Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El bipartito promueve que la Romería a la Santa Faz sea de Interés Turístico de la Comunidad

El equipo de gobierno llevará la propuesta al pleno para buscar la adhesión del resto de grupos de la Corporación municipal

Un instante de la última romería celebrada, en 2019

Tras la declaración de Fiesta de Interés Nacional de la Semana Santa de Alicante, el Ayuntamiento promueve la Declaración de Interés Turístico Autonómico para la Romería a la Santa Faz. La Concejalía de Fiestas, que dirige Manuel Jiménez, será la encargada de tramitar la documentación necesaria para la obtención de esta distinción que concede la Generalitat Valenciana.

El equipo de gobierno, de PP y Ciudadanos, prevé presentar ante el Pleno del próximo miércoles, que se adelanta un día respecto a la fecha habitual para no coincidir precisamente con la Peregrina, una declaración institucional para promover la solicitud y pedir la adhesión al resto de grupos municipales.

El edil Jiménez ha afirmado que se trata de una "idea que abandera el alcalde, Luis Barcala". "La Peregrina, con sus 533 años de historia, forma parte de las tradiciones y de la raíz del espíritu alicantino. Son muchos los factores que contribuyen para la obtención de esa declaración. Además, es una clara muestra de religiosidad popular como se ha venido demostrando desde hace más de cinco siglos con centenares de miles de personas en romería hacia el monasterio”, ha añadido el edil.

El edil Jiménez ha subrayado que se trata de un proyecto que el bipartito "tenía pensado antes de que sobreviniera la pandemia". "Ahora, y después de dos años, la retomamos como un reconocimiento hacia los peregrinos que no pudieron visitar a la Santa Faz, en su día, en los dos últimos años. Personas que aceptaron la normativa sanitaria y se quedaron en sus casas a ver la Eucaristía retransmitida por televisión. Ciudadanos que, haciendo caso de las recomendaciones, han acudido al monasterio durante los 365 días del año para evitar aglomeraciones que pudieran propagar el virus”, ha proseguido el edil, quien ha recordado Jiménez que, siguiendo el procedimiento establecido, “una vez conseguida la Declaración de Interés Turístico Autonómico, cinco años después se optaría al Interés Nacional como, afortunadamente, ha ocurrido con la Semana Santa que ha resultado un éxito de participación y de promoción de la ciudad de Alicante”.

Por su parte, la vicealcaldesa y responsable del Patronato de Turismo de Alicante, Mari Carmen Sánchez, ha señalado que “la romería a la Santa Faz merece sin duda la declaración de Interés Turístico Autonómico al ser una de las señas de identidad de la ciudad". "En La Peregrina confluyen más de quinientos años de historia, de cultura y devoción. Para los alicantinos es una tradición muy arraigada con unas características que la hacen especial y única. También hay que destacar que es una de las romerías más multitudinarias de España”, ha añadido Sánchez.

Según la Generalitat Valenciana, para optar a la declaración de fiestas de interés turístico de la Comunitat Valenciana de certámenes, fiestas o acontecimientos que se celebren en el territorio deben ofrecer una especial relevancia desde el punto de vista turístico, aportando una valoración de la cultura y de las tradiciones populares que supongan la integración y participación de la sociedad local, la afluencia e integración de visitantes y turistas, la potenciación, conservación y difusión de valores positivos de convivencia, tolerancia y reconocimiento de la diversidad y la promoción tanto del territorio en el que se desarrollan como sus valores culturales, lúdico-festivos, histórico-artísticos, paisajísticos, urbanísticos y medio ambientales, ya sea en el ámbito de la Comunidad Valenciana o fuera de ella.

Tramitación

Según la Generalitat, entre los pasos que hay que seguir se encuentran que las solicitudes presentadas se "instruirán por el área que ostente las competencias en materia de producto de la Agència Valenciana del Turisme conforme a criterios de originalidad, afluencia de visitantes o repercusión pública, tradición popular y calidad de los actos que se celebren".

Además, "podrán recabarse informes de instituciones, entidades, organismos y personas de reconocido prestigio en estas materias, especialmente cuando deba apreciarse el valor patrimonial, gastronómico o medioambiental de una determinada celebración o itinerario". Por otro lado, "en los supuestos en que deban considerarse valores culturales, históricos o patrimoniales, se solicitará informe al órgano competente en materia de patrimonio cultural valenciano".

La Generalitat también explica que "instruido el procedimiento e inmediatamente antes de redactar la propuesta de resolución, se pondrá de manifiesto el expediente a los interesados para que, en un plazo no inferior a diez días ni superior a quince, puedan presentar los documentos o alegaciones que estimen pertinentes". "El órgano instructor propondrá la adopción de la correspondiente resolución al conseller de Turismo", según añaden.

La concesión del título de Fiesta de Interés Turístico de la Comunitat Valenciana se otorgará "mediante resolución del conseller de Turismo, que será publicada en el Diari Oficial de la Generalitat", apuntan desde el Consell, donde agregan que además "transcurridos seis meses desde la solicitud de la correspondiente declaración sin que haya recaído resolución expresa, se entenderá estimada".

Según Generalitat, la concesión del título de Fiestas de Interés Turístico Autonómico de la Comunitat Valenciana llega cuando la "repercusión socio-económica, su trascendencia como atractivo turístico, así como los valores propios que representa se extienden a toda la geografía de la Comunidad".

¿Y el BIC?

A mediados del pasado 2021 se supo que la solicitud de declaración del monasterio de la Santa Faz como Bien de Interés Cultural (BIC) estaba paralizada desde hace años por la falta de personal en el Ayuntamiento, según un informe municipal. "La solicitud de declaración del monasterio de la Santa Faz como Bien de Interés Cultural (BIC) requiere un estudio de carácter multidisciplinar, exhaustivo y pormenorizado del inmueble, en el que se valoren aspectos de su estado, conservación, interés cultural y características arquitectónicas que permitan considerar la excepcionalidad del bien". Así se explicaba en un informe municipal que vio la luz en junio de 2021 en el que, por otro lado, se añadía que el proceso lleva años paralizado por la falta de personal en el Ayuntamiento: "Actualmente se están estudiando la posibilidad de contratar especialistas que realicen ese estudio multidisciplinar puesto que en Cultura y Urbanismo no hay personal suficiente para realizarlo".

La paralización no era nueva. Tenía historia. De hecho, la Conselleria de Cultura aseguraba que no sabía nada del asunto desde enero de 2017, cuando requirió al Ayuntamiento de Alicante documentación complementaria para la instrucción del expediente.

Ahora, tras el anuncio del inicio de la tramitación para que la Romería se convierta en Interés Turístico de la Comunidad, desde el bipartito se limitaron a asegurar este jueves que los trabajos para la declaración del monasterio como BIC "siguen tramitándose", pero sin concretar ningún tipo de detalle.

Compartir el artículo

stats