Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El bipartito incluye en el borrador del Presupuesto un centenar de inversiones con un simbólico euro

Entre los proyectos figuran las expropiaciones para completar la Vía Parque, programas como la lucha contra la brecha digital y mejoras en el castillo de Santa Bárbara

La Vía Parque, entre la Florida y el PAU 2, está a la espera de duplicar sus carriles, para lo que será necesario expropiar terrenos. | JOSE NAVARRO

El borrador del Presupuesto municipal para 2022 que impulsa el bipartito de Alicante incluye 37,7 millones de euros para inversiones, una cifra récord para la ciudad gracias a un préstamo de veinte millones que se solicitará para garantizar la ejecución de obras. Sin embargo, todos los proyectos recogidos en el documento aprobado por la Junta de Gobierno y que ahora inicia su recorrido hacia el Pleno no cuentan con la partida económica necesaria para su ejecución. Según la documentación oficial, en torno a un centenar de inversiones figuran con un simbólico euro, que en la práctica supone solamente una declaración de intenciones del gobierno, que se debe dotar de liquidez -si sucede- en posteriores modificaciones de las cuentas, por ejemplo, gracias a los «ahorros» de partidas no ejecutadas de las cuentas de 2021.

Entre esos proyectos que el bipartito introduce en el Presupuesto pero que aún no cuentan con la dotación económica necesaria, figuran las expropiaciones necesarias para completar la Vía Parque y programas de digitalización de infraestructuras físicas y sociales (como la reducción de la brecha digital), que el bipartito prevé desarrollar «en el periodo inversor 2022-2027», es decir, incluyendo también el próximo mandato municipal. También se incluyen, entre esos proyectos con la partida presupuestaria abierta pero sin dotación, mejoras en el antiguo aparcamiento del Castillo de Santa Bárbara, más inversiones en partidas rurales, reparaciones en edificios históricos o la construcción del primer tramo del paseo litoral en el entorno de la Finca Adoc. Otras inversiones que, por ahora, solo tienen un euro en el borrador del Presupuesto son mejoras en polígonos industriales o diferentes actuaciones en favor de la movilidad ciclista, como un nuevo itinerario ciclista en la avenida de las Naciones, en Playa de San Juan.

También se incluyen proyectos del ámbito cultural como la construcción de una biblioteca central en Alicante y salas de estudio de 24 horas, junto a inversiones en el Museo de Hogueras. En total, en torno a un centenar de inversiones que el gobierno municipal tiene sobre la mesa, pero a los que todavía no ha dotado del presupuesto necesario.

Más diálogo

Por otro lado, la oposición municipal sigue analizando el borrador propuesto por el bipartito, que se encuentra en fase de enmiendas. Tanto la izquierda como Vox reclamaron este martes al gobierno de PP y Ciudadanos más reuniones para seguir negociando las cuentas para este 2022. Todos los grupos consideran necesaria una segunda ronda de contactos con el ejecutivo local que lidera Barcala antes de que 1 de febrero se cierre el plazo de presentación de propuestas de cambios.

Por otro lado, el portavoz municipal de Vox, Mario Ortolá, mantuvo este martes la predisposición de su formación a desbloquear el Presupuesto, que necesita la abstención de un grupo de la oposición. «No hemos tenido tiempo suficiente para ver con detenimiento el borrador del bipartito. Tenemos claro que iremos vía enmiendas para reivindicar nuestras propuestas, entre ellas rebajar el gasto ideológico. Propondremos incluir una partida para violencia intrafamiliar y reducir el aumento para políticas LGTBI», señaló Ortolá, quien insistió en la «buena predisposición» para aprobar las cuentas. Por ahora, la partida de LGTBI pasa de 30.000 a 50.000 y se aumenta la dotación para Igualdad de 222.000 a 330.000 euros.

Críticas del interventor por la plusvalía y las subvenciones

El interventor no se ahorra críticas al borrador del Presupuesto municipal para 2022 presentado por el bipartito de Alicante, aunque finalmente da luz verde al documento tras fiscalizarlo durante un mes. En su informe, el alto funcionario habla de «falta de rigor» y de «ambigüedad» por ausencia de informes técnicos, en alusión a aspectos como el cálculo de la plusvalía municipal, la gestión de subvenciones a dedo o las transferencias de la Generalitat para el Plan Edificant o para el Contrato Programa destinado a contratar personal para el área de Acción Social. Respecto al Impuesto sobre el Incremento del Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana (IIVTNU), el interventor explica que la previsión para 2022 es de 9,7 millones, lo que supone una disminución de 5,6 millones respecto al año anterior (un 36,73%). «Dicha previsión se sustenta en una simulación informática que no consta en el expediente, ni los criterios para su confección, lo que pone de manifiesto un déficit de rigor en la previsión», lamenta el alto funcionario al analizar un impuesto cuya recaudación se tuvo que recalcular tras la reciente sentencia del Tribunal Supremo que declaró nulo el cálculo del impuesto municipal. Por otro lado, respecto al Contrato Programa relativo a la plantilla de Acción Social, el interventor afirma que «existe ambigüedad y falta de clarificación en relación a las funciones y competencias desarrolladas por la Concejalía de Acción Social que son propias» de la Generalitat Valenciana, a la vez que subraya que no existe «un informe o memoria económica que clarifique la distribución de las cargas entra ambas administraciones». En la crítica también incluye el Plan Edificant, recordando que la Conselleria de Educación solo asume los gastos de ejecución de las obras en los colegios, sin incluir los «gastos indirectos». Por último, el alto funcionario vuelve a cargar, un año más, contra la gestión de las subvenciones que hace el gobierno municipal por vulnerar el «principio de igualdad», por lo que exige de nuevo que se elabore un plan estratégico de subvenciones a la «mayor brevedad posible».

Compartir el artículo

stats