Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El fiscal reclama que siga la causa al policía negacionista pero no ve delito de odio

La Fiscalía insta al juzgado a que emplace a Ximo Puig por si quiere ejercer acciones contra el agente que le iba «a dar dos hostias»

El policía local negacionista, el día que declaró en el juzgado. RAFA ARJONES

La Fiscalía de Alicante ha pedido al juzgado que prosiga la causa al policía local negacionista que dijo que iba a pegar dos hostias al presidente de la Generalitat Ximo Puig, pero no ve que haya delito de odio en sus polémicas afirmaciones en las redes sociales, según confirmaron a este diario fuentes del Ministerio Público. Como ya publicó este diario, desde la Fiscalía se designó al fiscal delegado para delitos de odio para investigar la denuncia contra el agente. Tras la declaración del funcionario ante la juez, el fiscal ha concluido que de sus palabras pueden desprenderse indicios de delito, pero no de odio. Motivo por el que se aparta del caso, que continuará de manos de otro compañero.

El agente en su declaración ante la magistrada sostuvo que sus palabras habían sido sacadas de contexto por los medios de comunicación y a la salida del juzgado llegó a asegurar que a Ximo Puig lo que le daría es un abrazo. 

El Ministerio Público tenía interés en conocer cuál era la intencionalidad del agente investigado cuando dijo en las redes de sociales que quería dar dos hostias al presidente de la Generalitat. Tras la declaración judicial, el fiscal entiende que sus polémicas afirmaciones sí que serían constitutivas de delito, pero no de odio. Sus afirmaciones no iban dirigidas hacia colectivos vulnerables o hacia nadie por causa de su ideología. El Código Penal persigue a «quienes públicamente fomenten, promuevan o inciten directa o indirectamente al odio, hostilidad, discriminación o violencia contra un grupo, una parte del mismo o contra una persona determinada por razón de su pertenencia a aquél, por motivos racistas, antisemitas u otros referentes a la ideología, religión o creencias, situación familiar, la pertenencia de sus miembros a una etnia, raza o nación, su origen nacional, su sexo, orientación o identidad sexual, por razones de género, enfermedad o discapacidad». Desde el Ministerio Público, se entiende que las palabras del agente tienen difícil encaje para ser perseguidas por este delito, sino que la infracción penal cometida sería de otra índole y formaría parte de los delitos contra las personas.

También desde el Ministerio Público se ha pedido que se haga un ofrecimiento de acciones a Ximo Puig por si se considera perjudicado por las palabras del agente.

 La denuncia se presentó a raíz de un vídeo subido por el funcionario a las redes sociales en el que se atacaba tanto al presidente de la Generalitat como a los hosteleros a raíz de la implantación del pasaporte covid en la Comunidad Valenciana. En dichas imágenes el ahora investigado pedía conocer el domicilio de Puig para «ir y darle dos hostias» y arremetía contra los hosteleros por pedir el pasaporte covid: «Lo que tenéis que hacer es denunciar, y cuando le lleguen tres o cuatro denuncias, y no las puedan pagar, tendrán la opción de cerrar o quitarlo».

En la actualidad, el policía negacionista se encuentra de baja laboral y pendiente de una sanción de empleo y sueldo de un año, siete meses y quince días por negarse a llevar la mascarilla tras la irrupción de la pandemia.

Tras la denuncia presentada por la Fiscalía en el juzgado, el agente dio plantón a la magistrada y no acudió a la primera citación. En el segundo señalamiento, donde se le advertían de las consecuencias penales que se podrían derivar por una nueva falta sin causa justificada, el agente sí que se presentó en el juzgado. Pero esta vez iba sin abogado ni procurador. Aunque éste aseguró que no los necesitaba y rehusó a la asistencia letrada, el juzgado le asignó una abogada de oficio que le asistió durante la declaración. Un nuevo fiscal tendrá que decir ahora el camino que toma la denuncia.

Las palabras del funcionario en el vídeo 

En el vídeo, el agente instaba a abofetear a representantes políticos: «Esa impunidad que tienen hay que quitársela, hay que quitársela a hostias. (...) ¿Están dando hostias? Pues aquí también hay que dar hostias. Pero hostias como panes y cuando le das dos hostias a un tío y se pone a llorar, ese tío su córtex relaciona y piensa: ‘uf, igual viene otro y me da dos hostias más y esto duele’. Porque no se las han dado, ¿eh? Son chupópteros de la vida que no han hecho nada en su puta vida,(...) Son putos políticos de mierda. Juanma Moreno, Ximo Puig, el Urkullu y su puta madre».  J. A.M. 

Compartir el artículo

stats