Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Indumentaristas de Hogueras: de estar dos años de brazos cruzados a rechazar pedidos por no dar abasto

El anuncio del regreso de la fiestas oficiales de la ciudad para este junio, tras dos años de parón por la pandemia, ha sacado de la situación de parálisis absoluta a profesionales como los responsables de vestir a los festeros alicantinos

20

Indumentaristas de Hogueras: de estar dos años de brazos cruzados a rechazar pedidos por no dar abasto

Pocas veces una fecha ha significado tanto para un sector profesional. El pasado 15 de febrero, martes, la Asamblea de las Hogueras aprobó el calendario de actos para este 2022, lo que en la práctica suponía poner en marcha la maquinaria festera tras dos años de un parón casi absoluto por la irrupción de la pandemia, que obligó a suspender las Hogueras de 2020 y de 2021.

Ese día, para muchos festeros supuso el pistoletazo de salida hacia la normalidad. Tras un tiempo envuelto en la incertidumbre, los festeros empezaron a creerse, esta vez sí, que la Fiesta volvía. Esa sensación de recuperación les llevó a abrir armarios, a probarse los trajes que llevan demasiado tiempo sin salir a la calle. Unos han crecido, otros cambiado de talla... También los hay que han decidido pasar página estrenando atuendo.

Tomando medidas a una joven clienta en un taller de indumentaria de Alicante PILAR CORTÉS

Y uno de los sectores que más notó ese cambio de "chip", el creerse que esta vez "sí", fue el de la indumentaria festera, profesionales artesanos que llevaban prácticamente sin actividad, haciendo números a diario para intentar soportar un chaparrón impredecible que les llevó al borde de la quiebra. Los que tenían algo de colchón, y gracias a las ayudas recibidas, han sobrellevado mejor este tiempo de parón. Los que iban más al día, han tenido que endeudarse para no bajar definitivamente la persiana.

Ahora, de repente, de un día para otro, han pasado de estar de brazos cruzados a tener que rechazar pedidos por no dar abasto. Muchos están ya desbordados; otros, a punto. "Hemos pasado de 0 a 100 en días. Da mucha rabia tener que rechazar trabajo, pero se trata de una labor artesana y cada traje lleva su tiempo, no se puede correr más, solo podemos robarle horas al sueño", explica Conchi Beneyto, quien admite que el regreso de la Fiesta supone "una bendición" para uno de los sectores que peor lo han pasado por la dificultad para "reinventarse". "Hemos estado dos años sin hacer nada. Cuando otros sectores empezaban a trabajar, como la hostelería, nosotros nada. Así que ahora miramos el futuro con esperanza. La gente está muy ilusionada y con muchas ganas. Hay gente que intenta salvar la situación porque la economía es la que es y otros que lo dan todo", agrega una de las personas que habitualmente viste a las máximas representantes de la Fiesta.

De la "nada" al "todo" también ha pasado Alberto Gascó, de la marca Rubén Hernández. "Estamos ya llegando al límite. En un par de semanas, no vamos a poder más trabajo para estas Hogueras. Esto es artesanía y nosotros lo hacemos todo a medida. Sólo lo pueden hacer manos expertas", explica el indumentarista, quien compagina trajes nuevos con "muchos arreglos, sobre todo a niñas". "El otro día me vino una clienta con el traje de su hija. Tenía una puesta. No se lo pudo volver a poner. Hay muchos que se pueden recuperar, pero en ocasiones la niña ha crecido tanto que ya es imposible", añade Gascó.

Nos da mucha alegría que la maquinaria vuelva a ponerse en marcha, que todo el mundo de la Fiesta vuelva a trabajar

Toñi Martín Zarco - Presidenta de la Federació de Fogueres

decoration

En Ninots Indumentaria, en el barrio de la Florida, Mari Carmen Moncayo está en búsqueda de manos expertas para poder sacar adelante todo el trabajo acumulado en un abrir y cerrar de ojos. "Estoy buscando modistas, porque no doy abasto. Si no consigo más gente, no podré coger más pedidos", relata la indumentarista, quien también reconoce haber pasado de "0 a 100 de golpe". Entre los pedidos, también muchos arreglos de trajes que se habían quedado pequeños después de tres años en el armario, junto a mucho traje de mudar nuevo: "Los piden, en general, sencillos, no muy caros, por esas ganas de estrenar. Con la pandemia, además, los hombres parece que también se han hecho más presumidos". Este giro de 180 grados en las últimas semanas, sobre todo desde que las Hogueras cerraron el calendario para este ejercicio festero, ha insuflado ánimo en el sector: "Prefiero no dormir por tener demasiado trabajo, que no dormir por la preocupación de no tener nada que hacer", añade Moncayo, quien agradece el esfuerzo de esos clientes que han ido pagando, poco a poco, los trajes encargados antes de estallar la pandemia pese a no haberse entregado por la suspensión de las fiestas.

Mirando materiales de los trajes festeros, en una taller de indumentaria, durante esta semana Tony Sevilla

Ella, como el resto de compañeros de la indumentaria, no sólo se tienen que acostumbrar al cambio repentino de ritmo en el trabajo por la vuelta de las Hogueras, sino también por el ajuste de las fechas. Con la decisión de la Federación, avalada por las comisiones, de adelantar las presentaciones de bellezas unos meses, al principio del curso (finales de año), el verano dejó de ser una fecha valle en el sector: "Antes, tras las fiestas, bajaba mucho el trabajo. Ahora va a ser lo contrario, vamos a mantener la actividad hasta final de año, con el hándicap de tener que abastecernos de material porque los proveedores en agosto cerrarán".

Desde el Ayuntamiento celebramos que la vuelta de las Hogueras suponga la reactivación de la económica de los sectores vinculados a las fiestas"

Manuel Jiménez - Concejal de Fiestas

decoration

Con la libreta llena de pedidos por entregar, pero con la mente también en el verano por el cambio de hábitos, están igualmente en Alba Indumentaria Regional. "Lo ha cambiado todo, nos hace enlazar Hogueras con las presentaciones del siguiente curso", explica Juan Manuel Pérez, quien también está empezando a valorar el trabajo acumulado por temor a que le desborde: "Tenemos que empezar a mirar con perspectiva, para estar seguros de entregar todo a tiempo. De repente, hay mucho trabajo y muy poco tiempo. ¡Cómo han cambiado las cosas en unos meses! Ahora toca apretar para aprovechar al máximo el tirón", apunta Pérez, que está al frente de la recién creada asociación de indumentarias de Alicante, que agrupa a la gran mayoría de profesionales del sector: "Tras la pandemia, decidimos unirnos para tener una voz única y más fuerza, más representación".

Desde el Ayuntamiento, el concejal de Fiestas, Manuel Jiménez, también celebra que la vuelta de las Hogueras suponga "la reactivación de la económica de los sectores vinculados a las fiestas".

Uno de los talleres en los que se trabaja sin parar durante estos días ante la inminente llegada de las Hogueras TONY SEVILLA

Cómo máxima representante de la Federació de Fogueres, Toñi Martín Zarco mira con ilusión la inminente llegada de junio. "Que las Hogueras vuelven se está notando en muchos sectores, entre ellos el de la indumentaria, al que hemos intentado ayudar en estos dos años. Nos da mucha alegría que la maquinaria vuelva a ponerse en marcha, que todo el mundo de la Fiesta vuelva a trabajar", afirma Martín Zarco, para quien la aprobación del calendario festero supuso un "pistoletazo de salida", la activación de una cuenta atrás que ya sitúa en poco más de medio centenar los días que faltan para que la pólvora vuelva a impregnar de olor las calles, para que los monumentos luzcan en los barrios, para que Alicante vuelva a ser una fiesta.

Compartir el artículo

stats