Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La ejecución de las inversiones en Alicante, el secreto mejor guardado de Barcala

El gobierno de Barcala lleva un mes posponiendo el balance anual de las obras realizadas de las presupuestadas en 2021

El alcalde Barcala conversa con la vicealcaldesa Mari Carmen Sánchez, durante un pasado pleno Pilar Cortés

Hace un mes, el bipartito de Alicante dio a conocer la liquidación del Presupuesto de 2021. Entonces se supo que las cuentas del Ayuntamiento de Alicante arrojaban un superávit de 49,30 millones de euros. "Este superávit se debe a una correcta y prudente línea de estabilidad presupuestaria, además de un continuo programa de contención del gasto general. Se ha reducido un 21,74% el gasto sobre lo inicialmente presupuestado, con un ahorro neto de 26,23 millones de euros", explicó la edil de Hacienda, Lidia López.

También se reveló que, según el informe técnico, el remanente de Tesorería para gastos generales alcanzaba los 109 millones de euros, a los que se dijo que había que restar 6,8 millones por operaciones pendientes de aplicación y otros 22 millones en concepto de incorporaciones de remanentes. Así, tras el ajuste, el bipartito apuntó que las arcas municipales cuentan con unos 80 millones de ahorros.

En esa sucesión de datos que ofreció el bipartito se recogió también que la ejecución presupuestaria consolidada en el capítulo de ingresos había alcanzado el 85,66%, en tanto que en el apartado de gastos llegó al 73,76%.

Eso sí, entre el sinfín de datos que hizo públicos el gobierno de PP y Ciudadanos no aparecía la ejecución de las inversiones previstas en el Presupuesto. Esa cifra no se dio. Un día después, en la rueda de prensa posterior a la Junta de Gobierno, los portavoces del bipartito aseguraron que al martes siguiente darían el dato. Y así han ido pasando los martes, uno tras otro durante este último mes, sin que el gobierno de Barcala haya revelado una cifra que pone negro sobre blanco la ejecución de las inversiones anunciadas. Las preguntas, hasta la fecha, no han encontrado respuesta.

La ejecución de las inversiones se convierte año tras año en una cifra demandada, y normalmente criticada por la oposición por la habitualmente baja realización de lo presupuesto en el apartado de obras. En los últimos seis años, que comprenden los mandatos del tripartito de izquierdas y de Barcala (ya sea en solitario o con la compañía de Ciudadanos), la ejecución media de las inversiones se ha quedado en el 34%. Por años, en 2015, un año compartido por el PP y la izquierda, fue de un 33,83%; en 2016 bajó hasta la cifra más baja de este periodo, un 14,82%, y en 2017 subió hasta el 39,59%. En 2018, un ejercicio que empezó el PSOE y acabó el PP, la ejecución de inversiones cayó hasta el 19,89%, una cifra que se duplicó en 2019, hasta el 36,74%. El último dato oficial, hasta la fecha, corresponde a la ejecución del Presupuesto de 2020, que fue la mejor de los últimos años, con un 63,29%.

El portavoz de Compromís, Natxo Bellido, señala que "el secreto mejor guardado de la ciudad sea la ejecución de inversiones en 2021". "Sabemos que no se habrán invertido mucho porque nuestro alcalde se comporta como el tío Gilito alicantino y tiene más de 100 millones de ahorros municipales en los bancos. Y por eso lo oculta desde hace algo más de un mes. La transparencia no es un valor para quien no da la cara para hablar de los líos de la Policía Local, ni da explicaciones de por qué el PP no es capaz de invertir en la ciudad", añade Bellido, quien apunta que "seguramente Barcala tiene pensado dar el dato de liquidación de inversiones haciéndola coincidir con el anuncio de las inversiones de remanentes, porque su tácticas de manipular la opinión pública es más antigua que el tebeo".

Un mes después de que el bipartito diera a conocer la liquidación de las últimas cuentas municipales todavía no ha revelado la ejecución de las inversiones, entre las críticas generalizadas de la oposición. En este tiempo, el gobierno de Barcala ya ha impulsado una primera modificación de las cuentas de 2022, que se aprobó a finales de marzo, con tres meses de retraso. Se trató de un ajuste de 7,2 millones de euros para financiar proyectos de transformación urbana incluidos en tres grandes programas de actuación: la implantación de la Zona de Bajas Emisiones (ZBE), los proyectos de mejora de accesibilidad y movilidad en siete calles y plazas y la estrategia de desarrollo sostenible (Edusi) Las Cigarreras. Ese acuerdo ya fue validado por el Pleno.

Este viernes, se anunció una reunión extraordinaria de la Comisión de Hacienda para aprobar la segunda modificación del Presupuesto, donde se prevé que el bipartito destine parte de sus millonarios ahorros a financiar nuevas inversiones. Prevista para las 13:15 horas, finalmente la convocatoria se aplazó, como también la convocada Junta de Gobierno extraordinaria, convocada posteriormente a las 13:45 horas. Ni una cita ni la otra se celebró.

Desde el gobierno municipal se precisó que la Junta de Gobierno se celebrará finalmente el lunes, un día antes de la convocatoria ordinaria de los martes, mientras que la Comisión extraordinaria de Hacienda se aplaza hasta el viernes, un día después de la celebración del pleno ordinario de mayo, por lo que el ejecutivo de Barcala tendrá que convocar una sesión también extraordinaria del Pleno para aprobar el segundo ajuste del Presupuesto de 2022. En estas inversiones, pese al retraso ya acumulado derivado de la demora en la aprobación de las cuentas municipales, todo día cuenta para cumplir con los estrictos plazos marcados de licitación y de posterior ejecución.

Compartir el artículo

stats