Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El obispo Munilla, sobre la ordenanza contra la mendicidad y prostitución de Alicante: "No tiene sentido prohibir dormir en la calle"

El recién nombrado máximo responsable de la Diócesis Orihuela-Alicante se suma a las críticas de entidades sociales, como Cáritas, a una norma que entra en vigor este viernes y que incluye multas de 750 euros por dormir en la vía pública

El alcalde Barcala y el obispo Munilla se saludan a las puertas de la Concatedral de San Nicolás Jose Navarro

A unas horas de que entre en vigor la ordenanza contra la mendicidad y la prostitución de Alicante, conocida oficialmente como Ordenanza de Convivencia Cívica, el obispo de la Diócesis Orihuela-Alicante, José Ignacio Munilla, ha arremetido contra una norma muy criticada por Cáritas, entre otras entidades del tercer sector, por sancionar a los más vulnerables. A través de su perfil en redes sociales, Munilla aseguró que "no tienen sentido las ordenanzas municipales que prohíben dormir en la calle". Sus palabras son un dardo directo al documento impulsado por el bipartito de Alicante, de PP y Ciudadanos, y respaldado por los ultras de Vox, que incluye multas de hasta 750 euros por dormir en la calle.

El texto, aprobado definitivamente en un pleno telemático celebrado a mediados de febrero pese al rechazo del bloque de la izquierda y de decenas de entidades sociales, entrará en vigor este viernes tras superar todas las fases a nivel administrativo. El bipartito, según palabras del alcalde Barcala, se centrará en un principio en sancionar a gorrillas y vándalos.

En el mensaje contra la ordenanza promovida por el gobierno de Barcala, el recién nombrado obispo de Orihuela-Alicante también aprovecha para criticar al Gobierno central por "penalizar rezar ante un abortorio", refiriéndose a la decisión del Congreso de los Diputados, promovida por el PSOE y con el apoyo de todos los grupos salvo del PP y de Vox, de impulsar la reforma del Código Penal para castigar con cárcel a las personas que acosen a las mujeres que acudan a una clínica para interrumpir de forma voluntaria su embarazo.

La ordenanza municipal de Alicante contra la mendicidad y la prostitución, que Unidas Podemos ha recurrido ante el TSJ por supuestamente vulnerar principios fundamentales, incluye multas de hasta 500 euros por el ofrecimiento de servicios o productos, siempre que no hayan sido demandados por el usuario, como tarot, videncia, masajes, tatuajes, espectáculos circenses o de malabarismos, indicaciones de aparcamiento, ordenación y vigilancia de vehículos, limpieza de parabrisas, pañuelos, mecheros o similares, en espacios públicos y a personas que se encuentren en el interior de vehículos privados o públicos, a cambio de una cantidad de dinero o donativo.

Además, se multará con hasta 750 euros por dormir en la calle, el artículo al que hace alusión Munilla en su mensaje público. En concreto, según la redacción de la ordenanza aprobada, está castigado "acampar en las vías y los espacios públicos, acción que incluye la instalación estable en estos espacios públicos, sus elementos o mobiliario de tiendas de campaña, tenderetes, colchones, vehículos, autocaravanas o caravanas, salvo autorizaciones para lugares concretos, y tampoco estará permitido dormir de día o de noche en estos espacios".

Con hasta 3.000 euros está castigado realizar "conductas que, bajo apariencia de mendicidad o de manera organizada, representen actitudes coactivas o de acoso, u obstaculicen e impidan de manera intencionada el libre tránsito de la ciudadanía por los espacios públicos, cuando se ejerzan directa o indirectamente con acompañamiento de menores o de personas con diversidad funcional".

Tras las alegaciones incluidas a propuesta de Ciudadanos, el texto recoge cláusulas sociales, además de romper con la equiparación de las multas a las mujeres prostituidas y a los hombres que solicitan los servicios. Así, la ordenanza incluye, entre otras acciones, que el Ayuntamiento deberá adoptar "todas las medidas sociales a su alcance para erradicar el ejercicio de la mendicidad en cualquiera de sus formas en Alicante y para dotar a todos los ciudadanos de Alicante de una vivienda digna" y que los "agentes de la autoridad, o en su caso el personal de los servicios sociales, informarán a las personas que ejerzan la mendicidad de los servicios de atención social a los que puedan acudir para recibir el apoyo que sea necesario para el abandono de estas prácticas".

Respecto a la prostitución, el Ayuntamiento "coordinará las actuaciones de atención social dirigidas a las personas que se encuentren en situación de prostitución en Alicante". Además, también se incluyeron a propuesta de Ciudadanos cambios en la fase de alegaciones en el apartado económico, ya que las sanciones a las mujeres prostituidas pasan a ser consideradas leves (de 100 a 750 euros), mientras que siguen como graves la petición de los servicios (de 750,01 a 1.500 euros). El artículo en cuestión habla de "llevar a cabo prácticas sexuales y el ofrecimiento, solicitud, negociación y aceptación directa o indirecta de servicios sexuales en la vía pública, cuando estas prácticas afecten a la convivencia ciudadana".

Otro tipo de multas

Pero la Ordenanza de Convivencia Cívica no solo habla estrictamente de mendicidad y prostitución, también incluye otro tipo de infracciones. Entre esos actos que podrán ser sancionados destacan siete de carácter leve, es decir, con multas hasta los 750 euros: ir desnudo o con el torso totalmente desnudo por la vía pública, salvo en las playas, paseos marítimos colindantes, piscinas u otros espacios donde esté expresamente autorizado; que los vehículos estacionados en espacios públicos abiertos produzcan ruidos innecesarios con aparatos de alarma o de señalización de emergencia.

También está sancionado escuchar música por encima de los niveles permitidos utilizando los reproductores y altavoces de los vehículos para su escucha fuera del mismo, realización de actividades que obstruyan el tráfico rodado, pongan en peligro la seguridad de las personas o impidan de manera manifiesta el libre tránsito de las personas por aceras, plazas, avenidas, pasajes o bulevares u otros espacios públicos.

La práctica de acrobacias y juegos de habilidad con bicicletas, patines o monopatines fuera de las áreas destinadas, el juego con balones u otros instrumentos en los espacios públicos, que cause perjuicios a terceros, daños en bienes de uso público o se realice a horas impropias, el ofrecimiento de servicios o productos, de manera persistente o intimidatoria, siempre que no hayan sido demandados por el usuario, tales como tarot, videncia, masajes, tatuajes, espectáculos circenses o de malabarismos también está sancionado.

Respecto a las infracciones que se considerarán graves, al margen de las vinculadas a la mendicidad y la prostitución, que estarán sancionadas con multas que irán entre los 750,01 y los 3.000 euros, destacan la realización de grafitis, pintadas, manchas, garabatos, escritos, inscripciones o grafismos con cualquier material (tinta, pintura, materia orgánica o similares) o instrumento (aerosoles, rotuladores y análogos) o rayando la superficie sobre elementos del espacio público.

Compartir el artículo

stats