Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Adiós a 24 años de historia del acuario de la Plaza Nueva

Las máquinas derriban la infraestructura que se construyó durante el gobierno de Alperi - El Ayuntamiento, en la etapa del tripartito, gastó 120.000 euros para su arreglo tras morir todos los peces por un fallo en la maquinaria - La obra de reurbanización debe finalizar antes de Hogueras

18

El acuario de la Plaza Nueva de Alicante, reducido a escombros Áxel Álvarez

Adiós a 24 años de historia del acuario de la Plaza Nueva de Alicante. Las máquinas han echado abajo la infraestructura municipal dentro de las obras de reurbanización del céntrico espacio, que se están acometiendo desde principios abril y que, previsiblemente, deben acabar antes de Hogueras tras anunciarse un recorte en los plazos de ejecución.

Este proyecto del bipartito supone el punto final al acuario que se inauguró en 1998, durante el mandato de Luis Díaz Alperi y en el que fallecieron decenas de peces en los últimos años.

El gobierno local, a mediados de 2018, decidió sacar definitivamente a todos los ejemplares marinos del acuario tras varios episodios de muertes masivas en la instalación. Los peces (más de 177 ejemplares) murieron poco después de la llegada del tripartito de izquierdas en el verano de 2015. 

Tras un cierre temporal que se prolongó veinte meses, el acuario volvió a reabrir a principios de 2017 tras una actuación sobre el sistema interno que superó los 120.000 euros. Un año después de esa reinauguración, ya con el gobierno liderado por Luis Barcala decidió cerrar definitivamente las "puertas" después de que otra veintena de animales fallecieran al estropearse la maquinaria y de que los técnicos municipales no pudieran "garantizar la supervivencia de los peces".

El acuario ha estado desde entonces clausurado tras la extinción de las especies marinas. En abril de 2019, el bipartito anunció que esta instalación se convertiría en un espacio de educación ambiental y ludoteca pero sin peces, y presupuestó la transformación de la infraestructura en 100.000 euros. Esa idea quedó en nada.

Finalmente, la instalación ya es historia pese a que, durante el anterior mandato, cuando el tripartito estaba al frente el ejecutivo local, los populares defendieron el acuario y pidieron su puesta en marcha: "Sabemos que parte del equipo de gobierno es partidario del cierre de esta instalación, que es un importante atractivo para esta plaza y que daba vida a este espacio público", señalaron los populares durante el gobierno del tripartito de izquierdas.

La obra impulsada ahora por el bipartito de PP y Ciudadanos tiene un presupuesto máximo de unos 720.000 euros y un plazo inicial de ejecución de seis meses, que el bipartito anunció que se quedaría en dos para terminar antes de Hogueras.

El proyecto ya en marcha permitirá reurbanizar la emblemática Plaza Nueva, ampliando aceras para ganar espacios para los peatones, así como crear nuevas áreas polivalentes que logren modernizar y renovar este importante espacio urbano, creándose un corredor peatonal que conecte un itinerario desde la Rambla de Méndez Núñez hasta la Montañeta.

Según el gobierno municipal, una de las novedades de la actuación radica en la creación de un "gran espacio abierto en la plaza, con un ágora, como lugar de encuentro para dinamizar el barrio, dotándolo de un espacio vivo donde poder a su vez celebrar eventos, actividades y activar el comercio, que va a cambiar todo el entorno del centro de Alicante, ganando nuevos espacios ajardinados para hacerla más habitable".

Dentro de las aportaciones realizadas por las asociaciones se encuentra la petición de poder "mantener el arbolado de la zona, el olivo y las zonas ajardinadas, y la esencia de la plaza". El bipartito confirmó que se "mantendrá su arbolado, así como la pérgola que se encuentra en buen estado de conservación, y va a ser rehabilitada y pintada para que luzca en las mejores condiciones".  

Compartir el artículo

stats