Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vía libre a la licitación del "contrato del siglo" para recogida de la basura en Alicante

El Tribunal Admnistrativo Central de Recursos Contractuales inadmite el recurso de Ecologistas en Acción

Dos jóvenes pasan junto a un contenedor de recogida de plásticos en Alicante Manuel R. Sala

El Tribunal Administrativo Central de Recursos Contractuales del Ministerio de Hacienda ha inadmitido el recurso interpuesto el pasado 19 de mayo por la Colla Ecologista d`Alacant-Ecologistas en Acción, contra el anuncio y los pliegos del contrato de “Servicios de recogida y transporte de residuos municipales, limpieza viaria y aseo de otros espacios públicos en Alicante”, licitado por el Ayuntamiento. El tribunal levanta, por tanto, la suspensión cautelar de la licitación y, además, declara en su fallo que “no se aprecia la concurrencia de mala fe o temeridad en la interposición del recurso, por lo que no procede la imposición de una sanción”. Con esta decisión de Hacienda se cierra la vía administrativa y contra la misma cabe interponer recurso contencioso-administrativo ante el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana en un plazo de dos meses.

La licitación tiene un presupuesto de 347,6 millones de euros y una duración de ocho años. La Colla Ecologistas d`Alacant había pedido la nulidad al estimar que el pliego se había redactado con anterioridad a la aprobación del Plan Local de Residuos e incumplía varias determinaciones del plan.

La Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Alicante se había reunido por vía de urgencia el pasado 27 de mayo para pedir al Tribunal Administrativo Central de Recursos Contractuales (TACRC) la inadmisión del recurso especial en materia de contratación interpuesto por la Colla Ecologista d'Alacant contra los pliegos de condiciones del contrato de limpieza viaria y recogida de residuos.

El gobierno municipal defendía que la entidad ecologista no tiene "legitimación". El bipartito pedía también que, de no admitirse la falta de legitimación del recurrente, sea desestimado el recurso interpuesto, con fundamento en el informe emitido por el jefe del servicio de Limpieza y Gestión de Residuos. A efectos prácticos, el procedimiento de contratación sigue pues las empresas pueden presentar ofertas hasta el proximo lunes, que es el plazo establecido.

A principios de mayo, la Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Alicante aprobó la licitación del nuevo "contrato del siglo", el relativo a la limpieza viaria y recogida de residuos, con un presupuesto base de 347 millones de euros y una duración de ocho años, sin prórrogas. Es decir, el Ayuntamiento de Alicante prevé gastar un máximo de 43,5 millones de euros al año en un contrato que actualmente incluye el tratamiento de residuos pero no recoge la recogida de orgánica

El próximo contrato supondrá, según el Ayuntamiento, un incremento de aproximadamente un 25% del gasto respecto a los mismos servicios incluidos en el actual contrato, en manos de UTE Alicante, formada por FCC, Ferrovial y Cívica, de Enrique Ortiz.

El Partido Socialista de Alicante considera, por su parte, que el contrato de limpieza y recogida se plantea "viciado" por un plan de Inversiones de 32 millones de euros "que incluye conceptos sin aclarar y una deuda heredada de 6 millones. Este importe sobredimensionado condiciona el acceso de las empresas interesadas en concurrir al nuevo contrato de limpieza, que ven cómo se les exige una solvencia inaccesible e innecesaria que empobrece la contratación del servicio".

"El tiempo de amortización de este Plan de Inversiones es el único argumento esgrimido por el alcalde  Barcala para plantear otro contrato de 8 años y eludir el máximo de 5 años previsto en la Ley 9/2017, de 8 de noviembre, de Contratos del Sector Público", explican. 

El recurso especial en materia de contratación planteado por los socialistas se presentó ante el Tribunal Administrativo Central de Recursos Contractuales y se sumaba al ya inadmitido por Ecologistas en Acción, quienes observan también otros incumplimientos asociados esta vez a la normativa de residuos.

Ecologistas en Acción ya presentó alegaciones en diciembre de 2021 al proyecto del nuevo plan para la gestión de la basura en la ciudad de Alicante, que considera poco sostenible y operativo. Según la Colla d`Alacant, la apuesta por un único sistema de recogida de residuos, la contenerización, con la instalación de 4.279 nuevos contenedores, descartando el sistema más eficiente (puerta a puerta) en base a un "estudio económico sesgado", impedirá la consecución de los objetivos de reciclaje y de vertido máximo establecidos por la normativa autonómica y europea. El proyecto de Plan Local incurre, según los ecologistas, en múltiples errores y deficiencias, y por ese motivo solicitan su retirada y su no aprobación definitiva por el Pleno del Ayuntamiento.

En una alegación previa los ecologistas señalaban los graves errores en que incurre ese proyecto. Entre otros, la ausencia de un diagnóstico previo por las razones de los pobres resultados de las recogidas selectivas en comparación con la media autonómica y estatal, la ausencia de una caracterización de los flujos de residuos, la equivalencia entre recogida selectiva y reciclaje, y la apuesta por un único sistema de recogida selectiva para toda la ciudad, la contenerización, sin una zonificación previa, que estudie las características de cada barrio (tipología urbanística, densidad, proporción de segundas residencias y turismo, anchura de las calles, etc) y proponga un método de recogida selectiva óptimo para cada barrio.

"El proyecto incumple varios artículos de la normativa del Plan Integral de Residuos autonómico (PIRCV2019), pues no implanta un sistema de recogida que asegure el pago por generación con identificación del usuario para la fracción resto y para los biorresiduos. Únicamente se plantea ese sistema para el contenedor amarillo de envases ligeros, pero con la idea de aplicar incentivos a sus usuarios. La implantación del pago por generación de la fracción resto y la recogida selectiva por el sistema puerta a puerta son las claves para aumentar de forma espectacular las necesarias recogidas selectivas y el reciclaje", denunciaban los ecologistas.

El proyecto no cumpliría con los objetivos del PIRCV2019 de recogida selectiva de los biorresiduos para 2021 y 2022, del 30% y 50% respectivamente, sobre la totalidad de los biorresiduos generados en la ciudad. No contiene objetivos cuantitativos de prevención y reducción en la generación de residuos. Por el contrario, estima un crecimiento constante en esa generación, desde 194.335 toneladas en 2022 hasta 200.148 ton en 2042, así como un crecimiento demográfico de la ciudad contradictorio con las estimaciones del INE. El Plan no establece objetivos de reutilización, ni promueve la implantación de espacios de reparación y reutilización, especialmente de los residuos eléctricos y electrónicos o de mobiliario doméstico, donde los 4 Ecoparques que se promueven deberían jugar un papel importante..

Compartir el artículo

stats