos registrados entre el 10 y el 16 de agosto. Entre el 14 y el 20 de diciembre fallecieron 407 personas, tras un incremento continuo de los decesos semanales desde el 26 de octubre. En el último periodo comprendido de momento en la estadística, entre el 21 y el 27 de diciembre, el número de óbitos bajó a 358, más elevado en cualquier caso que los registrados durante buena parte del año. Cabe esperar, en vista de los datos de fallecidos por la pandemia que ha ido publicando la Conselleria de Sanidad, que el número de muertes en la semana que comprende los últimos días de 2021 y los primeros de 2022 sea también bastante alto.

Según la información que ha ido ofreciendo Sanidad, entre el 28 de diciembre de 2020 y el 27 de diciembre de 2021 -periodo analizado por el INE- se produjeron en la provincia 2.108 muertes por coronavirus, lo que quiere decir que la pandemia fue la causa del 11,3% de los decesos. Si se divide el año en semestres, no obstante, hay grandes diferencias entre ambos. En el primero las muertes por covid fueron 1.850, un 18,56% de los 9.966 fallecimientos que contabiliza el INE. En cambio, en el segundo la letalidad cayó; hubo 8.675 fallecimientos, pero la Conselleria solo ha atribuyó al virus 258, es decir, tan solo un 2,97%.

Nacimientos Noviembre supera al mismo mes de los años anteriores

En el otro fenómeno demográfico alterado por la pandemia que también analiza el INE, los nacimientos, los últimos datos apuntan a una recuperación tímida pero insuficiente. El pasado noviembre se produjeron en la provincia 1.203 alumbramientos, una cifra ligeramente superior a la del mismo mes de 2019 y 2018, y bastante más elevada que la de 2020. Sin embargo, con 12.363 nacidos hasta noviembre, la natalidad a lo largo de 2021 sigue estando un 1,24% por debajo de la registrada en el ejercicio anterior, cuyas cifras ya se vieron al final muy afectadas por la pandemia. Hay que tener en cuenta que, en este fenómeno, los efectos de la pandemia se reflejan con nueve meses de retraso; por eso la caída se concentró de manera muy especial entre diciembre de 2020 y febrero de 2021, cuando nacieron los niños concebidos durante el confinamiento. Después, el impacto de la pandemia no ha sido tan evidente, pero han seguido influyendo la situación económica y la crisis estructural de natalidad.

Compartir el artículo

stats