Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El restaurante de la isla artificial del puerto de Alicante será un edificio acristalado en tres de sus fachadas y con un patio ajardinado

El Puerto adjudica al grupo hostelero Forty la gestión y construcción del complejo

Recreación de cómo quedará el restaurante Información

El consejo de administración de la Autoridad Portuaria de Alicante ha aprobado, en la reunión celebrada este miércoles, el proyecto para el concurso público para el otorgamiento de la concesión administrativa para la construcción de un edificio/restaurante en la plataforma-isla, que se situará en la bocana de la dársena interior del puerto de Alicante. Tras estimar todos los criterios de adjudicación, la oferta ganadora es la presentada por la Unión Temporal de Empresas Alicante Gastronómica S.L. y Restaura Gestión Forty S.L. Este último grupo hostelero gestiona, entre otros los restaurantes Torre Mauro y Petímetre y hace dos años también logró la concesión del restaurante del faro del Cabo de la Huerta, que sigue paralizado en el Ayuntamiento.

La creación de la isla y el edificio, que estará destinado a prestar servicios de hostelería, son proyectos encuadrados dentro de los objetivos marcados en el Plan Estratégico del Puerto de Alicante, para potenciar la integración del puerto en la ciudad, y se suma a las inversiones que se están realizando para conformar un paseo marítimo peatonal, alrededor de la dársena interior, uno de los lugares más emblemáticos y concurridos de la ciudad.

El concurso se publicaba en abril de este año, con el fin de seleccionar el proyecto más interesante para construir, en los 669 m2 de superficie que tendrá la isla, un edificio para usos de hostelería de 393 m2 en planta, con un máximo de dos alturas (planta baja y planta primera). Los más de 260 m2 de isla restantes, serán de acceso público, consistiendo en un paseo de 3 metros de ancho.

La propuesta elegida se basa en la creación de un edificio con cuerpo elíptico, acristalado en tres de sus fachadas y con un patio ajardinado en su interior. Tendrá tres usos diferenciados por las alturas de la construcción: en la planta baja un bar cafetería con un gran jardín central, en la planta primera un restaurante acristalado con vistas a la ciudad, y en la terraza superior una zona para coctelería, adornada con una lámina de agua.

Recreación de la isla flotante que construye el puerto. Información

Además de la construcción del edificio, el adjudicatario tendrá que encargarse del mantenimiento y gobierno de la embarcación que conectará los muelles 5 y 8 con la isla, así como de la explotación del edificio de restauración de la plaza del puerto.

La construcción del edificio comenzará una vez finalice la obra de la isla, a cargo de la Autoridad Portuaria, cuyos trabajos previos comenzaban esta primavera, y que cuentan con una inversión de más de 3 millones de euros.

La isla coronada por el restaurante será un nuevo aliciente lúdico del puerto Información

La “isla-plataforma”, con más de 600 metros cuadrados de superficie, servirá como punto intermedio de atraque para una embarcación que cerrará, por vía marítima, el circuito terrestre que rodeará la dársena interior del puerto, ofreciendo un paseo público peatonal de más de 3 kilómetros, en uno de los lugares más visitados de la ciudad de Alicante. Sobre la isla, el edificio dispondrá de una planta baja, una primera planta y una terraza transitable, con una superficie de 393 metros cuadrados , y se podrá utilizar para la prestación de servicios de hostelería. El resto de espacio disponible en la isla, 276 metros cuadrados, se destinarán a uso público.

Fábrica de betún

Por otro lado, la Plataforma por un Puerto Sostenible ha hecho púbico un comunicado su indignación tras conocerse que la Conselleria de Transición Ecológica ha emitido informe de impacto ambiental favorable para la ampliación de la fábrica de betún asfáltico en el puerto de Alicante, y recuerda a todas las administraciones implicadas que este Puerto no tiene autorización desde el Ministerio de Fomento para actividades industriales.

“Desde la PPS expresamos nuestro más profundo desacuerdo, enfado y malestar ante las actuaciones que se vienen produciendo tanto desde la Autoridad Portuaria, que tramitó la solicitud de ampliación de las instalaciones de la fábrica de betún asfáltico y otros productos petroquímicos, como desde la Conselleria de Transición Ecológica, de la que ahora conocemos que ha emitido informe de impacto ambiental favorable”, apunta la plataforma.

“Es una tomadura de pelo que se nos haga creer que se trata de una actividad únicamente comercial. Esta planta se encuadra dentro de la actividad industrial, lo cual está recogido y reconocido en el propio proyecto de la empresa concesionaria, ya que se inicia con la recepción de materias primas derivadas del petróleo (betún asfáltico y otros compuestos químicos tóxicos y peligrosos) para a través del uso de fuentes de energía (gasóleo y fuelóleo en combustión continua) proceder a su transformación en derivados denominados “emulsiones bituminosas catiónicas”, que después son distribuidas y comercializadas”

Por tanto, no se trata, según la plataforma, de una actividad comercial “intercambiador de modo de transporte”, es decir, recibir una mercancía en barco y trasladarla en camión. “La APA obvia intencionadamente todo el proceso industrial que hemos descrito y que supone riesgos potenciales de contaminación por vertidos, de emisión de gases a la atmósfera, de incendio, explosión o nube tóxica”.

Esta actividad, de carácter industrial, se lleva a cabo en el muelle 17 del Puerto, que es de “carácter urbano, y se encuentra a menos de 900 metros de zonas escolares, barrios densamente poblados, Casa del Mediterráneo, hoteles. A las asociaciones vecinales y AMPAs de la zona nos parece un riesgo preocupante e innecesario, y valoramos que este tipo de instalaciones que manejan productos tóxicos y peligrosos deben ubicarse en los polígonos industriales, que para eso están planificados”.

Compartir el artículo

stats