Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entidades vecinales exigen que la caza se regule en los parques forestales

Las asociaciones consideran un peligro que se realice esta actividad junto a senderos urbanos

Un cazador en uno de los senderos de Monte Orgegia, con un ciclista al fondo. | JOSE NAVARRO

Entidades vecinales de las partidas rurales y de barrios que cuentan con parques forestales urbanos próximos se unen para solicitar al Ayuntamiento de Alicante la regulación de la caza en estos parajes. Los colectivos, que celebraron este martes una primera reunión en Villafranqueza, consideran una incongruencia, además de un peligro, que se permita esta actividad junto a senderos urbanos que han sido diseñados y publicitados por las instituciones y que son cada vez más frecuentados.

La reunión, a la que asistieron representantes de las asociaciones de la Cañada, Villafranqueza, Fontcalent, Santa Faz, Moralet, San Gabriel y Rabasa, se celebra después de que en noviembre un ciclista resultase herido en la zona de Monte Orgegia a causa de un disparo realizado por un cazador con licencia de armas que presuntamente le confundió con un conejo. El herido recibió el impacto de más de 100 perdigones en la zona lumbar, piernas y manos. Hace tres años que un usuario de los senderos urbanos de Alicante alertó en un escrito dirigido al Ayuntamiento de que en sus paseos se había encontrado «a cazadores con sus escopetas cargadas y con ropa de camuflaje, por en medio de los senderos disparando a conejos y perdices».

La reunión de este martes, por iniciativa de Compromís, supone el inicio de una movilización vecinal en favor de la prohibición, o al menos la regulación, de la caza en los parques forestales urbanos de Alicante. «Entes públicos como el Ayuntamiento promueven rutas de senderismo en parques urbanos y consideramos que la caza no es compatible. Si Monte Orgegia está declarado parque forestal y forma parte de la red de senderos urbanos, ¿cómo se puede cazar ahí? O tienes un parque urbano, o un coto de caza», señala Pedro Martín, de la Asociación de Vecinos de Villafranqueza, pedanía con la que linda el paraje, que se extiende hasta los términos municipales de Sant Joan y Mutxamel. Los vecinos coinciden en que esta problemática va a más, crea inseguridad y hace imposible el paseo los fines de semana, por lo que entienden que se debe revisar la cartografía de Alicante y restringir los espacios libres para la caza. Asimismo creen que se debe delimitar el recorrido para ciclistas. Además, explicaron que en San Gabriel se han detectado cazadores en la sierra del Porquet, próxima a las viviendas. Grupos ecologistas tienen previsto movilizarse en contra de la caza en los citados parajes.

El Consell estudia ampliar distancias entre cazadores y senderistas

Tras el incidente en Monte Orgegia, el equipo de gobierno bipartito en el Ayuntamiento solicitó por carta a la Conselleria de Agricultura, Desarrollo Rural, Emergencia Climática y Transición Ecológica que se aumente el perímetro de seguridad para separar más si cabe a los cazadores de las personas que acuden al parque periurbano para recorrer a pie los senderos urbanos habilitados o para transitar por la zona en bicicleta de montaña. El Consell estudia la petición, aún pendiente de respuesta.

Compartir el artículo

stats