Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

José Luis Giménez Enfermero de Alicante

"Muchos compañeros están de baja por estrés y por presión"

El enfermero José Luis Giménez lamenta que la administración "sólo nos valora para sacarle las castañas del fuego"

José Luis Giménez es enfermero en un centro de salud de Alicante

José Luis Giménez lleva 23 años trabajando como enfermero en la ciudad de Alicante, la mayor parte de este tiempo en Atención Primaria, por lo que conoce bien los males que aquejan este nivel asistencial. Este jueves paró su actividad y durante unos minutos salió a la puerta de su centro de salud para protestar por la situación de sobrecarga y abandono que sufre este nivel asistencia, más evidente ahora con la pandemia de coronavirus. El sindicato de enfermería, Satse, convocó estas movilizaciones para exigir un aumento de las plantillas para prestar una asistencia de calidad.

¿Cómo es en estos momentos la situación de la Atención Primaria?

La Atención Primaria es la puerta de entrada al sistema sanitario. Esa puerta se ha dejado de mano porque es el hospital el que siempre se lleva más recursos y mas gasto de las administraciones. La primaria siempre ha sido el caballo de batalla, la puerta de choque del sistema. Nosotros nos llevamos las primeras leches.

¿Cómo ha agravado la pandemia la situación de los centros de salud?

La pandemia a sido el punto definitivo. Hemos asumido la vacunación, las llamadas a los pacientes covid, las urgencias... cuando a la persona no le han cogido el teléfono en algún nivel asistencial ha viene al centro de salud porque querían respuestas inmediatas. Antes de la pandemia habíamos logrado estabilizarnos en el trabajo de prevención con los enfermos crónicos y todo se ha roto debido a la pandemia. Va a costar mucho tiempo y mucho esfuerzo poder remontar todo lo que se ha perdido. La pandemia ha sido un borrón y cuenta nueva y va a ver que reseteralo todo.

¿Como es trabajar en un centro de salud en tiempos de covid?

Venir a trabajar es preguntarse si este día cambiarán el protocolo covid o no, si van a cambiar el sistema de vacunación, si habrá que rehacer agendas, horarios... siempre esperando a ver qué marca la situación de la pandemia. Estás pendientes a ver qué te va a venir de nuevo que van a pedir de ti. Son muchos nervios, no tienes una línea de trabajo clara.

¿Se sienten valorados por la Administración?

Nos sentimos valorados cuando resolvemos los problemas y les sacamos las castañas del fuego. Después se olvidan de nosotros hasta la siguiente ola. La Administración tiene que cambiar la forma tratarnos. Que nos escuchen y no se tomen las decisiones desde el despacho.

Usted ya tiene su plaza en propiedad, ¿pero qué hay de la gente que no tiene una plaza? ¿Cómo es su día a día?

Estos enfermeros están pendientes de renovar, pendientes de si les cesa o no. Es la incertidumbre de su día a día. Trabajan como nosotros pero con el estrés de si les renovarán o no. Hay mucha inestabilidad que provoca nervios y ansiedad. La carga emocional es enorme.

No paran de salir estudios advirtiendo del estrés que sufren los enfermeros a raíz de esta pandemia. ¿Es algo que note usted en su día a día?

Sí. Muchos compañeros están de baja por estrés laboral y presión. También empieza a haber compañeros de baja por covid persistente. La gente va cayendo, te lo dicen los compañeros, que esta u otra persona ha cogido la baja porque no aguantaba más.

¿Se ha llegado a cuestionar la vocación en estos dos años de pandemia?

La vocación no me la he cuestionado, porque esta profesión me encanta, pero sí la forma de trabajar, como te hacen rendir día a día. Te tienes que reinventar y ver cómo solucionas los problemas.

¿Qué les dicen los pacientes ante este desbordamiento que sufren los centros de salud?

Los pacientes son un encanto, lo comprenden y saben la situación por la que atravesamos. La verdad es que no hay palabras de agradecimiento para lo que soportan. Ellos nos comprenden y nos apoyan.

¿Cómo le pesa no poder prestar esa atención adecuada a sus pacientes?

Te sabe mal no llegar a todo. En cada momento das el cien por cien, pero no puedes dar más. Muchas veces tratas lo agudo, las llamadas covid, los contactos, antígenos... pero es imposible llegar a más. La gente acaba quemándose no puedes dar el 120%.

Compartir el artículo

stats