Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las Hogueras más caras para el bolsillo: los hoteles suben un 40% y los restaurantes un 10%

La elevada demanda en fiestas y los constantes aumentos de la electricidad y los alimentos disparan este año los precios

Comida en un racó de Hogueras, en una imagen tomada estos días Jose Navarro

Con el precio de la electricidad por las nubes, los combustibles intocables y la cesta de la compra que se encarece cada semana, las de 2022 están siendo las Hogueras más caras de los últimos años para los bolsillos de los ciudadanos. Precios por las nubes que no impedirán que este jueves y este viernes, los días grandes de las Hogueras de San Juan, la ciudad cuelgue el cartel de completo, con una ocupación hotelera cercana al 100% y con las reservas agotadas en bares y restaurantes del centro desde hace semanas.

En bares y restaurantes se nota esta subida de precios, que ronda de media un 10%. Por ejemplo, restaurantes en los que hace tan sólo unos meses se podía comer a carta por un precio de entre 25 y 30 euros, ahora el precio oscila entre los 30 y 35 euros. La carne y el marisco son dos de los productos que más han visto aumentar los precios. Comparando las cartas de los mismos restaurantes con unos meses de diferencia, se puede comprobar, por ejemplo, que la ración de almejas ha subido de 17,9 a 19,5 euros; que el mismo plato de cigalas que hace unos meses costaba 15,5 euros ahora se vende por 16,5 o que un chuletón de 45 días de maduración antes se vendía por 60 euros el kilo y ahora cuesta 69,5 euros. Otros productos también han subido. Por ejemplo, hay restaurantes en los que la ración de queso que antes valía 7,9 euros, ahora cuesta 9,5 euros.

Un trabajador de una barraca prepara la comida para servir en fiestas Jose Navarro

“A la hostelería nos han subido el precio de todos los productos, salvo del alcohol, que se mantiene más o menos estable, aunque sí está repercutiendo el precio del transporte”, explica César Anca, presidente de la Asociación de Restaurantes de Alicante (ARA). Anca pone ejemplos concretos: “El litro de aceite lo compramos a 4 euros y antes a 3,10 y la docena de huevos se ha subido a 1,8 euros frente al 1,2 de hace unas semanas”. En términos globales, el presidente de ARA afirma que la hostelería ha sufrido un incremento de precios que ronda el 20%. “Hemos tenido que aumentar los precios un 10% y el resto lo hemos asumido los empresarios porque sino nos quedamos fuera de mercado”. Pese a este aumento del precio por cubierto, bares y restaurantes están trabajando muy bien estas fiestas. Hace dos semanas que se agotaron las reservas para los días más fuertes, como el 22, el 23 y el 24.

En los hoteles, idéntica situación. La elevada demanda de este año, unida al aumento de los precios, ha disparado el precio de la habitaciones por término medio un 40% con respecto a antes de la pandemia, según cálculos de la Asociación Provincial de Hoteles y Alojamientos Turísticos de Alicante (APHA). “Como ocurre con los hogares, a los hoteles les ha subido todo, y no ha habido más remedio que encarecer los precios o de lo contrario es abrir para perder dinero”, señala Cristina Seguí, gerente de APHA.

Para los establecimientos hoteleros los incrementos de precios que más daño están haciendo son el de la comida, el gasóleo y la electricidad. “Aunque los precios han subido, el beneficio para los empresarios está siendo el mismo que antes de la escalada de precios”, añade Seguí. Tampoco en el caso de los hoteles este aumento de los precios ha repercutido en la ocupación. En la ciudad de Alicante es complicado encontrar una habitación libre para el 23 y 24 de junio, lo que supone un lleno absoluto de las 10.000 plazas hoteleras que tiene la ciudad. En los pocos establecimientos que tienen camas aún por vender, el precio de las habitaciones oscila entre los 140 y los 270 euros en el centro de la ciudad, según ha podido comprobar este diario a través de los portales de reservas en internet.

Lleno también el que se prevé en los apartamentos turísticos, que esta semana también alcanzarán el 100% de ocupación, según cálculos de Abatur, la Asociación de Bloques y Apartamentos Turísticos de Alicante. El tirón de las Hogueras ha hecho que los precios para un apartamento en el centro de la ciudad ronden los 150 o 200 euros y el perfil de clientes es el de familias y grupos de amigos, con una paulatina recuperación de turismo extranjero. En estos momentos la ciudad cuenta con 6.000 camas en este tipo de establecimientos.

Subida del IPC

La inflación cerró mayo definitivamente con una tasa anual del 8,7%, la misma anticipado por el Instituto Nacional de Estadística hace unos días, que significó un incremento con respecto a 8,3% del mes anterior.

El índice de precios de consumo (IPC) aumentó el 0,8% con respecto a abril con las subidas de los carburantes, a pesar del descuento de 20 céntimo por litro para todos los usuarios; y los alimentos y elementos esenciales de la cesta de la compra como el pan, los cereales, la leche, el queso, los huevos y la carne. También experimentó un fuerte aumento, el mayor desde agosto de 2001, el apartado de hoteles, cafés y restaurantes, según los datos del INE.

Los datos ratifican que el aumento de los precios es generalizado, ya que se confirma también que la inflación subyacente, la que excluye los elementos más volátiles como la energía y los alimentos no elaborados, escaló hasta el 4,9%, el nivel más elevado desde 1995. Eso se percibe perfectamente en el apartado de alimentos y bebidas no alcohólicas, con un incremento anual del 11% , un nivel que no se alcanzaba desde 1994.

Compartir el artículo

stats