Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los hospitales reactivarán las operaciones en una semana si se estabilizan los ingresos en las UCI

En el Hospital de Sant Joan las urgencias respiratorias bajan a casi la mitad y Elche está en meseta dentro del pico más alto de contagios - La cifra de ingresados en Cuidados Intensivos se ha reducido en diez en la última semana

Personal sanitario en una UCI de la provincia de Alicante. | ÁXEL ÁLVAREZ

Aunque aún sufren una presión importante, varios hospitales de la provincia de Alicante comienzan a notar una estabilización en el número de ingresos, sobre todo en las Unidades de Cuidados Intensivos, donde la cifra de personas con covid se ha reducido en la última semana en diez.

Ante esta situación, y si nada se tuerce, algunos centros sanitarios están planteándose empezar a recuperar la actividad quirúrgica, alterada en los últimas semanas por la pandemia.

Es el caso del Hospital Marina Baixa, donde este lunes había ingresadas 47 personas con covid. La cifra se mantiene estable en los últimos días y fuentes del centro señalan que de seguir así esta tendencia, la semana que viene se retomarán las operaciones que tuvieron que ser canceladas a comienzos de diciembre debido al aumento de ingresos, sobre todo en la UCI. Este hospital es el que primero se vio desbordado por la sexta ola del coronavirus y el primero que tuvo que derivar enfermos de UCI a otros hospitales y suspender operaciones para poder disponer de camas.

En el Hospital de Sant Joan también creen que se ha tocado techo en cuanto a ingresos y se habría iniciado también un tímido descenso que, de continuar, permitiría también la semana que viene recuperar quirófanos suspendidos. Las urgencias respiratorias en este hospital están descendiendo, de una media 70 esos días atrás a unas 40 y las altas tienden a estabilizarse con el número de ingresos.

En el Hospital General de Alicante, sindicatos y fuentes médicas, explican que la cifra de ingresos se mantienen más o menos estable, aunque de momento siguen suspendidas las operaciones de tarde y buena parte del programa de mañanas, salvo casos graves o urgentes. Una situación similar a la del Hospital General de Elche, donde se habría alcanzado una meseta tras llegar al pico máximo de incidencia. En este centro sanitario aún no se contempla recuperar la actividad quirúrgica suspendida hasta que esta tendencia no se consolide y realmente se vea una clara bajada de hospitalizaciones.

Desde el Hospital Virgen de los Lirios de Alcoy vivieron el peor pico de ingresos hace dos semanas, cuando se pasó prácticamente de golpe de 20 a 40 hospitalizaciones, lo que obligó a suspender las operaciones de tarde. Desde hace una semana esta cifra se mantiene estable, lo que ha permitido abrir esta semana un quirófano de oftalmología por las tardes para ir aliviando la lista de espera.

El Hospital de Elda tiene a día de hoy 67 hospitalizados con covid en planta y 3 en la UCI. Aunque han caído levemente los ingresos, aún no se ha estabilizado con el número de altas.

Estudio

Por otro lado, un estudio de la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea) sostiene que la población reticente a vacunarse es responsable de aumentar un 44% las hospitalizaciones en la sexta ola (un 79% para el grupo entre 30 y 59 años), un 78% los ingresos en UCI (143% para el grupo entre 30 y 59 años), y un 32% las defunciones (53% en el grupo de edad entre 30 y 59 años).

El citado estudio es obra de los investigadores José Boscá, José Cano y Javier Ferri, de la Universitat de València, y analiza algunos aspectos de la evolución de la pandemia de covid en España durante 2021.

Según este informe, bajo el supuesto de que toda la población hubiera estado vacunada de covid desde la primera semana de abril, la incidencia de la enfermedad en términos de hospitalizaciones y defunciones durante 2021 habría estado por encima de una temporada de gripe con actividad baja, pero en la línea de una temporada de gripe con actividad moderada/alta.

El impacto positivo de la vacunación sobre los indicadores sanitarios «ha sido extraordinario», según destacan los autores del trabajo. Por ejemplo, la no disponibilidad de vacunas habría aumentado las muertes por covid un 571 por ciento con respecto a las observadas, aunque los menores de 60 años sólo sufrirían el 2, 1 por ciento del aumento total, mientras que los mayores de 80 años hubieran sido los principales damnificados. Además, el beneficio en términos relativos de la vacunación aumenta con la gravedad del indicador, mayor para las defunciones e ingresos en UCI y menor para los contagios y las hospitalizaciones.

Compartir el artículo

stats