Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Transportes adjudica por 1,2 millones de euros la adecuación de varios túneles de la N-332 en Alicante

Las actuaciones están encaminadas a regenerar y modernizar las condiciones de circulación y vialidad de los túneles de El Altet, El Campello, Mascarat 1 y Mascarat 2 en la carretera N-332.

Obras en el túnel de Sant Joan en una imagen de archivo Héctor Fuentes

El Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (Mitma) ha adjudicado por 1,2 millones de euros (IVA incluido) las obras de modernización y mejora de las condiciones de vialidad y circulación de los túneles de El Altet, El Campello, Mascarat 1 y Mascarat 2, en la carretera N-332, en la provincia de Alicante.

Las actuaciones, incluidas en el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia (PRTR) y financiadas con los fondos NextGenerationEU, están encaminadas a adaptar las infraestructuras alicantinas a los requisitos de seguridad y vialidad establecidos en el Real Decreto 635/2006, de 26 de mayo, fruto de la transposición de la Directiva 2004/54/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 29 de abril de 2004.

Mapa de la actuación

Mapa de la actuación Información

Aunque en la actualidad los túneles cuentan con unas condiciones de explotación favorables, es necesario llevar a cabo esta actuación para actualizar sus instalaciones.

 El PRTR cuenta con un presupuesto de 357 millones de euros para adaptar los túneles a la normativa europea y para potenciar la protección de la fauna y los usuarios vulnerables. En concreto, financiará actuaciones en túneles de la red de Carreteras del Estado (RCE) centradas en la mejora de las salidas de emergencia, la señalización, el balizamiento, la iluminación, la ventilación, la instalación eléctrica, la protección antincendios, el drenaje, la comunicación o la gestión del tráfico, etc.

La patronal alicantina -Cámara de Comercio y CEV- , reclaman desde 2019 al Gobierno central y al Consell una inversión en infraestructuras viarias y ferroviarias de unos 4.000 millones de euros para los próximos diez años, como eje fundamental para vertebrar la provincia en sus conexiones con Madrid, Valencia y Murcia, y poder crear riqueza y empleo.

Inversiones multimillonarias para paliar el que la provincia afronte la tercera década del siglo XXI con un déficit acumulado de 2.896 millones de euros en inversiones que, según los empresarios, se debían haber invertido en el periodo 2008-2018.

Diez años que coincidieron con la crisis económica y la desinversión pública, y que ahora pasan factura pues, según un informe del urbanista Armando Ortuño para la Cámara presentado ayer, si se hubiera invertido sólo la mitad de ese déficit económico acumulado en infraestructuras, hoy estarían cubiertas el 40% de las actuaciones que ahora vuelven a plantearse y que colean desde hace años en Alicante.

La A-70 es el primer cinturón de circunvalación de la ciudad de Alicante y libre de peaje, en contraposición al segundo cinturón, englobado en la AP-7 y con un peaje convencional. Es la vía de mayor capacidad que conecta las ciudades de Elche y Alicante, y también es un eje de conexión con otros puntos de la provincia y con Murcia. Entre ambos municipios, la autovía consta de dos carriles de circulación por sentido, si bien a partir del denominado Camino Castilla hacia Crevillent pasa a tener tres carriles por sentido. En las proximidades de Alicante se encuentra el nudo con la A-31, cuyo muy elevado nivel de tráfico provoca notables retenciones, especialmente en el tronco de la A-70. Para aumentar la capacidad de la autovía los autores del informe plantean un tercer carril entre Elche y Alicante, y un paso inferior en la rotonda de la Universidad de Alicante. Ambas obras costarían 105 millones de euros. El acceso al Campus de San Vicente resulta un calvario en las horas punta de entrada y salida a la Universidad.

Compartir el artículo

stats