Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fidelidad a prueba de crisis: los turistas británicos prefieren las vacaciones en la Costa Blanca a renovar el vestuario

El INE constata que Benidorm es el tercer destino de España con más ingleses en base a una prueba experimental sobre el uso del móvil

Una pareja de turistas ingleses disfrutando del agua en Benidorm David Revenga

La apertura total a llegada de los turistas extracomunitarios (grupo en el que está el colectivo de visitantes británicos) sin necesidad de mostrar el pasaporte covid desde este lunes, vuelve a ratificar que la consolidación de la recuperación del turismo británico en la Costa Blanca es un hecho. Hasta tal punto, de que un informe de la Instituto Nacional de Estadística sobre uso del teléfono móvil de los turistas en España revela que la provincia es la tercera zona española con más visitantes ingleses tras Barcelona y Adeje (Tenerife) y por delante de Madrid, Marbella o Lanzarote. Prueba de ello es, también, que una encuesta realizada a primeros de este mayo en la feria virtual Advertising Week Europe y Lucid, reveló que los turistas británicos priorizan este año sus vacaciones en la Costa Blanca y Benidorm a renovar su vestuario o salir a comer o cenar en su ciudad, según recoge Hostertur. Revelación que constata la recuperación del principal mercado turístico internacional de la provincia. Vuelos llenos y los hoteles con una media de ocupación del 70% este mayo.

Desde este lunes, los turistas de terceros países pueden entrar a España tan solo con un test negativo. En el caso de una prueba PCR, esta deberá estar realizada en las 72 horas previas a la salida, y en el caso de test antígeno, 24 horas antes, pero ya no es necesario el pasaporte covid. Los turistas también pueden enseñar un certificado de vacunación o de recuperación de la enfermedad, según la orden publicada en el BOE el sábado pasado.

Hoy, tras el levantamiento, prácticamente, de todas las restricciones frente al covid, los turistas británicos tienen claras sus preferencias. Prefieren recortar en restaurantes y en comprar ropa antes que en viajes, según pone de relieve una encuesta de Advertising Week Europe y Lucid.

El descontrol de la energía y de las materias primas ha disparado los precios y provoca una importante pérdida del poder adquisitivo de los británicos que, en consecuencia, reducen sus presupuestos. El 70% de los encuestados tienen decidido suprimir el dinero que gastaban comiendo en restaurantes, mientras que un 60% asegura que reducirá su gasto en ropa. Sin embargo, menos de la mitad admite que reducirá el gasto en viajes y vacaciones, lo que indica que cancelar viajes ya retrasados por el covid ha quedado fuera de toda duda.

No obstante, la principal preocupación del ciudadano británico en este momento es económica. En concreto, llegar a final de mes. Las familias británicas serán una media de unos 2.400 euros más pobres este año por la subida de los precios, la mayor caída de calidad de vida desde mediados del siglo XX, según recoge The Mirror. El hecho de que destinos como Benidorm continúen entre los lugares del mundo con mejor relación calidad/precio y este sea muy competitivo lo vuelven a relanzar como un lugar refugio para las vacaciones, en medio de la tempestad económica.

En este sentido, el Instituto Nacional de Estadística (INE) publica este lunes una estadística experimental con información sobre los turistas residentes en el extranjero que viajan a España, a partir de la posición de sus teléfonos móviles. La Costa Blanca es el tercer destino de los ingleses en España, tras Madrid y Adeje (Tenerife). La fuente de información son los datos agregados proporcionados por los tres grandes operadores de telefonía móvil en España, a través de la explotación del posicionamiento de los teléfonos con tarjeta SIM de operadoras extranjeras detectadas en nuestro país. La medición de turistas en esta estadística está sujeta a limitaciones operativas. Así, debe tenerse en cuenta que la estadística identifica un viajero no residente a través de la posición de un dispositivo móvil contratado con un operador extranjero que se conecta a una red de un operador español.

Pudiera darse el caso, apunta el INE, de que una misma persona viaje con dos o más terminales y sería contado dos o más veces, respectivamente, o que viaje sin ningún terminal móvil o lo mantenga desconectado a una red de un operador nacional, en cuyo caso, no sería detectado y, por lo tanto, no sería contabilizado en esta estadística. Debe tenerse en cuenta también que un turista (su dispositivo móvil) es contabilizado en el mes en el que abandona España aunque su entrada se haya producido en algún mes anterior.

El INE recibe la información de las compañías de telefonía móvil de forma agregada y sin ningún tipo de identificación individual, lo que le imposibilita realizar cualquier seguimiento individualizado de ningún usuario de telefonía. Entre las mejoras que se obtienen por el uso de esta nueva fuente de información se encuentra la granularidad o detalle de la información proporcionada, ya que la desagregación geográfica de la información alcanza a todos los países del mundo, en cuanto a procedencia. 

Compartir el artículo

stats