Suscríbete Información

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Amparo Navarro, rectora de la UA: "Estoy convencida de que llegaremos a un acuerdo con la UMH para que los estudiantes hagan prácticas"

La máxima responsable de la institución docente sostiene que hacen falta más médicos: "No lo digo yo, lo dice el ministerio, la Unión Europea y la Conselleria de Sanidad"

Amparo Navarro es rectora de la Universidad de Alicante desde diciembre de 2020 Alex Dominguez

Seis años han pasado desde que el entonces rector de la Universidad de Alicante, Manuel Palomar, planteara por primera vez recuperar la Facultad de Medicina. Este lunes el Consell dio por fin su visto bueno para que la institución docente ofrezca este grado, que tendrá 75 plazas y arrancará el curso 2023-2024. 

¿Satisfecha por haber conseguido este reto que hizo usted suyo cuando fue elegida rectora a finales de 2020?

Estamos muy contentos, toda la Universidad y yo personalmente, porque era difícil conseguirlo. Era muy complejo, pero creo que las razones por las que las que se pidió en 2016 se mantenían y se habían agravado con la pandemia. La necesidad de personal sanitario, de especialistas, la inminente jubilación de muchos médicos en la próxima década, la necesidad de apostar por la formación en Medicina y por la investigación asociada a ella... La Universidad de Alicante lo que hizo es ofrecer la posibilidad de colaborar en la resolución de las necesidades y finalmente el gobierno autonómico así lo ha visto.

Ha sido un proceso de seis años en el que contaban con la acreditación de la Aneca y sin embargo el sí se hizo esperar. ¿A qué achaca que se haya tardado tanto? 

Desde que lo anunció el rector Manuel Palomar y lo llevó al consejo de Gobierno, se aprobó la posibilidad de pedirlo... Luego hubo un camino largo para la acreditación en la Aneca y eso lleva tiempo. Después se envió a la conselleria para que lo acreditara la Agencia Valenciana de Calidad y este trámite también era importante. En muchas ocasiones se requería más información y en medio de ese proceso se barajó que las dos universidades se pusieran de acuerdo. Luego llegó la pandemia, que lo retrasó todo, pero que también puso de manifiesto las necesidades reales del sistema sanitario y por eso ahora ha sido más fácil conseguirlo.

¿La aprobación le ha pillado por sorpresa? ¿Se lo esperaba en este momento?

Yo pensaba que esto se tenía que resolver. Además, desde el momento en que asumí el cargo de rectora lo volví a pedir en el Consejo Interuniversitario Valenciano. Llevábamos desde 2018 solicitándolo y no habíamos obtenido ni respuesta favorable ni desfavorable. Estábamos en situación de incertidumbre, pero considerábamos que había que mantener la petición porque no habíamos desistido del interés y las razones se mantenían. Sabíamos que probablemente de este año no pasaría que el Consell nos dijera que sí o que no y afortunadamente ha sido que sí. Por eso quiero agradecer a todas las personas que han hecho posible este grado. Al equipo anterior, al rector Palomar y a su equipo del que yo también formaba parte. A las personas que se integraron en aquel plan de estudio y a las Facultades que lo han apoyado. También a la Generalitat, que finalmente ha aceptado.

Imagen de la rectora Amparo Navarro Fotos UA

¿Qué fue de aquella propuesta de compartir el título con la Universidad Miguel Hernández? ¿Se puede dar alguna sinergia con la vecina universidad?

Yo creo que sí. Se abren un sinfín de posibilidades de colaboración y de compartir recursos. Compartir un título es difícil, evidentemente por la autonomía de cada universidad que tiene su plan de estudios, su gobernanza.... pero teniendo dos grados nada impide que compartamos recursos, que acometamos proyectos conjuntos como ya lo hacemos ahora por ejemplo en Isabial. Tenemos toda la vida por delante para ver cómo compartir cosas y recursos y convertir a la provincia de Alicante en un referente en formación de médicos.

El rector de la Universidad Miguel Hernández insiste en que no son necesarios más médicos, ¿usted qué opina?

Que faltan médicos es algo que no lo digo yo, lo dice el Ministerio de Sanidad en el último informe tras la pandemia, también la Unión Europea y la Conselleria de Sanidad. Creemos que estamos avalados por esos datos para decir que sí hacen falta médicos. Pero también se necesitan recursos para que la organización sanitaria esté mejor, los médicos estén más reconocidos laboralmente y la Sanidad, que es un servicio de los más importantes para el país, funcione correctamente. Es evidente que las plazas que vamos a ofrecer nosotros, junto con las de la UMH, no van a acabar con el problema sanitario, que es de mayor calado, pero la investigación biomédica y las plazas formativas pueden ayudar a paliar ese problema. Otra realidad es que la provincia de Alicante es la que menos plazas formativas ofertaba.

Quienes se oponen a la apertura de nuevas facultades argumentan que lo necesario es aumentar las plazas MIR para la formación de especialistas. ¿Coincide en que hay que incrementar esta oferta por parte del ministerio?

Se ofertan ya el mismo número de plazas MIR, e incluso más, que de esgresados de las facultades de Medicina. Otra cosa es que hay muchos estudiantes que repiten el examen porque el número que consiguieron no les permitió acceder a la plaza que deseaban. Como también es verdad que en la provincia la oferta de plazas MIR es inferior a la que nos mereceríamos por población. La oferta de nuevas plazas formativas permitirá a su vez ofertar más plazas MIR.

En estos años ha habido varias universidades privadas que han querido ofrecer Medicina en la provincia. ¿Se hubiera entendido que finalmente se les hubiera denegado el grado y que uno de estos centros lo impartiera?

Lo habríamos entendido desde el punto de vista de una legislación que en el momento actual permite a una universidad privada ofertar un grupo sin necesidad de la autorización de la propia conselleria. Universidades implantadas a nivel nacional podrían tener la tentación, ante la poca oferta de plazas, de ofertar un grupo de esa titulación en la provincia. La formación en determinados ámbitos que proveen de profesionales al sector público nos sentimos más cómodos si es ofertada desde una universidad pública. Para la Universidad de Alicante hubiera sido doloroso que se nos hubiera denegado ese título a una universidad con nuestra trayectoria y se estuviera ofertando desde una privada con unos precios que no habrían permitido acceder a alumnos con vocación y menos recursos.

"Hubiera sido doloroso que se nos denegase Medicina y se estuviera ofertando desde una privada"

decoration

Respecto a las prácticas de los estudiantes de Medicina, uno de los grandes escollos para conseguir el grado, la consellera de Sanidad, Ana Barceló, ha señalado que tendrán que sentarse con la UMH para el reparto de los recursos actuales. ¿Cree posible llegar a un acuerdo con la universidad vecina?  

Estoy convencida de que se llegará a un acuerdo. Hay muchos hospitales en la provincia, tanto públicos como privados, y nosotros ofertamos sólo 75 plazas que conjuntamente con las 130 que oferta la Universidad Miguel Hernández aún están en una cuantía inferior a otras provincias españolas o de la propia comunidad autónoma y no ha habido problema para hacer las prácticas allí. Estamos seguros de que podremos compartir recursos y tener plazas para todos los estudiantes de Medicina de la provincia.

En su momento acordaron con clínicas privadas poder hacer estas prácticas. ¿Aspiran a que se puedan hacer también en centros públicos?

En su momento hablamos con centros privados y hospitales que se han revertido ahora a públicos. Por otro lado, hay centros públicos que no tienen agotadas todas sus plazas de prácticas. Tenemos el ejemplo de Enfermería, con la que tenemos convenio con los hospitales, y también está enfermería del CEU y no hemos tenido problemas para las prácticas de los estudiantes. Además, Alicante se puede convertir en un clúster de salud en el que hay muchas clínicas y actividades privadas en distintos campos, como la oftalmología o la reproducción asistida. En este sentido, los niveles de empleabilidad de los estudiantes abarcan también a la privada, aunque nuestra intención fundamental es formar a médicos para el sector público. Pero estoy convencida, y si no Sanidad no lo habría autorizado, de que hay suficientes hospitales para que nadie se vea perjudicado con este nuevo grado.

¿Cuándo podrá estar rehabilitado el antiguo colegio mayor para acoger la nueva facultad de Ciencias de la Salud?

Depende de la captación de recursos. El proyecto arquitectónico para transformarlo en facultad ya lo tenemos, y ese proyecto lo reivindicábamos independientemente del grado de Medicina. Tenemos una facultad de Ciencias de la Salud, con Enfermería y Nutrición, que ya tienen unas infraestructuras y espacios insuficientes. Es prioritario captar recursos para esto.

Compartir el artículo

stats