Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La llegada de los primeros turistas del Imserso impulsa la apertura de 20 hoteles de la provincia de Alicante

Más de un centenar de alojamientos estarán abiertos a partir del 11 de febrero - Benidorm y Dénia atienden ya a pensionistas que reservaron habitaciones, mientras que los grandes grupos se prevén para final de mes

Turistas jubilados toman ayer el sol en la playa de Levante de Benidorm. | ÁXEL ÁLVAREZ

Tarde pero ya empiezan a llegar: los primeros jubilados del Imserso, una pareja de profesores jubilados de Pamplona en Dénia. Los hoteles de la Costa Blanca que trabajan con el turismo subvencionado por el Gobierno han comenzado esta semana a recibir a los primeros visitantes que viajan con la ayuda del Ministerio de Asuntos Sociales, sobre todo los pensionistas que llegan sin contratar el transporte colectivo. Este martes ya había jubilados alojados en hoteles de Benidorm y Dénia y, según fuentes de la patronal, el goteo va a ser ya incesante, lo que ha posibilitado que en los próximos diez días en la Costa Blanca vuelvan a abrir su puertas un total de 20 hoteles, algunos cerrados desde el inicio de la pandemia. Así, a partir del fin de semana del 11 de febrero la Costa Blanca tendrá abiertos ya más de cien establecimientos, según las previsiones de la patronal. Todavía no se ha producido el gran desembarco de visitantes que se espera para mediados y finales de mes hasta llegar a los 6.000 pensionistas alojados todos los días.

«Hemos decidido abrir porque tampoco podemos estar cerrados y seguir acumulando pérdidas. Nuestros estudios de mercado revelan que con los turistas del Imserso que empiezan a venir, y las habitaciones que podamos completar los fines de semana nos da para aguantar de manera decente hasta abril cuando, coincidiendo con Semana Santa, todo el mundo espera que la ocupación comience a remontar», apuntan fuentes del hotel Bristol, un clásico de Benidorm, que reabre este jueves.

Los primeros jubilados del Imserso se alojan desde el lunes en el hotel Port Dénia, que tiene una ocupación del 60%, unas 280 habitaciones, de las que el 20% están ocupadas por pensionistas en las dos primeras plantas, según apuntó Ana Mayor, portavoz de la cadena hotelera. Por la tarde de este martes el hotel Bali recibió al primer grupo y así el Golden y el resto de los hoteles que forman parte del programa vuelven a tener actividad.

Una pareja de jubilados consulta ayer la programación del Imserso en el tablón de anuncios del hotel Golden de Benidorm. | ÁXEL ÁLVAREZ

El retraso en la adjudicación de los contratos para organizar este programa y, con él, la demora en la llegada de los primeros viajeros ha dejado ya, sin embargo, un agujero económico de más de tres millones de euros desde octubre y con unos dos mil trabajadores en ERTE, parte de los cuales empieza a incorporarse a sus puestos esta semana. De los 65 hoteles que participaban en el programa -80% en Benidorm- se calcula que este año se suman unos 40. Cien millones de euros en pérdidas, 5.000 trabajadores en ERTE, 250.000 turistas perdidos, 65 hoteles cerrados y un golpe letal para la imagen del sector turístico de la Costa Blanca en toda Europa ha sido el balance global para el sector de la cancelación del programa golpeado por la pandemia durante dos años. En la Comunidad Valenciana operaba con 65 hoteles de Benidorm, Calp, Dénia, L’Alfàs del Pí, Gandia, Guardamar, Xàbia, Peñíscola, Alicante, Torrevieja y Vinaroz.

Por otro lado, el anuncio de que el próximo martes, en una semana, el Reino Unido eliminará todas las restricciones a los viajes adoptadas frente a la pandemia del covid, la relajación de las mismas en la UE, donde el uso de la mascarilla empieza a ser voluntario en países como Francia, Alemania y Dinamarca, y el descenso de la incidencia en España ha tenido un efecto balsámico para el sector turístico que desde la semana pasada ha visto como el ritmo de contratación de vacaciones para el próximo verano ha recuperado niveles parecidos a un invierno sin pandemia. La patronal Hosbec señala que ha cambiado la inercia pasándose de comunicar cierres a aperturas.

Por otro lado, Benidorm ya nota el efecto positivo que ha tenido para la ciudad la celebración del festival en el que se decidió a la representante de España en el festival de Eurovisión. Este próximo fin de semana también habrá turistas atraídos por «el buen ambiente que la semana pasada», según apuntan estos días clientes que han hecho sus reservas.

Vacunas y británicos

Los empresarios prevén que el «puente» de la Semana Santa marcará el gran punto de inflexión para el sector y empezará a notarse la salida de la crisis, pero piden que los ERTE se estiren hasta final de año porque la reincorporación de los trabajadores no será inmediata. Además, reclaman que se flexibilice la entrada de los adolescente británicos aunque no tengan la pauta completa de vacunación. En juego están las reservas de la «semana blanca» en Gran Bretaña, con miles de niños de vacaciones.

Compartir el artículo

stats