Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Expertos y docentes alertan de un retraso académico global si se prolongan los estragos del covid

El profesorado detecta que empieza a bajar el nivel e introduce cambios para cumplir el mínimo exigido - Los padres de Covapa piden la dimisión de Marzà por la falta de enseñanza online efectiva

El goteo de faltas docentes y de alumnado en las aulas de la provincia es constante durante este mes de enero. | ALEX DOMÍNGUEZ

Que el nivel de los alumnos está bajando es un hecho contrastado por el profesorado en los colegios e institutos de la provincia, a consecuencia del goteo de bajas docentes y confinamientos por el covid.

De hecho aseguran haber empezado a reorganizar la programación de contenidos educativos para, al menos, llegar al mínimo exigido. Los estragos de la pandemia empiezan a dejarse notar en los resultados, perciben cierto retraso académico que, por otra pare, consideran normal con la que está cayendo, pero a su vez alertan sobre las peores consecuencias que puede llegar si la situación pandémica se prolonga mucho más este curso.

Expertos del ámbito educativo y pedagógico coinciden en señalar que la actual situación no es ni mucho menos la más adecuada para el alumnado, porque están viendo interrumpida una rutina que para ellos es fundamental tanto en el aprendizaje como para el desarrollo vital, y que será el desarrollo de una adecuada pedagogía y metodología telemática lo que evite males mayores, «pero si la actual situación se mantiene en el tiempo va a resultar perjudicial para todos los jóvenes», argumenta el catedrático especialista en psicología evolutiva y de la educación, Juan Luis Castejón.

Intervención

Los representantes de los padres de alumnos, por su parte, no están nada satisfechos con la situación porque ven cómo los niños acusan el retraso del que hablan los profesores, sin que desde la Conselleria de Educación se hayan adoptado medidas efectivas después de prácticamente dos años tras el confinamiento generalizado que tanto daño hizo a la educación.

Desde una de las formaciones de padres, la Confederación Covapa, llegan a reclamar la dimisión de conseller, Vicent Marzà, «que, como no quiere, ni está presente ni preocupado por la educación. Queremos que dimita y de paso a Miguel Soler -en referencia al número dos de la conselleria y secretario autonómico-, que parece que es el único que está al frente y ejerce como puede», subraya la presidenta del colectivo de padres, Sonia Terrero.

Por su parte, el presidente de la también Confederación de padres Gonzalo Anaya, Rubén Pacheco, advierte de que las consecuencias de la semipresencialidad anterior en la aulas no se recuperan en un solo curso de presencialidad, y que la situación actual es una continuación de la situación previa.

Recuerda que en su día la formación de padres que preside exigió «un plan de intervención para dos o tres cursos, los que hiciera falta. Un plan que replantee contenidos para que todos los afectados tengan la calidad educativa que merecen», recalca Pacheco.

Terrero también alude a la falta de calidad los últimos años y se dirige al conseller para señalar que «como mayor cargo de la Educación no está siendo eficaz, ni se le espera. No entendemos que ante la problemática que atraviesan los centros no reúna a los representantes para buscar soluciones».

La representante de padres de alumnos concluye que «aunque entendemos que hay una pandemia, no se ha puesto en funcionamiento el sistema online ni hay instrucciones y alternativas válidas cuando los niños están confinados, que bastante sobrecargados van ya los profesores», abunda.

El máximo representante del Colegio Oficial de Pedagogos y Psicopedagogos de la Comunidad, Enrique Castejón, comparte con las familias sus críticas a la falta de inversión que procure una enseñanza online efectiva. «La incidencia de esta sexta ola está siendo notable en los centros educativos y va a afectar, seguro, otra cosa es cómo lo gestionamos para que el efecto resulte manejable».

Castejón se refiere al nivel tecnológico desarrollado por los centros así como a la metodología aplicada. «El desarrollo pedagógico no es ni de lejos el adecuado porque no hay inversión, ni control de calidad, ni formación suficiente entre el profesorado. La instalación de tecnologías al servicio de la educación es menor -recalca- cuando debería ser una de las variables sobre las que el Gobierno Valenciano debería poner la carne en el asador», enfatiza.

En los centros educativos admiten que llevar a cabo una clase mixta, presencial y a distancia, «es complejo», como puntualiza el presidente de los directores de Secundaria desde la asociación ADIES-PV, Toni González Picornell. «Preparar materiales para una parte de la clase no es fácil pero el profesorado está haciendo un gran esfuerzo y adelanta material para los compañeros que estén de guardia cuando hay sesiones a distancia».

Picornell añade que emocionalmente se está cansado, tanto alumnos como profesores, aunque también en general afirma que se evita lo más posible estar en casa. En los centros de Primaria alertan a su vez sobre los nefastos efectos de la pandemia en los más pequeños, agobiados en cuanto se notan mocos porque piensan que van a contagiar al resto y a sus familias, lo que les hace sentir culpables.

«Están completamente alterados y más desquiciados ante tanto cambio de hábitos, y para el profesorado es muy complicado trabajar con la mitad de la clase, que se incorporen unos cuantos y que falten otros. No tener continuidad en el currículo pasa factura», concreta la directora del colegio El Palmeral, Rosa María Pinto, en la línea de lo expresado por el catedrático de la UA.

Delegados sindicales del profesorado en CC OO, UGT y Csif, «preocupados por la situación en las aulas» reclaman la reducción de número de alumnos por aula y que se refuercen las plantillas docentes «cuanto antes mejor» porque no ven más misterio en el sector que adoptar estas medidas.

La pandemia fija un antes y un después en las aulas

«Somos conscientes de que el problema de la excesiva burocracia va más allá de la situación actual, por lo que os queremos trasladar el compromiso de revisar y analizar toda la normativa vigente, con el fin de introducir los cambios necesarios y reducir de forma significativa las tareas burocráticas de los centros». El secretario autonómico de Educación, Miguel Soler se ha comprometido por escrito ante los directores de colegios e institutos a que el puntual aplazamiento de la evaluación y seguimiento de los distintos programas y acciones educativas no se limite a este curso, ahogado por la pandemia, sino que llegue a significar un antes y un después en el funcionamiento de los centros educativos al margen también de la pandemia. Lo ha expuesto en una carta dirigida expresamente a los responsables de los centros, a quienes además ha querido hacer saber la preocupación de la conselleria por la «situación de presión importante para todo el profesorado, y especialmente para los equipos directivos, tanto por el número de casos como por las dificultades de conexión con los correspondientes centros de salud».

Oficial

En lo que está en su mano, Soler ha hecho oficial la reducción de las tareas de este curso con la publicación de una resolución en la que detalla nuevas instrucciones tanto para Primaria como para Secundaria y Bachillerato. «Los centros deben asumir actuaciones que las autoridades sanitarias requieren mediante los protocolos establecidos para el seguimiento de los casos covid -contempla la citada resolución-, y la realidad ha evidenciado un incremento significativo de tareas», tal y como reconoce Soler en nombre de la conselleria. De momento las gestiones de régimen económico y de la organización de los centros se posponen a fin de curso e incluso al curso que viene; se simplifican los procedimientos del proyecto lingüístico; el simulacro de evacuación solo se hará si el centro lo considera oportuno en función de la evaluación de la pandemia, y, en general, solo si hay cambios de importancia se requiere su inclusión en los programas, pero si no es así se da el curso por evaluado.

Compartir el artículo

stats