Las hogueras con motivo de la noche de San Juan han vuelto este año tras la pandemia. Cientos de personas han retomado la costumbre de encender fogatas en las playas de la ciudad y cumplir con los rituales para quemar lo malo y atraer la buena suerte. Para garantizar la seguridad, este año el Ayuntamiento ha permitido encender fuegos, si bien ha vetado el acceso a las playas con alcohol, envases de vidrio o elementos metálicos. Como novedad, cuatro drones estuvieron vigilando que todas las celebraciones se desarrollaran con normalidad.

El dispositivo policial arrancó a las 20.15 horas con el desalojo de las playas. Un centenar de policías se desplegaron en los cinco arenales de la ciudad: Postiguet, Albufereta/Almadraba, Saladar/Urbanova, San Juan y Tabarca, y las calas del Cabo de la Huerta, y patrullaron a pie y con los quads durante toda la noche.

Las hogueras se pudieron realizar en lugares habilitados y acotados en las playas. La playa del Postiguet y San Juan, fue donde mayor control se hizo debido a la mayor afluencia de público. También se habilitó un servicio sanitario para dar respuesta a cualquier emergencia.

Al despliegue con motivo de la noche de San Juan seguirá el de la noche del 24 de junio, la Nit de la Cremà. Hace días que el Ayuntamiento empezó a trabajar en el entorno de Benacantil, con riegos preventivos para evitar posibles incendios con el lanzamiento de la Palmera que dará el pistoletazo de salida a la cremà de los monumentos. En total hay cuatro equipos de bomberos en el Benacantil y 25 operarios de jardines ya han estado regando el entorno del monte como misión preventiva para evitar cualquier conato de incendio.

Del 24 al 25 de junio Alicante celebrará la Nit de la Cremá organizando uno de los dispositivos más importantes del año, en el que los Bomberos son los que mayor protagonismo tienen ya que se encargan de quemar 180 monumentos. Un total de 625 efectivos del Servicio de Servicio de Prevención, Extinción de Incendios y Salvamento (SPEIS), Policía Local de Alicante y los voluntarios de Protección Civil, junto con operarios de jardines participan para que todos transcurra con normalidad y mucha seguridad. Los Bomberos han explicado que este año la principal novedad es que se refuerza el dispositivo con cuatro Drones que van a estar distribuidos por la ciudad, y velarán desde el aire por la seguridad y vigilancia de la cremá de los monumentos.