Suscríbete Información

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Finaliza la reparación del cable submarino que da suministro eléctrico a Tabarca

Para arreglar la avería se han sustituido 50 metros de la instalación, con empalmes en tierra y en el fondo marino, y protección contra los temporales, que dejaron antes de Semana Santa a la isla sin luz ni agua

Trabajos de reparación cable submarino que alimenta a la isla de Tabarca

La compañía de distribución del grupo Iberdrola i-DE ha finalizado la reparación del cable submarino que da suministro eléctrico a la isla de Tabarca, averiado desde principios del pasado abril como consecuencia de un temporal marítimo. Esta incidencia provocó que los cerca de 60 vecinos que se encontraban en la isla se quedaran durante dos días sin electricidad y sin agua dado que ésta llegaba por un sistema de bombeo, y obligó a instalar seis generadores para garantizar estos servicios básicos en Semana Santa. El último grupo electrógeno, de 325 kilovoltioamperios, fue trasladado desde el cuartel de Rabasa por un helicóptero militar de transporte pesado a cargo de la Unidad Militar de Emergencias (UME). Otros dos llegaron por barco.

Detalle del cable submarino averiado

El lunes 4 de abril, sobre las 9 de la mañana, se fue la electricidad de la isla, quedando inutilizado el depósito en la playa que bombea el agua al pueblo y que funciona con energía eléctrica. Una situación que impidió a los vecinos durante dos días hacerse un café, guisar, poder ducharse y recargar las baterías de los móviles. El Ayuntamiento de Alicante, de forma conjunta con Iberdrola y la Subdelegación de Gobierno, coordinaron un dispositivo para restablecer la luz y al agua en la isla con el traslado de la citada media docena grupos electrógenos, "que van a garantizar el suministro de la luz y el agua hasta que pueda ser reparado el cable submarino por Iberdrola", informaron entonces.

La empresa, según informa la eléctrica, ha movilizado durante las últimas dos semanas a más de una veintena de operarios, entre los que estaban un equipo de buzos profesionales y técnicos del fabricante del cable, además del personal, que han necesitado el uso de dos embarcaciones para proceder a la localización y retirada del tramo de cable averiado.

Los trabajos han consistido en la sustitución de aproximadamente 50 metros de cable submarino, así como la realización de los diferentes empalmes específicos tanto en la zona de conexión en tierra como en el fondo marino, y la protección del tramo de llegada del cableado a la costa para evitar que los futuros temporales puedan causar un nuevo deterioro.

"La empresa distribuidora del grupo Iberdrola está trabajando ya en la implantación de medidas complementarias para así cubrir posibles contingencias futuras y empezará a retirar los grupos electrógenos de menor tamaño que también se instalaron en abril como medida transitoria para poder cubrir el suministro en Tabarca durante la Semana Santa", añaden desde la compañía.

Ana Lafuente, directora de i-DE en la Comunidad Valenciana, ha querido agradecer la comprensión mostrada por los clientes afectados por la falta de suministro eléctrico durante los días de la incidencia provocada por el temporal y la colaboración prestada por los diferentes organismos tanto públicos como privados “para que hayamos podido reparar el cableado y poder volver a dar suministro eléctrico a la isla mediante su línea submarina en un plazo de tiempo mucho más corto del que en un principio nos podíamos esperar”.

Trabajos de reparación en el mar del cable que alimenta a la isla de Tabarca

i-DE, que prevé invertir en la Comunidad Valenciana 477 millones de euros en redes inteligentes entre 2022 y 2024, gestiona en la región más de 68.000 kilómetros de líneas de baja y media tensión y más de 3.400 km de líneas de alta y muy alta tensión. Asimismo, cuenta con 25.000 centros de transformación en servicio y 177 subestaciones primarias y secundarias.

En los últimos años, i-DE ha acometido un ambicioso plan de digitalización de sus redes eléctricas de la Comunidad Valenciana, donde ha convertido sus más de 3,5 millones de contadores y la infraestructura que lo soporta en inteligentes, incorporando capacidades de telegestión, supervisión y automatización.

Técnico de i DE junto a los buzos en la isla de Tabarca Mira Boyer, Juan Jose

Quejas

"La luz se fue el lunes a las 9 de la mañana y con ello el agua. Todo el día estuvimos esperando a que se reparase la avería. No teníamos agua para beber ni para cocinar, los congeladores tampoco iban y los teléfonos no se podían recargar. Todo por el mismo precio, son cosas inauditas que ocurren en la isla y que afectan a quienes pretendemos vivir aquí", denunciaba en los primeros momentos del apagón uno de los afectados, Juan Luis Gallego, crítico con que el Ayuntamiento de Alicante gaste dinero "en poner adelfas en la plaza" para realzar la isla como escaparate mientras en cambio se mantienen problemas del siglo pasado.

"No tenemos agua para beber ni para cocinar, los congeladores tampoco van y los teléfonos no se pueden recargar. Todo por el mismo precio, son cosas inauditas que ocurren en la isla y que afectan a quienes pretendemos vivir aquí"

Juan Luis Gallego - Vecino de Tabarca (testimonio de abril)

decoration

Según explicó Gallego, en la isla el agua es bombeada al pueblo desde un depósito que hay en la playa por lo que depende de la electricidad; y al no haber luz no puede ejercer esta función. "Tendría que haber un grupo electrógeno permanente porque cuando pasa no se puede guisar, ni siquiera hacer un café", abundaba este vecino, que cree que cuando hay un poco de mar y no existe demanda de viajeros de Santa Pola se quedan dejados de la mano de Dios.

Traslado de Tabarca de un generador para dar luz a la isla

Traslado de Tabarca de un generador para dar luz a la isla

Los vecinos reclaman unos servicios mínimos todo el año para la isla, como una lancha preparada para la evacuación en caso de que enferme algún vecino, "si no pueden venir a arreglar la luz imagínate si nos ponemos enfermos", apuntaba Gallego. Aunque en verano son miles los que visitan Tabarca, en invierno y temporada baja residen allí unos sesenta.

La presidenta de la asociación de vecinos, Carmen Martí, señalaba en esos momentos que en Tabarca "estamos viviendo una situación bastante especial dada la gravedad de estar en una isla aislados por el temporal de mar y viento, sin agua y sin luz, con lo que esto conlleva en días de tanto frío. El lunes no pudieron venir los técnicos porque no podía llegar ningún barco y tras más de 24 horas con los vecinos sin servicio han podido acceder los técnicos de Iberdrola en helicóptero y han intentado subsanar la avería pero no han podido porque no está en Tabarca ni en Santa Pola, que es desde donde se abastece el cable submarino. Está en el mar, no saben exactamente dónde, así que la avería va para largo", señalaba la representante vecinal. Ahora ya está arreglado.

Compartir el artículo

stats