Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Club de Regatas advierte al Puerto de que las obras junto a las instalaciones ponen en riesgo la actividad de 1.500 deportistas

El club presenta alegaciones contra la pasarela que invadirá el varadero y alerta de que en la zona se manejan productos inflamables

Un deportista accede al varadero del club sobre el que pretenden apoyar una pasarela peatonal Pilar Cortés

Los servicios jurídicos del Real Club de Regatas de Alicante han presentado ante la Autoridad Portuaria de Alicante su informe de alegaciones contra las obras de construcción de una pasarela volada que afectaría "gravemente" la acción portuaria de la entidad y a las actividades deportivas y sociales del RCRA, según hizo público este mércoles el club en un comunicado. Para el RCRA -que dispone del derecho concesional de uso del espacio que solo se puede modificar por Ley-, la obra que lleva a cabo la Autoridad Portuaria de Alicante no dispone del amparo normativo para poder afectar a la concesión, principalmente porque los trabajos acometidos "no son de interés portuario". En riesgo gran parte de la actividad náutica/deportiva que desarrolla la entidad e, incluso, el futuro de la centenaria sección de Remo, una de las más antiguas de España.

"La pasarela que forma parte de una obra integral en el puerto condiciona gravemente la continuidad de las secciones deportivas y de la movilidad de las embarcaciones del club, así como de los servicios de botadura/varada, marina seca, y de los numerosos atraques colindantes a la actuación y, además, se lleva a cabo vulnerando el derecho concesional al implantar una servidumbre sin consentimiento del club y sin amparo legal que limita la actividad del club. Como alternativa, el RCRA propone que se modifique el proyecto y la zona peatonal discurra por la parte trasera de la concesión", apuntan.

El punto más conflictivo es, según apunta Miguel López., la intención del Puerto de construir una pasarela peatonal de unos 50 metros de altura entre el paseo marítimo a la altura del restaurante Monastrell, con pilares en el varadero del club, para conectar el paseo con el complejo Panoramis. "Además de no contar con encaje legal, consideramos que sería un peligro. Para nada estamos con la remodelación general proyectada pero no aceptamos cómo se ha proyectado la pasarela", denuncia López.

La obra proyectada va a provocar, según denuncia la entidad que preside Miguel López, una grave disfuncionalidad en el varadero y, por otro lado, la actividad de remo -profundamente consolidada en la ciudad con más de 500 remeros- se vería seriamente afectada. "En cuanto a la vela deportiva, la actuación impide no solo la actividad de los monotipos sino que, además, el club pueda gestionar y disponer de su flota para la vela de base. En concreto y en cuanto a cifras, esta acción de la Autoridad Portuaria de Alicante afectaría directamente a 500 licencias deportivas de remo, muchos de ellos deportistas de la Universidad de Alicante con la que el club tiene un convenio para la práctica de este deporte por parte de sus alumnos, otras 400 licencias de vela monotipo y crucero y a los 556 propietarios de los barcos de los pantalanes afectados".

El deporte de la vela, que cuenta con escuela, organización y participación en competiciones a todos los niveles, quedaría seriamente en entredicho, según el RCRA. Estas competiciones se celebran a lo largo del año en repetidas ocasiones, "por lo que para botar o sacar del agua las numerosas embarcaciones que participan en las competiciones se emplea la rampa de varada y, por tanto, el tramo elevable estaría prácticamente todos los días elevado, por la frecuencia de paso de veleros".

Otro riesgo es que se manejan productos inflamables y tener tan próxima una vía peatonal es un peligro ya que desde la pasarela se pueden arrojar elementos susceptibles de provocar un incendio. Por otro lado, La anchura resultante del canal de navegación no cumple con las recomendaciones y las embarcaciones no podrán operar de forma segura, corriendo el riesgo de golpear a otras embarcaciones, a las abarloadas en el muelle o incluso a la propia pasarela. Además, la rampa de varada-botadura se utiliza diariamente para el ascenso y descenso de botes de trabajo, remolques, embarcaciones de remo, veleros, motoras, neumáticas de bomberos, Guardia Civil, actividades que quedarían muy comprometidas. 

Por su parte, un portavoz autorizado de la Autoridad Portuaria de Alicante, ha asegurado que "se va a estudiar con detalle las propuestas que haga el Real Club de Regatas de Alicante porque nosotros somos los primeros interesados en que sus actividades no se vean afectadas". Desde el puerto que preside Julián López Milla, subrayan que "si fuera necesario adaptar alguna parte del proyecto lo valoraremos detenidamente". De hecho, el puerto culminó en febrero las colocación de las estructuras metálicas que van servir para ampliar el paseo marítimo de va desde el club al Casino metiéndose en la lámina de agua, pero todavía no se han colocado las planchas de madera, pese a que ya las tiene el puerto en un almacén.

Compartir el artículo

stats