Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Choque entre el bipartito y los ecologistas por el futuro contrato de la limpieza y recogida de residuos de Alicante

La Colla Ecologista d'Alacant-Ecologistes en Acció pretende tumbar el pliego de condiciones por incumplir la legislación, mientras el gobierno municipal pide al ministerio que no admita el recurso

El alcalde de Alicante, Luis Barcala, subido en una limpiadora del actual servicio, en una imagen reciente PILAR CORTES

La Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Alicante se ha reunido por vía de urgencia este viernes para pedir al Tribunal Administrativo Central de Recursos Contractuales (TACRC), dependiente del Ministerio de Hacienda, que inadmita el recurso especial en materia de contratación interpuesto por la Colla Ecologista d'Alacant contra los pliegos de condiciones del contrato de limpieza viaria y recogida de residuos, que el bipartito sacó recientemente a licitación con un presupuesto base de 347 millones de euros y una duración de ocho años, sin prórrogas. 

El gobierno municipal defiende que la entidad ecologista no tiene "legitimación". Con todo, el bipartito añade que, en caso de no admitir la falta de legitimación del recurrente, pide que se desestime el recurso interpuesto con fundamento en el informe emitido por el jefe del servicio de Limpieza y Gestión de Residuos y, sobre todo, no suspender el procedimiento de licitación objeto del recurso. Al proceso todavía no se ha presentado ninguna empresa, según consta en el documento del ejecutivo local. El plazo está abierto hasta el 27 de junio.

Los recurrentes aseguran que "los pliegos que han de regir ese contrato y el propio procedimiento de licitación no se ajustan a derecho", para lo que pide que se proceda a su anulación.

Desde el Ayuntamiento, en su contra, señalan que "no quedando acreditada la capacidad de la asociación ni su interés directo, actual o potencial, en participar en el procedimiento de licitación de que se trata, no procede reconocerle legitimación para recurrir a este cauce".

Sobre las alegaciones, el jefe de Limpieza concluye "que no pueden admitirse, desde un punto de vista técnico, ninguna de las objeciones planteadas en el recurso". Respecto a la solicitud de que se acuerde la suspensión cautelar del procedimiento, el bipartito añade que "dicha medida causaría retrasos de imposible recuperación para implantar servicios de obligada y prestación en materia de recogida de residuos municipales y, por otra parte, en lo que afecta a los servicios de limpieza retrasaría igualmente la puesta en marcha de un servicio que es necesario actualizar para dar respuesta a las nuevas y mayores necesidades del municipio habida cuenta de que el contrato actual ha quedado desfasado después de haberse cumplido ya el plazo previsto inicialmente y se encuentra en periodo de prórroga”. El servicio se presta desde el pasado verano gracias a la prórroga del contrato pactada entre la concesionaria, UTE Alicante, y el Ayuntamiento, pese a la promesa electoral de no ampliar la concesión.

A principios de mayo, la Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Alicante aprobó a principios de mes la licitación del nuevo "contrato del siglo", el relativo a la limpieza viaria y recogida de residuos, con un presupuesto base de 347 millones de euros y una duración de ocho años, sin prórrogas. Es decir, el Ayuntamiento de Alicante prevé gastar un máximo de 43,5 millones de euros al año en un contrato que actualmente incluye el tratamiento de residuos pero no recoge la recogida de orgánica, según el concejal de Limpieza, Manuel Villar.

El próximo contrato supondrá, según el edil, un incremento de aproximadamente un 25% del gasto respecto a los mismos servicios incluidos en el actual contrato, en manos de UTE Alicante, formada por FCC, Ferrovial y Cívica, de Enrique Ortiz. El concejal Villar resaltó que con esta licitación se impulsa la renovación de la "mayor contrata" municipal. “La ciudad ha crecido en población y en nuevas zonas urbanizadas, tenemos seguir mejorando la limpieza de nuestros barrios y pedanías, mantener unas playas cuidadas y con un alto estándar de calidad y cuidar los espacios turísticos de relevancia como la isla de Tabarca, que van a exigir mayores esfuerzos, dotaciones y modernización en esa transición hacia una ciudad más sostenible y habitable que nos marcan los objetivos de la Agenda Urbana Alicante 2030”, subrayó Villar.

En cuanto a la recogida de residuos, el Ayuntamiento asegura que el nuevo contrato se ajustará a lo previsto en el Plan Local de Residuos de Alicante y estará orientado a sensibilizar y fomentar la recogida selectiva y reducir la producción de residuos de rechazo. También contempla fomentar la recogida ‘puerta a puerta’ para cartón en zonas comerciales, en los mercadillos, los residuos voluminosos como los enseres y, de forma particular, con sistemas de cooperación a través del canal Horeca para los envases de la hostelería con Ecoembes o el vidrio con Ecovidrio, entre otras alternativas o pruebas piloto que puedan desarrollarse. La Colla Ecologista d'Alacant no comparte esa opinión. Así que será el Tribunal Administrativo Central de Recursos Contractuales quien decida qué parte tiene razón.

Compartir el artículo

stats