Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Viajeros alicantinos denuncian la falta de trenes para venir desde València los domingos por la mañana

Renfe justifica el que no haya un servicio intermedio entre las 7 y las 13 horas a temas de demanda, que se concentra por la tarde

Pasajeros bajando de un tren en la estación de Alicante Rafa Arjones

Complicado volver un domingo por la mañana en tren a Alicante si pasas el sábado en Valencia. El atractivo que ha cogido la capital de la Comunidad Valenciana de cara los viajes de fin de semana, impulsados, además, por la posibilidades del BonoViaje, ha provocado un mercado turístico importante de turistas de Alicante que se mueven en tren, y ahí se ha generado la polémica, debido a que los 8 servicios de Renfe entre Valencia y Alicante los domingos se concentran por la tarde, ya que solo hay dos entre las 7 de la mañana y la 13.05 horas (un tren de media distancia y un Euromed) debido a que la compañía no tiene en su programación el tren que sale a las 11 de la mañana de lunes a sábado. La falta de una conexión durante seis horas se ha movido en las últimas horas en las redes sociales tras la denuncia de una viajera, que tuvo 8.000 visualizaciones.

Lo cierto es que trenes sí que hay, pero las salidas desde Valencia hacia Alicante los domingos se concentran por la tarde, entre las 14.42 horas y las 21.05 horas, algunas con tan solo una hora de diferencia en un corredor ferroviario donde se han recuperado ya el 90% de las frecuencias anteriores a la pandemia. En total, los domingos hay 17 trenes en ambos sentidos, pero entre Valencia y Alicante solo dos entre las 7 y las 13.05. Fuentes de Renfe apuntan que el hecho de que no exista el tren con la salida a las 11 horas que si circula de lunes a sábado se debe exclusivamente a temas de programación y ajustes debido a la demanda, que esa franja horaria es escasa y los domingos se concentra por la tarde. Solo se ponen trenes especiales o se duplican en fechas especiales como Fallas y Hogueras.

El corredor ferroviario Alicante-Valencia es muy demandado, sobre todo, por los estudiantes alicantinos o valencianos que estudian en las universidades de ambas capitales o por trabajadores, por lo que los domingos por la tarde el movimiento de pasajeros es máximo.

El Gobierno ha dado un nuevo paso, por otro lado, en la lenta ejecución del Corredor Mediterráneo con la licitación de las obras para electrificar el tramo de alta velocidad entre Xàtiva-La Encina, en Villena. Esta actuación se desarrollará en un tramo de 45 kilómetros de plataforma en vía doble, que forma parte de la futura línea de alta velocidad que conectará València y Alicante, en principio y si se cumplen los plazos, a partir de 2024.

El proyecto contribuye a la consecución del Objetivo de Desarrollo Sostenible y acerca más el objetivo de situar el tiempo de viaje en tren entre Alicante y Valencia en 55 minutos, servicio que debiera estar operativo desde 2018, lo que ratifica, una vez más, el retraso que acumula el proyecto. Ahora mismo, los trenes que cubren el trayecto entre Alicante y la capital del Turia tardan entre 1 hora y 33 minutos y 1 hora y 55 minutos.

El contrato tiene un valor estimado de 19,4 millones de euros (sin IVA), incluyendo los suministros aportados por Adif para el desarrollo de las obras, y un plazo de ejecución de 24 meses. Se trata de una actuación destacada, tanto para la configuración del Nuevo Acceso Ferroviario de Alta Velocidad Madrid - Castilla-La Mancha - Comunidad Valenciana - Región de Murcia, como para el desarrollo del Corredor Mediterráneo.

La vertebración de Alicante, Valencia y Castellón con un AVE regional es, junto a la modernización de la línea con Murcia, una de las grandes asignaturas ferroviarias pendientes del Gobierno con la provincia de Alicante. Sin olvidar, por otro lado, el enlace ferroviario con el aeropuerto –aparcado prácticamente desde que se inaugurara la nueva terminal en 2011– y el tren de la Costa, presente en todos los programas electorales pero guardado en el cajón y sin salida.

Por otro lado, el Gobierno también ha autorizado a Adif la licitación de un contrato asociado a las obras para la implantación del ancho estándar (alta velocidad) en el tramo Castellón-Vandellòs del Corredor Mediterráneo.

En cuanto al Corredor Alicante Madrid, Renfe completó hace unos mese la incorporación de los trenes AVE S-102 de Talgo, sustituyendo, de esta forma, los «viejos». El 100% de los AVE que circulan entre Alicante y Madrid son ya de la serie S-102, con lo cual se puede recuperar la velocidad punta máxima de 300 km/hora.

Renfe inició las circulaciones comerciales de su servicio de alta velocidad de bajo coste "Avlo" entre Madrid y València el lunes 21 de febrero, adelantándose así a sus competidores Ouigo (SNCF) e Iryo (Ilsa) que prevén estrenarse en esta ruta en otoño y a finales de año, respectivamente ya con a la estación de Chamartín en Madrid. Para el Avlo Alicante-Madrid no hay aún fecha oficial pero fuentes del sector aseguran que al compañía pública se adelantará.

Compartir el artículo

stats