Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Puig acapara todos los focos en Hogueras

Los populares no pudieron contar con Feijóo y estuvieron acompañados por el vicesecretario de Organización Territorial, Miguel Tellado, y por el portavoz en el Senado, Javier Maroto. El socialista recibe un regalo del pueblo ucraniano en agradecimiento a la solidaridad de la Comunidad

El presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, se hace una fotografía entre los consellers Gabriela Bravo y Arcadi España Jose Navarro

«¿Ha venido Ximo Puig o no?». Este era el comentario, en tono irónico, que hacían buena parte de los políticos que estaban ayer en la zona acotada a las autoridades para presenciar la mascletà. La broma hacía referencia a que el gran protagonismo en la sexta jornada en Luceros se lo llevó el presidente de la Generalitat Valenciana. Los presentes hacían cola para cruzar unas palabras con él, ni que fuera un breve saludo, y los fotógrafos elevaban sus cámaras para captar la mejor instantánea, ya fuera un apretón de manos o un gesto que escenificara acercamiento o distanciamiento con los suyos o con los de otras formaciones políticas.

Los populares Javier Maroto, Luis Barcala, María José Catalá, Miguel Tellado y Carlos Mazón Jose Navarro

Desde el PP, sabedores de que Puig iba a vivir las últimas dos jornadas de Hogueras en el corazón de la fiesta, habían intentado contraprogramar su presencia con su mayor activo actual: Alberto Núñez Feijóo. Por cuestiones de agenda, el presidente del PP no pudo desplazarse a Alicante, por la que la alternativa popular al protagonismo que se iba a llevar Puig se personificó en la mano derecha de Feijóo en la cúpula popular, Miguel Tellado, vicesecretario de Organización Territorial, y en su portavoz en el Senado, Javier Maroto.

Antes de acudir a la mascletà, Puig quiso ver a la gran triunfadora en las fiestas de este año, la hoguera de Florida Portazgo. El barón socialista realizó la visita al barrio alicantino acompañado por la consellera de Innovación, Josefina Bueno, y la síndica del grupo socialista en las Cortes valencianas, Ana Barceló. Ambas, las dos políticas que más papeletas tienen para ser la candidata del PSOE a la Alcaldía de Alicante el próximo año, también estuvieron presentes. Como anécdota, Puig portaba corbata en esa visita, una prenda que no vistió en su presencia en Luceros, aconsejado por sus asesores.

Una vez en la fuente, uno de los momentos más emotivos se produjo cuando el jefe del Consell recibió un peluche de manos de la traductora que la Generalitat ha puesto a disposición de los refugiados ucranianos que han llegado en los últimos meses al territorio valenciano. El objeto, que Puig portó durante muchos minutos, era una muestra de agradecimiento de parte de la hija de la propia traductora por la cálida acogida que la Comunidad Valenciana ha ofrecido a las personas que están escapando del conflicto bélico en su país.

Consellers

En el numeroso séquito de personas que acompañó a Puig en todo momento se pudo ver a algunos de los pesos pesados del Gobierno autonómico, como la titular de Justicia, Gabriela Bravo, o el nuevo conseller de Hacienda, Arcadi España, quien se mostró muy próximo al presidente en todo momento, dejando patente que puede uno de los principales delfines que están llamados a sucederle en un futuro. En la medida de lo posible, el jefe del Consell intentó atender a todo el mundo. Por ello, antes de que comenzaran los disparos pirotécnicos, se acercó a los puestos de las radios que estos días están emitiendo desde Luceros. Entre esos puestos, se encuentra el de la Universidad Miguel Hernández (UMH) de Elche, a la que Puig también atendió. Especial morbo tenía esta parada, después de que desde la institución académica ilicitana se echara en cara al barón socialista que se haya aprobado el retorno de Medicina a la Universidad de Alicante (UA). De hecho, Puig estrechó la mano y cruzó unas cordiales palabras con el rector ilicitano, Juanjo Ruiz.

La comitiva del PP, encabezada un día más por el líder autonómico, Carlos Mazón, y el alcalde Luis Barcala, con Tellado y Maroto como principales bazas, entró más tarde. Populares y socialistas evitaron cruzarse prácticamente en todo momento, hasta que les tocó acceder a la zona acotada para seguir la mascletà, espacio en el que se produjo el inevitable saludo. En un día en el que las conversaciones dejaron de girar exclusivamente en torno a Mónica Oltra, desde Compromís repitió presencia su síndica en las Cortes, Papi Robles, quien estuvo acompañada por la secretaria general de Més Compromís, Àgueda Micó.

Compartir el artículo

stats