Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Unidas Podemos pide al TSJ la suspensión cautelar de la ordenanza contra la mendicidad y la prostitución de Alicante

La formación política defiende que la norma, impulsada por el bipartito de PP y Cs y que entra en vigor este viernes, vulnera derechos fundamentales recogidos en la Constitución Española y en la Declaración Universal de Derechos Humanos, entre otros documentos

El portavoz de Unidas Podemos, Xavier López, con una copia del recurso presentado ante el TSJ informacion.es

Unidas Podemos, en su recurso, reclama al Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJCV) la suspensión cautelar de la norma, que entra en vigor este viernes, y en particular de dos artículos (el 22 bis y el 26.1), que prohíben dormir en la calle y ejercer la prostitución. Así consta en el recurso presentado ante el alto tribunal por la formación política, en el que defienden que se vulneran "principios y derechos constitucionales".

En concreto, el recurso hace alusión a los Objetivos de Desarrollo Sostenibles de Naciones Unidas, la Estrategia Europa 2020 de la Comisión Europea, la Agenda Urbana de la Unión Europea, un dictamen del Comité de Regiones de la UE, junto a artículos de la Constitución Española, como el referido a la "dignidad de la persona, los derechos inviolables que le son inherentes, el libre desarrollo de la personalidad, el respeto a la ley y a los derechos de los demás son fundamento del orden político y de la paz social" y el relativo a que "los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social", entre otros.

El texto que ya estará en marcha desde este viernes, salvo que el TSJ suspenda cautelarmente su aplicación, incluye multas de hasta 500 euros por el ofrecimiento de servicios o productos, siempre que no hayan sido demandados por el usuario, como tarot, videncia, masajes, tatuajes, espectáculos circenses o de malabarismos, indicaciones de aparcamiento, ordenación y vigilancia de vehículos, limpieza de parabrisas, pañuelos, mecheros o similares, en espacios públicos y a personas que se encuentren en el interior de vehículos privados o públicos, a cambio de una cantidad de dinero o donativo.

Además, se multará con hasta 750 euros por dormir en la calle. En concreto, según la redacción de la ordenanza aprobada, estará castigado "acampar en las vías y los espacios públicos, acción que incluye la instalación estable en estos espacios públicos, sus elementos o mobiliario de tiendas de campaña, tenderetes, colchones, vehículos, autocaravanas o caravanas, salvo autorizaciones para lugares concretos, y tampoco estará permitido dormir de día o de noche en estos espacios".

Con hasta 3.000 euros estará castigado realizar "conductas que, bajo apariencia de mendicidad o de manera organizada, representen actitudes coactivas o de acoso, u obstaculicen e impidan de manera intencionada el libre tránsito de la ciudadanía por los espacios públicos, cuando se ejerzan directa o indirectamente con acompañamiento de menores o de personas con diversidad funcional".

Pero la Ordenanza de Convivencia Cívica no solo habla estrictamente de mendicidad y prostitución, también incluye otro tipo de infracciones. Entre esos actos que podrán ser sancionados destacan siete de carácter leve, es decir, con multas hasta los 750 euros: ir desnudo o con el torso totalmente desnudo por la vía pública, salvo en las playas, paseos marítimos colindantes, piscinas u otros espacios donde esté expresamente autorizado; que los vehículos estacionados en espacios públicos abiertos produzcan ruidos innecesarios con aparatos de alarma o de señalización de emergencia.

También está sancionado escuchar música por encima de los niveles permitidos utilizando los reproductores y altavoces de los vehículos para su escucha fuera del mismo, realización de actividades que obstruyan el tráfico rodado, pongan en peligro la seguridad de las personas o impidan de manera manifiesta el libre tránsito de las personas por aceras, plazas, avenidas, pasajes o bulevares u otros espacios públicos.

La práctica de acrobacias y juegos de habilidad con bicicletas, patines o monopatines fuera de las áreas destinadas, el juego con balones u otros instrumentos en los espacios públicos, que cause perjuicios a terceros, daños en bienes de uso público o se realice a horas impropias, el ofrecimiento de servicios o productos, de manera persistente o intimidatoria, siempre que no hayan sido demandados por el usuario, tales como tarot, videncia, masajes, tatuajes, espectáculos circenses o de malabarismos también está sancionado.

Respecto a las infracciones que se considerarán graves, al margen de las vinculadas a la mendicidad y la prostitución, que estarán sancionadas con multas que irán entre los 750,01 y los 1.500 euros destacan la realización de grafitis, pintadas, manchas, garabatos, escritos, inscripciones o grafismos con cualquier material (tinta, pintura, materia orgánica o similares) o instrumento (aerosoles, rotuladores y análogos) o rayando la superficie sobre cualquier elemento del espacio público y, en general, en todos los bienes o equipamientos objeto de protección.

La ordenanza contra la mendicidad y la prostitución se aprobó definitivamente en un pleno extraordinario que se celebró por vía telemática entre críticas de la oposición a mediados de febrero. Unas dos semanas después, el Ayuntamiento publicó el documento en el Boletín Oficial de la Provincia (BOP), lo que abrió el periodo de quince días hábiles previos a su entrada en vigor, que se espera para este viernes, 25 de marzo.

Compartir el artículo

stats