Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Ayuntamiento de Alicante se "blinda" ante posibles incumplimientos del próximo contrato de la limpieza

El pliego de condiciones de la nueva "contrata del siglo" incluye sanciones que van desde los 5.000 hasta los 45.000 para infracciones leves y graves, que en el contrato aún en vigor se quedan entre los 900 y los 3.000 euros

Un operario baldea una calle de Alicante, en una imagen de archivo Alex Dominguez

Sanciones económicas más duras para los posibles incumplimientos del próximo contrato de la limpieza viaria y la recogida de residuos. Así figura en el pliego de condiciones recientemente publicado en el Portal de Contratación (que puede consultar aquí), que se aprobó en Junta de Gobierno la pasada semana. Según el documento, las infracciones leves serán castigadas con una sanción que podrá ir desde los 5.000 a los 15.000 euros, frente a los 900 o 1.500 euros que recogía el pliego aprobado en 2013, aún vigente tras la validada el pasado verano.

Entre las cuestiones consideradas infracciones leves figuran la modificación de un servicio, el incumplimiento de los horarios o la variación de los itinerarios previstos, sin causa justificada y sin notificación previa, la falta de comunicación al Ayuntamiento de cualquier variación de la plantilla realizada de forma unilateral por el adjudicatario, la ausencia o deficiencia de uniformidad en todo o parte del personal encargado de la prestación de los servicios, siempre que se subsane la falta dentro del plazo de una semana, desde que se le haya comunicado la existencia de la misma.

También se contempla entre las infracciones la utilización de los uniformes o del material como soporte de elementos publicitarios o propagandísticos, la descortesía del personal del contratista con funcionarios municipales o con los usuarios, las riñas o peleas entre operarios, durante el desempeño del servicio, el mantenimiento defectuoso o sin cumplir los requisitos de imagen fijados por el Ayuntamiento, de los vehículos y maquinaria en general, no pasar la ITV de los vehículos incluso los que estén de reserva, utilizar los camiones de retén para fines que no sean la sustitución de los recolectores que hacen la recogida, sin la pertinente autorización municipal, abandonar un operario el servicio hasta diez minutos y contestar las órdenes de trabajo con un retraso de hasta tres días.

Por su parte, las infracciones consideradas graves podrán ser multadas desde los 15.001 euros a los 45.000 euros, cantidades mucho más elevadas que las reflejadas en el pliego de hace nueve años, que iban entre los 1.501 y los 3.000 euros. Aquí figuran, entre otras, no disponer de los medios fijados con carácter obligatorio y vinculados al contrato, la explotación del servicio por personal distinto al del adjudicatario o de empresas subcontratadas, la negativa o resistencia a permitir la inspección del Ayuntamiento, el incumplimiento parcial o insuficiente de las condiciones relativas a la planificación, control y seguimiento de la ejecución del contrato.

El falseamiento de la documentación relacionada con el contrato también se encuentra entre las infracciones graves junto con el incumplimiento, en un mes de retraso, en las fechas de entrega de cada uno de los hitos previstos en el calendario de desarrollo e implantación de los módulos de la plataforma informática para la gestión y explotación del servicio, la percepción por el contratista o su personal de cualquier tipo de ingreso de los particulares y usuarios de los servicios, excepto las autorizadas en virtud del presente contrato por valorizaciones o conceptos similares previstos.

La utilización de los medios fijados con carácter exclusivo para este contrato en trabajos distintos o utilizar los camiones y maquinaria del servicio fuera del término municipal sin autorización expresa del Ayuntamiento sería una falta grave al igual que recoger residuos municipales procedentes de otros municipios sin aprobación del Ayuntamiento, contestar las órdenes de trabajo con un retraso entre tres y siete días naturales, el incumplimiento de las medidas de seguridad e higiene obligatorias, entre otras.

Por último, las infracciones muy graves, que en este próximo contrato estarán penalizadas con sanciones que irán entre los 45.001 y los 135.000 euros, contemplan incumplir los plazos previstos para iniciar la prestación de los servicios, el incumplimiento total o muy deficiente de las condiciones relativas a la planificación, control y seguimiento de la ejecución del contrato o el falseamiento de la documentación relacionada con el contrato, la interrupción del servicio de limpieza pública, total o parcialmente, seis días seguidos, en el plazo de un mes, o diez días no seguidos en el transcurso de un año y del servicio de recogida y transporte de residuos urbanos, total o parcialmente, cuatro días seguidos en el plazo de un mes, o seis días no seguidos en el plazo de un año, entre otras. Este tipo de infracciones, según el pliego aprobado en 2013 y que todavía sigue vigente, podrían ser sancionadas "con la pérdida de la garantía definitiva del contrato y obligación de constituirla de nuevo, hasta con la resolución del contrato, con pérdida igualmente de las garantías y demás consecuencias a que hubiere lugar".

Ofertas hasta después de Hogueras

La Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Alicante aprobó hace poco más de una semana la licitación del nuevo "contrato del siglo", el relativo a la limpieza viaria y recogida de residuos, con un presupuesto base de 347 millones de euros y una duración de ocho años, sin prórrogas. Es decir, el Ayuntamiento de Alicante prevé gastar un máximo de 43,5 millones de euros al año en un contrato que actualmente incluye el tratamiento de residuos pero no recoge la recogida de orgánica, según el concejal de Limpieza, Manuel Villar.

Las ofertas para optar a la contrata millonaria se podrán presentar hasta después de Hogueras. En concreto, según marca el Portal de Contratación, hasta el 27 de junio. El siempre determinante sobre de la oferta económica se prevé abrir el 13 de julio.

El contrato en marcha se inició el 1 de septiembre de 2013, durante el gobierno de Sonia Castedo, y finalizó el 31 de agosto de 2021, con la posibilidad de dos prórrogas sucesivas, de dos años de duración cada una de ellas, la primera de las cuales fue aprobada por la Junta de Gobierno Local el 17 de agosto de 2021, pese a que todos los candidatos a la Alcaldía de Alicante, durante la última campaña electoral de mayo de 2019, rechazaron prorrogar el contrato.

El próximo contrato supondrá, según el edil, un incremento de aproximadamente un 25% del gasto respecto a los mismos servicios incluidos en el actual contrato, en manos de UTE Alicante, formada por FCC, Ferrovial y Cívica, de Enrique Ortiz. El concejal Villar resaltó que con esta licitación se impulsa la renovación de la "mayor contrata" municipal. “La ciudad ha crecido en población y en nuevas zonas urbanizadas, tenemos seguir mejorando la limpieza de nuestros barrios y pedanías, mantener unas playas cuidadas y con un alto estándar de calidad y cuidar los espacios turísticos de relevancia como la isla de Tabarca, que van a exigir mayores esfuerzos, dotaciones y modernización en esa transición hacia una ciudad más sostenible y habitable que nos marcan los objetivos de la Agenda Urbana Alicante 2030”, destacó Villar.

Compartir el artículo

stats