Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Alicante en 2022: una ciudad más abierta al peatón, sin cambios urbanísticos ni plan turístico y que vive de espaldas a los más vulnerables

Expertos en urbanismo, servicios sociales, movilidad, turismo y sostenibilidad analizan la capital alicantina tres años después de la última cita electoral, que propició el gobierno compartido entre PP y Ciudadanos - En un año, nuevo paso por las urnas

Imagen aérea de una de las zonas de expansión de la cuidad de Alicante ALEX DOMINGUEZ

Un 26 de mayo de hace tres años, los alicantinos estaban llamados a las urnas para elegir a sus representantes en el Ayuntamiento. De esa cita electoral, que se produjo apenas un año después de que el popular Luis Barcala accediera a la Alcaldía tras la dimisión del socialista Gabriel Echávarri, salió un ejecutivo bicolor: con el PP y Ciudadanos como socios de gobierno. Sin mayoría absoluta, pero con el respaldo de Vox en asuntos de calado como los presupuestos, el bipartito liderado por Barcala ha llegado a una fecha clave, el último año de mandato. El 28 de mayo de 2023 habrá nueva cita con las urnas. ¿Qué se ha hecho en este tiempo en la ciudad y, sobre todo, qué queda por hacer? Expertos en asuntos clave como el turismo, los servicios sociales, el urbanismo, la sostenibilidad y la movilidad hacen un balance con mirada de futuro.

Las entidades sociales hemos tenido la inmediatez que no ofrecen las administraciones, como el Ayuntamiento

Javier Ruvira - El secretario general de Cáritas

decoration

Estos tres años desde la última cita electoral han estado marcados por la pandemia de coronavirus, que irrumpió cuando el bipartito aún avanzaba por su primer año de vida. Ni cuarenta semanas pasaron desde que el gobierno local tomó posesión, a mediados de junio, hasta que el Gobierno central decretó el confinamiento domiciliario para intentar contener la propagación de un virus que lo cambió todo. Sobre todo, la vida de las personas más vulnerables. El secretario general de Cáritas, Javier Ruvira, advierte del aumento de la pobreza, que ya afecta incluso a personas con trabajo. Una situación, según lamenta, que no ha tenido una respuesta municipal a la altura. "Las entidades sociales hemos tenido la inmediatez que no ofrecen las administraciones, como el Ayuntamiento. Comprobamos a diario la lentitud. Y no sólo hace falta personal, sino una mejor organización", apunta Ruvira, quien por otro lado critica la aprobación de la ordenanza contra la mendicidad y la prostitución, que entró en vigor hace dos meses: "Sólo sirve para que las personas sin recursos se sientan más inseguras, con mayor incertidumbre y desconcierto. Suman problemas a los que ya tenían. Nadie ve la norma como una oportunidad para salir de la calle".

Una mujer pide ayuda en la Explanada AXEL ALVAREZ

Muy crítico con la ordenanza, que han censurado entidades sociales y hasta el propio obispo, se muestra también Carlos Gómez Gil, sociólogo y profesor de la Universidad de Alicante, quien señala que "esta ordenanza es el mejor ejemplo del colapso moral en materia de política social de este gobierno y un gigantesco fracaso político, social, ciudadano y de abordaje contra la pobreza". El experto subraya que no se puede hablar "de una brecha estricta entre el norte y el sur de la ciudad de Alicante porque, como consecuencia de no haber desplegado políticas efectivas de cohesión social, la pobreza se ha extendido mucho más allá de la Zona Norte, estando muy presente en otros muchos barrios céntricos y tradicionales". Para el profesor universitario, "Alicante atraviesa una de las etapas más oscuras en sus servicios sociales municipales".

Otro asunto clave en la ciudad, que ha vuelto al debate después de tres años sin novedades, es el urbanismo. Desde el sector privado, el secretario general de de la Asociación de Promotores Inmobiliarios de Alicante (Provia), Jesualdo Ros, pone un "aprobado raspado" al bipartito de Alicante. Admite que las licencias urbanísticas se han agilizado, aunque aún hay permisos que se demoran aún demasiado. "Estamos avanzando, pero aún hay margen de mejora, aunque hay cuestiones que escapan del Ayuntamiento. Se siguen pidiendo muchos informes para los trámites urbanísticos, debería apostarse más por el silencio positivo y las declaraciones responsables", explica Ros, quien, respecto a la revisión del PGOU, alerta de que "el suelo empieza a escasear", aunque señala que el Plan General es más que eso: "Es una necesidad para el crecimiento de la ciudad, para generar riqueza, empleo... Y también para generar vivienda social".

Durante la campaña electoral, todos los alcaldables, incluido Barcala, prometieron agilizar la revisión del Plan General de Ordenación Urbana. Tres años después, acaban de iniciarse los primeros trámites para el nuevo documento con la licitación de informes externos, que ya se dice desde el gobierno local que no estará listo, como mínimo, hasta 2027. El catedrático de Urbanística José Ramón Navarro sostiene que el bipartito de Alicante "no considera que el PGOU sea una herramienta estratégica para transformar la ciudad". Su modelo, añade, son la "suma de acciones puntuales" ante la falta de una "hoja de ruta" y de una "necesaria coordinación entre concejalías". Navarro Vera subraya que "el PGOU no arregla todos los problemas de la ciudad, pero hay cuestiones que exigen esa visión general", en alusión a retos como qué hacer con Rabasa y la Torre de las Huertas. "Me preocupan los accesos ferroviarios del acceso sur y el impacto del turismo en la ciudad, porque el centro se está convirtiendo en un gueto", dice. También es un documento estratégico en la "lucha contra el cambio climático".

Debe garantizarse un desarrollo equilibrado del turismo con la calidad de vida de los residentes que evite problemas de turistificación

Josep Ivars - Profesor del departamento de Análisis Geográfico de la UA

decoration

Respecto al turismo, un sector clave en la económica de la capital alicantina, el profesor Josep Ivars subraya como determinante que se trabaje en la "desestacionalización". Entre las debilidades también destaca el "déficit de infraestructura hotelera, sobre todo de gama alta, y la eclosión de los apartamentos turísticos" que, en cifras oficiales, han pasado de menos de 3.000 plazas a unas 18.000 en el último decenio. "Son dinámicas urbanas relativamente nuevas que requieren una política integral que comprende movilidad, regulación de actividades, urbanismo... Debe garantizarse un desarrollo equilibrado del turismo con la calidad de vida de los residentes que evite problemas de turistificación", agrega el profesor, quien, reconociendo que no existen "recetas universales", propone fijarse en las políticas implantadas por ciudades con similitudes como València o Málaga. Sobre el anunciado proyecto de construcción de un Palacio de Congresos, Ivars pone el foco en el "impacto de la crisis de la covid en la virtualización de actividades congresuales".  

Casetas de playa Alex Dominguez

Desde el sector, la presidenta de la Asociación Provincial de Hoteles, Victoria Puche, también pide esfuerzos para "desestacionalizar" el turismo, con apuestas culturales y profesionales. También advierte de la necesidad de más hoteles y de ejercer "mano dura" contra el alojamiento ilegal en la ciudad. "Se han hecho cosas, pero hay mucho margen de mejora. Falta un plan para saber adónde queremos ir porque no existe una visión estratégica", según defiende Puche, quien también pide cambios profundos en el Patronato municipal de Turismo.

En los últimos años se aprecia un esfuerzo por revertir poco a poco la situación" con la ampliación del espacio para el peatón

Armando Ortuño - Ingeniero de Caminos, Canales y Puertos

decoration

Respecto a la movilidad, el profesor Armando Ortuño, ingeniero de Caminos, Canales y Puertos, apunta que "la ciudad y el área metropolitana de Alicante tienen un amplio margen de mejora para reducir la dependencia del vehículo privado", aunque resalta que "en los últimos años se aprecia un esfuerzo por revertir poco a poco la situación" con la ampliación del espacio para el peatón. Reclama, por otro lado, "carriles exclusivos de transporte público", que considera clave porque "el tiempo de recorrido en un trayecto se demuestra como la principal variable para la captación de viajeros en transporte público". Sobre los patinetes, Ortuño considera que "pueden resolver una parte significativa de los problemas de movilidad de pasajeros en la ciudad".

En una línea similar, desde la Plataforma Comarcal por la Movilidad Sostenible ven positivo que el Ayuntamiento "haya empezado a pensar en el peatón, con un discurso más asentado", aunque lamentan la nula apuesta municipal por la bicicleta y la falta de "ambición" con la renovación del contrato del autobús urbano. "Hay demasiado continuismo, y eso sin hablar del fiasco de la conexión con Urbanova, un proyecto del que nada se sabe pese a todos los anuncios", agrega Iñaki Malluguiza, quien critica la falta de trabajo conjunto entre las entidades y el Ayuntamiento.

Alicante, según los expertos, no está hecha para las bicicletas RAFA ARJONES

En la apuesta a favor del peatón también se sitúa Jorge Olcina, catedrático de Análisis Geográfico Regional: "Las ciudades se tienen que hacer más amables para el ciudadano. Tienen que pensar menos en el coche y más en el peatón. La subida de temperatura y en general la pérdida de confort térmico en una ciudad se puede atenuar con más zonas verdes". Olcina da tres claves para que Alicante se convierta en una ciudad con personalidad propia en el litoral mediterráneo: "Ser una ciudad inteligente, adaptada al cambio climático y sostenible y saludable".

En ese anhelo de una ciudad más verde y sostenible, desde la Colla de Ecologistas en Acción hacen un balance "negativo" de estos tres años desde las últimas elecciones municipales tanto en la gestión de residuos como en la limpieza viaria. "No se ha implantado la recogida selectiva de los biorresiduos y la apuesta por la contenerización no va a suponer un avance en la recogida selectiva", asegura Carlos Arribas, quien añade que "la limpieza sigue siendo una asignatura a aprobar", lamentando además que la "ordenanza de limpieza no se cumple". El contrato, como el relativo al transporte, está en renovación. 

Compartir el artículo

stats