Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Educación lanza un plan de formación exclusivo para que los 78.000 profesores cambien el modelo de enseñanza

La conselleria pone en marcha sesiones en junio y julio que seguirán abiertas todo el curso. Cada colegio tiene que reorganizar las asignaturas en un margen de horarios mínimos y máximos para trabajar con los alumnos por proyectos

Los centros van a ir cambiando la disposición de los espacios para adaptar el modo de enseñar. Sergio Ferrández

La enseñanza va a dar un vuelco importante a partir del curso que viene en los cursos impares, primero, tercero y quinto de Primaria, donde se empezará a aplicar la nueva ley educativa que implica erradicar las notas numéricas y cambiarlas por una evaluación trimestral en competencias, así como trabajar y aprender por proyectos con una dedicación más personalizada a cada alumno.

Para que este importante cambio metodológico no caiga en saco roto, la Conselleria de Educación se ha propuesto "acompañar" a los profesores que tienen que ponerlo en marcha, y de entrada lanzará los próximos meses de junio y julio un exclusivo plan de formación dirigido a los 78.000 profesores de centros tanto públicos como concertados, para hacer efectivo el cambio de modelo educativo en las aulas a partir de septiembre.

Libertad

Los centros tienen libertad para organizar la enseñanza por proyectos e incluir la innovación educativa que consideren, porque las asignaturas dejan de ser estancas, su enseñanza se contempla en horquillas horarias de mínimos y máximos en función de los proyectos interdisciplinares que escoja cada colegio.

Los asesores docentes, ya formados en estas nuevas lides en los 24 centros de formación del profesorado que hay distribuidos por toda la Comunidad (Cefires), son los encargados de dirigir la formación del resto del profesorado a partir de cursos semipresenciales, tanto online como con asistencia efectiva en los 1.800 colegios e institutos de la Comunidad.

Maestros y profesores van a recibir la pautas necesarias para dejar atrás las clases teóricas y magistrales y aprender a “generar situaciones de aprendizaje”, que tienen a su vez que incluir los conocimientos de cada una de las etapas educativas del alumno a partir de diseñar una especie de perfil personalizado de cada uno de ellos.

Esta nueva forma de trabajar sitúa en el centro de la enseñanza tanto al alumno como al tutor, que cobra un mayor peso además de que pasará más tiempo con los estudiantes y deberá coordinarse con el resto de especialistas en este nuevo método de enseñanza a partir de trabajos y proyectos conjuntos.

Pegas

Las preocupaciones del profesorado ante este sustancial vuelco en la enseñanza coinciden mayoritariamente en lamentar que se mantenga la enseñanza de Religión como oferta obligatoria en un país laico, a lo que desde Educación contestan que, pese a su postura sobre que “cualquier religión debe quedar fuera del horario escolar”, se ven “obligados a ofertarla porque lo exige la Constitución, los acuerdos con la Santa Sede y la Lomloe”, la nueva ley educativa que las autonomías pueden desarrollar, pero no modificar.

Estamos obligados a ofertar Religión porque lo exige la Constitución, los acuerdos con la Santa Sede y la Lomloe

Conselleria de Educación

decoration

También son generalizadas las quejas docentes ante el exceso de burocracia, de la que ya venían quejándose y que, a raíz del nuevos currículo que obliga trabajar por objetivos, se multiplican todavía más. “Los documentos no se pueden eliminar pero desde la conselleria los hemos hecho lo más sencillo posible y seguimos trabajando en agilizar el resto de cuestiones burocráticas del día a día”, afirman a preguntas de este diario.

La propia consellera, Raquel Tamarit, destacó ante Las Cortes entre las cuestiones a poner en práctica el curso próximo desde el primer día de clase, un nuevo decreto que reduzca la burocracia docente sustituyendo al anterior que data del año 92.

La premura de tiempo para poner en marcha el nuevo currículo, a dos meses de que los profesores dejen las aulas y a tres de que comience el nuevo curso, concita asimismo las críticas de los representantes sindicales, porque la nueva forma de enseñar implica distintos soportes y contenidos de los libros de texto, y temen que se vea comprometido el programa gratuito del banco de libros o XarxaLlibres, prácticamente generalizado en la totalidad de los centros educativos.

El plazo para que los colegios publiquen el listado de nuevos libros acaba el 30 de junio, en un mes, pero Educación asegura que solo cambian los textos de los cursos impares, donde arranca la ley en septiembre, y que “las editoriales ya tienen los materiales listos y los están ofreciendo a los centros”.

Inglés y Música

Las pegas que también plantea el profesorado en términos de pérdida de alguna hora semanal en Inglés o en Música, al desaparecer como tal la materia de Comunicación Oral que incluyó esta Comunidad para aumentar la enseñanza de la lengua inglesa, o por la agrupación de Plástica y Música, también las descartan desde Educación.

Sopesan en la conselleria que “en las horas dedicadas a proyectos interdisciplinares se pueden trabajar también las competencias lingüísticas”, y que esto mismo se puede trasladar a la enseñanza de la Música.

La representante de los directores de Infantil y Primaria, Joaquina Barba, destaca por su parte la “muchísima libertad” que se da a los colegios para organizarse. "Reorganizar la enseñanza por proyectos aporta además mucha autoridad y poder de acción al tutor, y se recupera el valor de la evaluación por ciclo con una visión de conjunto”.

Reorganizar la enseñanza por proyectos aporta mucha autoridad y poder de acción al tutor

Joaquina Barba - Presidenta de los directores de Infantil y Primaria

decoration

Admite que al trabajar por proyectos también conjuntos “la distribución de horas por materias dependerá de cómo se estructura cada centro”.

A los representantes de los padres, que se ponga al alumno en el centro de la enseñanza les parece positivo, como señala Rubén Pacheco, por la confederación de padres Gonzalo Anaya, así como que se asegure que cada alumno adquirirá las competencias clave y que la educación afectivosexual se incluirá con carácter coeducativo en todas las etapas. “Los principios tanto generales como pedagógicos van en la línea de la educación que siempre hemos defendido”, subraya.

Poner al alumno en el centro de la enseñanza e incluir la educación afectivosexual es positivo

Rubén Pacheco - Presidente confederación de padres Gonzalo Anaya

decoration

Por parte de la condeferación Covapa, sin embargo, protestan de entrada por el escaso tiempo con que se les ha dado para conocer el nuevo currículo.

Desde la formaciones docentes también añaden que todos estos cambios deben ir acompañados de espacios físicos más acordes con este nuevo tipo de enseñanza, y reclaman a Educación tanto la mejora de instalaciones como la reducción de alumnos por aula para favorecer un aprendizaje más realista y adecuado a cada alumno. Así lo detalla la delegada por UGT Maica Martínez.

Desde Csif hacen hincapié, como desde uno de los sectores de padres, en la tardanza en presentar para el debate un currículo que se tiene que poner en marcha en septiembre; y en ANPE reclaman que se recupere la posibilidad de una segunda lengua extranjera, que desaparece en el nuevo contexto educativo para los últimos curso de Primaria.

En CC OO insisten en avanzar hacia una escuela laica, “cuestión que se debe abordar como inclusiva porque la multiculturalidad en las aulas es un hecho”, según defiende el delegado Rafael Martínez; y desde el STEPV alertan sobre la posibilidad de que enseñar por proyectos interdisciplinares “ponga en peligro que se vehicule la enseñanza en valenciano”, por lo que reclama su “protección”.

Retrasan un año el Bachillerato General

En las próximas semanas Educación tiene previsto abordar asimismo con los representantes docentes y de padres de alumnos el nuevo curriculo para Secundaria y Bachillerato, que igualmente se pondrá en marcha desde septiembre en los curso impares, primero y tercero de ESO, y primero de Bachillerato. No obstante en la conselleria admiten que les ha pillado el toro y ya han informado a las centrales sindicales de que el nuevo Bachillerato General, una nueva opción que la ley Lomloe añade a las tres existentes de Humanidades, Científico y Artístico, se aplaza un año. La directora general de Ordenación Académica ha indicado en concreto que hasta que no disponga de la decisión por parte de la Conselleria de Universidades sobre la correspondencia en la Selectividad con las asignaturas que pueda elegir el alumno del nuevo Bachillerato General, no se puede concretar el nuevo currículo. Esta era precisamente uno de los principales escollos que advirtió en su momento el representante de los directores de Secundaria, Toni González Picornell.

Compartir el artículo

stats