Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Alerta por el impacto de las plantas solares: destrucción del paisaje y desertificación

Los expertos consideran que un exceso de instalaciones degrada el suelo y daña la biodiversidad - El Consell llama a la calma a los municipios ante la burbuja fotovoltaica y sostiene que el 75% de los proyectos son inviables

Planta solar en Orihuela. Los ecologistas afirman que el reciclaje fotovoltaico está en mantillas. | TONY SEVILLA

Si prosperasen todos los proyectos de plantas solares que hay en la provincia, estas granjas fotovoltaicas alcanzarían una extensión de 20 kilómetros cuadrados, equivalente a municipios como Catral o Gata de Gorgos. Un mar de placas con un impacto sobre el paisaje del que alertan expertos en clima y territorio, que están de acuerdo en que hay que poner en marcha la transición ecológica con plantas de energías renovables por la urgencia del cambio climático, pero les preocupa un exceso de explotaciones que destruya cultivos y viñedos, y agrave la aridez en un entorno de por sí crítico. Sobre todo de macroinstalaciones de más de 50 megawatios (MW), que precisan de autorización estatal por su magnitud (las pequeñas tienen menos impacto). Como las planteadas en la Vega Baja, en el paisaje protegido de la Sierra de Escalona, una de ellas de 120 MW sobre 182 hectáreas (ha); y otra de 58 sobre 127 ha con 118.00 placas. En el Alto y Medio Vinalopó hay unos 40 proyectos y en l’Alacantí el Consell tramita cinco en 408 ha entre Xixona, La Torre de les Maçanes, Busot y Alicante. El planeamiento municipal permite estos complejos cuya construcción y puesta en marcha debe aprobar la Generalitat.

«Existe un mapa que impide que muchas se implanten porque el territorio es incompatible» Pedro Fresco, Director General de Transición Ecológica

decoration

Placas en el término de Xixona en una zona donde, como avisa la señal, pasan animales. | ÁXEL ÁLVAREZ

«Hay que colaborar en una energía verde pero no llenar el término de placas» Juan José Castelló, Alcalde de Agost

decoration

El premio Jaume I de Medio Ambiente e investigador de la Universidad de Alicante (UA) Fernando Maestre afirma que las grandes instalaciones de placas solares en un territorio con más de 3.000 horas de sol al año pueden promover la degradación y desertificación dado que, para instalar los paneles, «se elimina la vegetación, se compacta el suelo y se crean infraestructuras alrededor. El suelo queda desnudo, desprotegido y es más propenso a procesos de erosión». Hay que abrir caminos, tirar cables de alta tensión y en función de la lejanía a las estaciones transformadoras hacer más o menos infraestructuras, «con un impacto negativo en la biodiversidad».

Los ecologistas denuncian que el corredor de especial protección entre Montnegre y Cabeçó d’Or está ocupado por proyectos en tramitación que dificultarían el tránsito y alimentación de aves rapaces; y advierten de la dificultad de devolver a la producción agrícola suelo ocupado por placas solares durante 30 o 40 años. Maestre es partidario de que ocupen terrenos ya degradados y explotados como canteras o graveras; y considera que, frente al modelo de parques solares, se debe promover el autoconsumo con placas en los tejados de casas, naves industriales y polideportivos.

«Hay empresas que están haciendo una especulación abusiva saltándose la ley» Alejandro Morant, Alcalde de Busot

decoration

Una de las primeras protestas, en Elda, contra la instalación abusiva de estos complejos. | ÁXEL ÁLVAREZ

25 euros: Coste del m2 de placa solar:

Cada megavatio solar cuesta medio millón de euros de inversión y ocupa en torno a dos hectáreas de terreno.


130 peticiones en trámite en el Consell hasta septiembre:

De los proyectos, presupuestados en 2.500 millones, estaban admitidos a estudio 82. 

Al catedrático de Análisis Geográfico Jorge Olcina y director del Laboratorio de Climatología le preocupa «la pérdida del paisaje mediterráneo de secano, de los viñedos fundamentalmente, como un patrimonio de todos que se ve amenazado por estos proyectos». Olcina es uno de los profesores de la UA firmantes de un manifiesto auspiciado por los productores de vino a favor de la protección del paisaje de viñedo y contra las macroplantas solares.

«Si se llegasen a desarrollar todos los proyectos en el Alto Vinalopó arrasarían la agricultura de Villena, Cañada, Pinoso, Salinas..., y acabarían con el ecoturismo y el enoturismo», afirma José Vicente Andreu, ingeniero agrónomo y presidente de la asociación agraria Asaja. «Tras décadas trabajando en hacer vino de calidad, si resulta que en el 50% o 60% de la superficie de secano se ponen placas solares la economía local se va al traste. Adiós paisaje, territorio, cooperativas y actividad agrícola para crear una energía que se va a consumir en La Coruña o Huelva. Hace falta energía verde y renovable pero de forma ordenada, en terreno de poco valor agrícola o ambiental». Según Andreu, los precontratos de placas solares a 40 años oscilan entre 1.000 y 1.500 euros de alquiler por hectárea, y una renta de secano puede andar por 100 o 200 euros. «Para los dueños de fincas rústicas puede ser rentable pero a medio plazo la economía solar es una ruina. No genera riqueza ni otras rentas».

«Nuestra idea no es arrancar árboles para plantar placas fotovoltaicas» Sebastián Cañadas, Alcalde de Mutxamel

decoration

Cada megavatio de planta solar ocupa dos hectáreas. La Generalitat limita a 12.000 las que se permitirá ocupar a estos complejos en la Comunidad, lo que supone el 0,5% del territorio. Hasta 2030 se podrán tramitar seis mil megavatios en suelo autonómico, de ellos un millar en la provincia, según estima Ecologistas en Acción. «Sería entre un 15% y un 20% de lo que se plantea en la Comunidad, es muchísimo», denuncia su portavoz Carlos Arribas. «Vivimos una fiebre similar a los que ocurrió con el boom urbanístico de los años 90. Muchos proyectos son especulativos y endebles, desde el punto de vista ambiental no pasarán el filtro de la Generalitat». Sobre los proyectos informan tres consellerias (Economía Sostenible; Política Territorial y Transición Ecológica), y en el proceso han paralizado cinco en la zona de Villena por ocupar áreas de protección de aves y otro en Mutxamel por su cercanía a una balsa romana. El Consell descarta autorizar expropiaciones para levantar placas solares, posibilidad real por la ley del sector eléctrico de 2013, al considerar cualquier tipo de instalación eléctrica actividad de utilidad pública.

«A medio plazo la economía solar es una ruina. No genera riqueza al territorio» José Vicente Andreu, Presidente de ASAJA Alicante

decoration

Incumplimientos

La Generalitat llama a la calma a los municipios ante la burbuja fotovoltaica que surge al hilo del proceso de descarbonización para cumplir con los objetivos de renovables que marca Bruselas, que por otro lado acaba de declarar verde las energías nuclear y el gas. El director general de Transición Ecológica Pedro Fresco recuerda que hay regulación y un mapa de las zonas incompatibles donde no se pueden instalar plantas solares, que excluye a gran parte del territorio. Calcula que tres cuartas partes de los de proyectos no prosperarán porque «no cumplen paisajística ni medioambientalmente o no tienen dinero para hacerlas». Los ayuntamientos toman medidas: Xixona suspende licencias por 2 años para revisar su Plan General y regular estas granjas; y Orihuela alega a los proyectos. Otro de 43 ha entre Elda y Novelda está en Fiscalía por destruir vías pecuarias.

¿Qué está detrás del boom de las fotovoltaicas? Según el director general, desde promotores que presentan muchos propuestas para que les aprueben alguna sin interés real de hacerlas todas; a empresas que pretenden mostrar que tienen una cartera de productos muy grande para darle más valor a su compañía con objeto de una venta o fusión. Todo esto «lleva a una sobredimensión de proyectos que no se corresponde con la realidad de lo que se puede construir. Hay muchos más de lo que la lógica energética indica que son viables». En lo que compete a Transición Ecológica, en diciembre y enero han resuelto 37 expedientes, nueve desfavorables y el resto condicionados a correcciones, lo que no quiere decir que vayan a ser favorable. Autorizaciones definitivas de construcción no hay ninguna en esta remesa pero es tal el aluvión que este departamento, afirma Fresco, ha tenido que reforzar su personal.

«Me preocupa la pérdida de paisaje de secano y de viñedos, como patrimonio de todos» Jorge Olcina, Catedrático de análisis geográfico

decoration

Preocupación

Entre los alcaldes de municipios afectados hay preocupación. «Apoyamos el desarrollo de energías renovables pero no vamos a consentir proyectos que no cuentan con los propietarios, se presentan fraccionados para eludir la ley, con una dispersión exagerada, con efectos ambientales y paisajísticos desfavorables y que ni siquiera se han molestado en consultar con el Ayuntamiento», afirma Isabel López, alcaldesa de Xixona, con una subestación eléctrica y que recibe peticiones de enganche de plantas solares ubicadas en otros términos con propuestas de levantar torres pese a pedir que los cables vayan soterrados.

«Nuestra idea no es arrancar árboles para plantar placas fotovoltaicas», señala Sebastián Cañadas, alcalde de Mutxamel, con tres peticiones de plantas. En Agost la mayoría de parcelas solicitadas están abandonadas, «si pueden generar energía limpia me parece bien pero el camino de llenar todo el término de placas solares no me gustaría», apunta su alcalde Juan José Castelló. Su homólogo de San Vicente, Jesús Villar, destaca la importancia de la regulación. «Hasta ahora era algo no previsto pero vemos que todos los días hay peticiones. El suelo rústico no es de un valor importante pero cuando hay interés todas las cosas suben». Busot se postula a favor de estas plantas siempre que haya acuerdo con propietarios del suelo y Ayuntamiento, «lo contrario es una imposición que no vamos a consentir», apunta el edil Alejandro Morant. Tienen dos proyectos con informes favorables porque «no manchan el territorio» pero hay oposición a otro que afecta a veredas y zonas de protección de aves. Morant cree que se hace una especulación abusiva presentando pequeñas plantas que no llegan a 50 MW para saltarse el trámite del Consejo de Ministros.

«Sería mejor poner las plantas en suelo ya degradado como canteras o graveras» Fernando Maestre, Premio Jaume I Protección Medio Ambiente

decoration

Placas de silicio con producción masiva en China

Los ecologistas explican que las placas solares se hacen de silicio, abundante en la corteza terrestre y no contaminante pero sí lo es la producción, mayoritaria en China. Pueden alcanzar una temperatura de 45 grados. Las plantas pequeñas, de 5 MW, generan una energía de 10 gigawatios hora; y las grandes 10 veces más. Si se vierte a gran distancia el tendido pierde un 10%.

«De no haber nada pasamos a tener que ponernos rápidamente al día ante la avalancha» Isabel López, Alcaldesa de Xixona

decoration

Compartir el artículo

stats