Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El turismo confía en tener un buen verano pero tiene el 40% de las plazas sin vender

La etapa pospandemia viene marcada porque las reservas entran con una semana de antelación cuando en 2019 se tenía ya todo vendido / Los turistas son más pobres por la inflación, y los costes han subido un 25% por lo que habrá beneficios pero estos serán la mitad que antes del covid

Dos turistas británica caminan equipaje en mano por el paseo de la playa de Levante de Benidorm David Revenga

 El sector turístico de la Costa Blanca prevé culminar el inicio de la recuperación tras los dos años durísimos de la pandemia con un buen verano pero advierte, a punto de arrancar junio, de que todavía hay un 40% de las plazas sin vender, porcentaje que hasta el covid era impensable, ya que los turistas reservaban casi con un año de antelación.

La patronal confía en que al final se llenarán las plazas, pero todo ha cambiado desde 2020: las familias están más empobrecidas tras dos años de crisis pandémica, los costes han aumentado un 25% debido a la imparable inflación, agravada por la guerra en Ucrania, y aunque las vacaciones son sagradas los turistas cuidan mucho más el presupuesto, y la decisión de viajar se toma hoy hasta solo con una semana de antelación. Con todo los señales no son malas.

Por ejemplo, según una encuesta que recogía Hostertur esta semana, el 93% de los españoles piensan coger vacaciones, un 11% declararon que su elección es la Comunidad Valenciana y casi la mitad pone el precio como primer condicionante para apostar por un destino determinado. Las previsiones son buenas. El propio presidente del Consell, Ximo Puig, ha avanzado esta semana tras una visita de trabajo a Lisboa, que el turismo portugués, clave en destinos como Benidorm, crecerá este año un 10% por encima de las cifras de 2019 y acaba de recuperarse, en este sentido, la conexión aérea con Lisboa.

Los empresarios, los que se juegan la temporada, se muestran más cautos aunque, por ejemplo, este fin de semana resultaba complicado encontrar hotel en la ciudad de Alicante y las pocas habitaciones que quedaban se cotizaban por encima de los cien euros la habitación doble en hoteles de tres estrellas.

El aeropuerto de Alicante-Elche operará 29.960 vuelos en julio, agosto y septiembre (5 millones de turistas), un 96% de los que tenía programados los mismos de tres meses de 2019. Se ha recuperado, por lo tanto, casi al 100% la operatividad, pero otro dato a tener en cuenta es que crece el número de visitantes que opta por el apartamento de alquiler o la casa de amigos, lo que afecta al gasto total. Un dato: las familias inglesas son este año 2.400 euros más pobres que el año pasado.

Con todo, se espera que, en líneas generales, haya beneficios, un 50% menos que en 2019 pero beneficios. La anécdota: Por primera vez la Costa Blanca recibe turistas de la Islas Feroe, un diminuto país de 50.000 habitantes dentro de Dinamarca: pescadores y sus familias. Vuelos charter que han arrancado este mayo y que volverán en septiembre y octubre.

Ambiente en las terrazas de Benidorm, la ciudad que ha recuperado esplendor este primavera David Revenga

¿Euforia turística en la Costa Blanca?. El escenario no pinta mal finalizando mayo, y con todo un mes de junio por delante, antes de que llegue la temporada alta del sector. No obstante, en el periodo que va de julio a final de septiembre los hoteles (100.000 plazas), solo tienen el 60% contratado, por lo que resta un 40% por vender, algo que no se espera se confirme hasta una semana o diez días antes de que el turista entre por la puerta del establecimiento.

Después de haber mantenido los mismos precios que en 2019, pero en un entorno de inflación desatada y en el que los costes de producción han subido un 25% -luz, petróleo y alimentos- se complican las balanzas de resultados de las empresas hoteleras y hosteleras. La primavera está yendo medianamente bien, pero siempre en un escenario de incertidumbre.

"Los tiempos en que un año antes teníamos las habitaciones reservadas, como sucedía hace tres años, son historia y, de momento, no van a volver. La gente es un 15% más pobre o, mejor dicho, tiene menos presupuesto para todo, y así va a seguir. Una cosa es que veamos muchos turistas y otra bien diferente el nivel de gasto”, subraya José María Caballé, presidente de la benidormí Servigroup, diez mil plazas en toda la franja mediterránea, el 75% en la Costa Blanca, de Benidorm a la costa de Orihuela.

Impresiones que comparte el resto de la patronal, a pesar de que la salud del aeropuerto vuelva a ser de hierro. En julio, agosto y septiembre hay programados 29.960 vuelos (5,3 millones de pasajeros), un 96% de los del mismo periodo en 2019 (31.670), pero con la salvedad de que muchos de estos pasajeros pernoctan en viviendas de alquiler, de amigos o sus propios domicilios, lo que reduce el gasto total en el destino.

"Los tiempos en que un año antes teníamos todas las habitaciones reservadas son historia, no van a volver y debemos adaptarnos"

Jose María Caballé - Hotelero. Presidente de Servigroup

decoration

El descontrol del precio de la energía y de las materias primas ha disparado los precios y provoca una importante pérdida del poder adquisitivo, por ejemplo, de los británicos que, en consecuencia, reducen sus presupuestos. El 70% de los ingleses tienen decidido suprimir el dinero que gastaban comiendo en restaurantes, mientras que un 60% asegura que reducirá su gasto en ropa. Sin embargo, menos de la mitad admite que reducirá el gasto en viajes y vacaciones, lo que indica que cancelar viajes ya retrasados por el covid ha quedado fuera de toda duda. La principal preocupación del turista británico es económica, llegar a final de mes.

Según un cálculo elaborado por el diario ‘The Mirror’, las familias británicas son una media de unos 2.400 euros más pobres este año por la subida de los precios, la mayor caída de calidad de vida desde mediados del siglo XX. El hecho de que destinos como Benidorm continúen entre los lugares del mundo con mejor relación calidad/precio y este se a muyy competitivo lo vuelven a relanzar como un lugar refugio para las vacaciones, en medio la tempestad económica.

La playa del Postiguet ya tiene bañistas al haberse adelantado el calor del verano Áxel Álvarez

Nuria Montes, secretaria general de Hosbec, espera un buen verano pero advierte que este año todo está muy condicionado. “En primer lugar hay que ver de donde venimos. De un escenario marcado por dos años casi en blanco, porque nuestra comparación deber ser con la de 2019, no con la de 2021 y, ahora mismo, en líneas generales el volumen de negocio en el primer semestre del año está un 10% por debajo del de 2019 y falta el segundo semestre, que es el más importante”.

Además, Montes constata que las reservas entran pero a última ahora. “Todos nos hemos empobrecido en este primer semestre del año marcado, además, ahora por la guerra. Los precios se han disparado y afectan sobre todo a la clase media española y del resto de Europa, que son nuestros principales clientes”. Y por último, otro factor que influye es “la gran competencia de destinos de sol y playa como Turquía o Bulgaria, con ofertas tremendas y unos costes mucho menores que los nuestros”.

"Venimos de dos años prácticamente en blanco y las ofertas de destinos como Turquía y Bulgaria son tremendas"

Nuria Montes - Secretaria General de Hosbec

decoration

Con todo, el sector no quiere perder el optimismo. Para José Mancebo, director del Patronato Provincial de Turismo, las perspectivas de cara a la temporada alta son "buenas". El Patronato espera temporada muy parecida a la prepandemia, pero si tuviera que destacar alguna tendencia, Mancebo apunta dos cuestiones importantes para destinos como la Costa Blanca: la recuperación del internacional y la diversificación de mercados. "Crecen los asientos ofertados desde mercados como Noruega, Bélgica, Suiza e Italia que van ocupando cada vez una mayor cuota de mercado, mientras apuntalamos nacionalidades clásicas como Reino Unido, Noruega, Países Bajos, Bélgica y Francia. Esperamos también un buen comportamiento del turista nacional, como venía sucediendo”, subraya José Mancebo.

"La diversificación turística y el turismo internacional van a ser clave para consolidar nuestra recuperación"

Jose Mancebo - Director del Patronato Provincial de Turismo

decoration

Según los datos que maneja el Patronato Provincial de Turismo, las búsquedas recientes para viajar a la Costa Blanca han aumentado en torno al 70% con respecto 2021 (más de medio millón de búsquedas). “Las sensaciones, por tanto, son buenas, pero no podemos ser autocomplacientes y debemos ir más allá de la coyuntura. Una temporada normal, que ya es decir, después de dos años muy malos, nos exige preparar y ayudar a la oferta para que el servicio se prepare al máximo ante ese fuerte repunte de la demanda. De confirmarse esta tendencia, debemos ir pensando ya la estrategia óptima para después del verano, especialmente por las cuestiones que afectan a la economía desde el punto de vista estructural”.

"Las condiciones son las idóneas para la tormenta perfecta. Los extranjeros han vuelto y los españoles van a viajar menos fuera, pero hay que ser cautos"

César Anca - Presidente Asociación de Restaurantes de Alicante

decoration

César Anca, presidente de la Asociación de Restaurantes de Alicante mantiene también la cautela pero, no obstante, piensa que "las condiciones son para que tengamos una tormenta perfecta. Por un lado, la recuperación de los clientes extranjeros es un hecho. Han vuelto y lo estamos notando, sobre todo por las noches, y, por otro lado, todos confiamos en que vayamos a tener un verano completo también con los españoles porque no van viajar tanto al extranjero. No ya por el miedo sino por las trabas que se pueden encontrar derivadas aún de la pandemia. Todo apunta bien pero también íbamos a tener las mejores Navidades de la historia y llegó una nueva ola de covid".

Anca también comparte el sentir general de que todos somos un poco más pobres por la subida de los precios. "Los costes han subido y no voy a ocultar que también hemos tenido que subir precios. A ello se junta que los clientes manejan menos presupuesto pero, bueno, quiero ser optimista y esperemos a final de verano hablemos de la tormenta perfecta para bien".

Compartir el artículo

stats