Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La presión del bipartito desplaza a los sintecho al Tossal tras la aprobación de la ordenanza contra la mendicidad

Las tiendas de campaña y los colchones de personas sin hogar se amontonan en el entorno del monte alicantino después de que el gobierno local vallara solares y desmantelara otras zonas de la ciudad

Tiendas de campaña y colchones, en el entorno del monte Tossal AXEL ALVAREZ

Multitud de tiendas de campaña, colchones y otras dependencias de personas sin hogar se amontonan en el entorno del Tossal. La presencia de sintecho en la zona ha aumentado en las últimas semanas, según confirman vecinos del entorno y habituales del Tossal, a donde acuden ciudadanos a realizar deporte o pasear con el perro.

Este incremento de personas vulnerables en el Tossal es una consecuencia, según confirman voluntarios que trabajan con los sintecho en la ciudad, de la presión ejercida por el bipartito de Alicante tras la aprobación de la ordenanza contra la mendicidad y la prostitución, que lleva en vigor desde finales de marzo tras aprobarse en febrero en Pleno con los votos a favor de PP, Ciudadanos y Vox.

El desplazamiento de sintecho a las faldas del Tossal, sobre todo a la zona comprendida entre el Rico Pérez y las pistas de patinaje, se ha producido después de que el gobierno municipal decidiera vallar solares próximos al albergue municipal, donde pasaban las noches personas sin hogar. Voluntarios de entidades sociales también explican que se han desmantelado otras zonas donde dormían sintecho, que reconocen vivir con una mayor incertidumbre desde que se dio luz verde a la norma municipal, rechazada por colectivos sociales e, incluso, por el propio obispo de la Diócesis Orihuela Alicante, José Ignacio Munilla.

Hace un mes, se conocieron las primeras sanciones contra personas sin recursos. El Ayuntamiento no ha dado ningún tipo de dato oficial sobre las actas levantadas, aunque hace semanas aseguró que facilitaría los datos en una comparecencia pública.

Otro detalle del entorno del Tossal AXEL ALVAREZ

La norma, que incluye multas de hasta 750 euros por dormir o acampar en la calle, se encuentra actualmente recurrida por Unidas Podemos ante el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJCV). Recientemente, el TSJ rechazó la suspensión cautelar solicitada.

Ahora se está a la espera de que el alto tribunal se pronuncie sobre el fondo de la ordenanza, que entre sus artículos más polémicos figuran las multas de hasta 500 euros por el ofrecimiento de servicios o productos, siempre que no hayan sido demandados por el usuario, como tarot, videncia, masajes, tatuajes, espectáculos circenses o de malabarismos, indicaciones de aparcamiento, ordenación y vigilancia de vehículos, limpieza de parabrisas, pañuelos, mecheros o similares, en espacios públicos y a personas que se encuentren en el interior de vehículos privados o públicos, a cambio de una cantidad de dinero o donativo. También se pueden multar las indicaciones de aparcamiento, ordenación y vigilancia de vehículos, limpieza de parabrisas.

Además, se puede sancionar con hasta 750 euros por dormir o acampar en la calle. En concreto, según la redacción de la ordenanza aprobada, está castigado "acampar en las vías y los espacios públicos, acción que incluye la instalación estable en estos espacios públicos, sus elementos o mobiliario de tiendas de campaña, tenderetes, colchones, vehículos, autocaravanas o caravanas, salvo autorizaciones para lugares concretos, y tampoco estará permitido dormir de día o de noche en estos espacios".

Con hasta 3.000 euros está castigado realizar "conductas que, bajo apariencia de mendicidad o de manera organizada, representen actitudes coactivas o de acoso, u obstaculicen e impidan de manera intencionada el libre tránsito de la ciudadanía por los espacios públicos, cuando se ejerzan directa o indirectamente con acompañamiento de menores o de personas con diversidad funcional".

En este contexto, con la ordenanza en vigor hace dos meses, el bipartito de Alicante lleva días facilitando datos incluidos supuestamente en un informe elaborado por la Concejalía de Acción Social, que dirige Julia Llopis. Según ese documento, el 61% de las personas sin hogar que han seguido los itinerarios de larga estancia de la concejalía "han cumplido los objetivos y han conseguido salir de la calle".

El Centro de Acogida e Inserción de Personas sin Hogar (CAI) cuenta con tres tipologías de estancia, corta, media y larga. En corta estancia, que supone la atención residencial durante quince días, ha acogido a un total de 391 personas, según apuntan. En media estancia, que se subdivide en ayuda “puente” de apoyo al trabajo del centro social correspondiente con alojamiento y en urgencia social de atención inmediata, el CAI ha atendido a 96 personas. Y en larga estancia, que incluye itinerarios de inclusión a los más vulnerables, itinerarios de inserción sociolaboral y apoyo en viviendas unipersonales, ha atendido a 87 personas.

Del total, el 61% de esas personas sintecho que ha finalizado itinerarios de larga estancia ha conseguido salir de la calle "gracias a que ha accedido a una alternativa habitacional estable, a la Renta Valenciana de Inclusión o a un empleo". De ellas el 79% son hombres y el 21% mujeres.

El CAI dispone de 62 plazas con un promedio de ocupación del 96% y a lo largo de 2021 ha atendido a un total de 1.089 personas en alguno de sus programas o servicios, prácticamente la mitad en programas residenciales. Pese a esas cifras de ocupación, el gobierno municipal rechazó recientemente la propuesta inicial de la Generalitat para construir un nuevo albergue municipal en Alicante.

Por otro lado, el Ayuntamiento también asegura que el 30% de los habitantes de la Zona Norte reciben apoyo de los servicios sociales municipales y algo más de la mitad de los recursos destinados corresponden a ayudas económicas (52,2%), según se desprende del citado informe elaborado por Acción Social. Los dos barrios con mayor número de personas atendidas por los equipos sociales son Virgen del Remedio (2.288 personas) y Carolinas Altas (2.233), aunque en términos relativos son Virgen del Carmen, 400 Viviendas y Juan XXIII los barrios en los que mayor proporción de habitantes recurren a los Servicios Sociales con el 33,4, el 29,87, y el 17,4% respectivamente.

Las zonas con menos personas atendidas son Divina Pastora (96 personas), Raval Roig-Virgen del Socorro (112) y El Palmeral-Urbanova-Tabarca (171), si bien en términos relativos son el Cabo de las Huertas, Playa San Juan y Garbinet las zonas en las que menor proporción de sus habitantes necesitan de los recursos de Acción Social con un 2,93, 3,42 y 4,33% de su población atendida respectivamente, siempre según los datos de Acción Social.

La concejalía también ha señalado esta semana que uno de cada diez alicantinos recibieron ayudas sociales del Ayuntamiento de Alicante durante 2021, el segundo año tras el estallido de la pandemia de covid. El área de Acción Social dice haber atendido en 2021 a un total de 32.779 personas, con 88.900 recursos aplicados, que beneficiaron a un total de 51.676 alicantinos, según datos publicados por el Ayuntamiento. Los recursos que ofrece Acción Social se han distribuido en 2021 en información o tramitación (37,4%), convivencia (13,4%), alojamiento alternativo (3,3%), inserción (4%) y ayudas económicas (41,8%). Cabe destacar que la tasa de éxito en las ayudas de inserción laboral que se sitúan en el 71%, según el Ayuntamiento.

Compartir el artículo

stats