Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las ampas de los tres colegios afectados por el fibrocemento piden a Educación que vuelva a negociar con la empresa para hacer la obra este verano

Los padres reclaman que se vuelva a negociar con las mercantiles que se han negado a retirar el material peligroso

Reunión de hoy de representantes de Conselleria de Educación con los centros afectados

Las ampas de los colegios Azorín, El Tossal y Emilio Valera exigen a la Conselleria que se siente de nuevo con Gocoa Construcciones y Reparaciones, SL y Demoliciones y Excavaciones D-Tres a negociar y reconsideren su decisión de negarse a iniciar las obras de retirada del fibrocemento de los colegios. También han pedido que en esa reunión estén presentes las AMPAS y la dirección de los tres colegios afectados para escuchar la decisión de ambas partes a la vez

Los colegios Azorín, El Tossal y Emilio Varela de Alicante tendrán que esperar otro año más a la retirada del fibrocemento de sus instalaciones, que se aplaza al verano de 2023 ante el incumplimiento de contrato de la UTE adjudicataria, según ha comunicado la Conselleria de Educación, competente en este tipo de intervenciones.

La administración autonómica prevé licitar de nuevo y por vía de urgencia la eliminación del amianto de estos centros y tener las obras adjudicadas durante el primer trimestre de 2023 para proceder a la retirada del amianto una vez finalizado el próximo curso. Asimismo, Educación informa de que emprenderá acciones administrativas y judiciales por el incumplimiento de la actual UTE adjudicataria al exigirles, según fuentes educativas, un sobrecoste del 30%. De entrada planteará un contencioso y se quedará con la garantía.

El director general de Infraestructuras Educativas, Víctor García, junto al director territorial de la Conselleria de Educación, Cultura y Deporte en las comarcas de Alicante, David Vento, se han reunido este miércoles con las comunidades educativas de los tres colegios para detallarles los procedimientos iniciados "ante el incumplimiento de los contratos de retirada de fibrocemento de la unión temporal de empresas (UTE) Gocoa Construcciones y Reparaciones, SL y Demoliciones y Excavaciones D-Tres, SLE.

Tras mantener una reunión con la UTE adjudicataria el lunes 27 de junio, Educación ya está preparando toda la documentación de rescisión del contrato de obra porque, tal como apunta el director general de Infraestructuras Educativas, “de esta manera y en paralelo ya podemos ir tramitando una nueva licitación por urgencia que permita que tengamos una nueva adjudicataria en los primeros meses de 2023 y garantizar así la retirada de fibrocemento el verano que viene”. Los trabajos de retirada del fibrocemento de estos tres colegios, dada la superficie de las cubiertas a sustituir, solo se pueden efectuar durante los dos meses de las vacaciones escolares de verano.

García ha trasladado a las comunidades educativas de los tres centros educativos “la falta absoluta de diálogo de la UTE y la conciencia, también absoluta, por parte de la Conselleria sobre la situación en la que nos deja a todas y todos: que los cientos de niños y niñas de los tres colegios se queden sin que se retire el fibrocemento este verano. Es muy grave. La inmensa mayoría de empresas del sector de la construcción que están trabajando en cientos de obras que estamos realizando de construcción, ampliación, mejora de centros y retiradas de fibrocemento tienen un comportamiento ejemplar: hacer su trabajo y buscar soluciones conjuntas a cuestiones que van viniendo sobrevenidas con todo nuestro apoyo”.

“Lo que no se puede hacer es bloquear y cerrarse en banda exigiendo un sobrecoste del 30 % sin justificación como si estuviéramos en los tiempos oscuros de Ciegsa. Esta UTE no ha querido sentarse para revisar, si procedía, el tema. O era un 30 % de sobrecoste o nada. Y justamente el 30 % que pide ahora es el porcentaje por el que concursó a la baja para ganar la licitación en su momento por delante de otras empresas que también se presentaron. Por lo tanto, está haciendo una exigencia que, además, en todo momento la dirección facultativa de las tres obras considera totalmente injustificada y que es inviable desde el punto de vista legal, ya que el decreto para revisar el aumento de precios no permite subidas de porcentajes tan altos”, ha continuado el representante del Consell.

"Eso es inadmisible y más inadmisible es que abandonen la realización de la obra sabiendo la repercusión y el desánimo de cientos de familias que quieren lo mejor para sus hijos e hijas. Vamos todos a una porque esto va de dignificar la escuela pública en Alicante y no pararemos hasta conseguir a que se retire el fibrocemento de una forma transparente con todos los mecanismos que nos permite de actuación desde la Administración”, ha dicho.

Indemnización a los centros y al Ayuntamiento

Educación avanza que, ante la actuación de la empresa, "se procederá de manera inmediata a la confiscación de la garantía a las empresas adjudicatarias de los tres contratos, que por normativa supone el 5 % del total de la inversión, en este caso 20.449 euros. Asimismo, se está preparando toda la documentación para pedir que la UTE cubra por indemnización, por un lado, a las comunidades educativas de los tres centros por el volumen que haya supuesto a los tres centros cambiar de lugar sus actividades de verano, y por otro, al Ayuntamiento de Alicante por el coste que le supone el traslado de conserjes. Igualmente, la Conselleria iniciará un procedimiento contencioso-administrativo pidiendo que las dos empresas que integran la UTE sean inhabilitadas para optar a contrataciones públicas".

Las familias

Tras la reunión, las familias afectadas han manifestado su profunda decepción por tener que esperar un año más para que se retire el amianto de los colegios en los que estudian sus hijos, cerca de 1.000 niños en la ciudad de Alicante. Por parte del Azorín, la secretaria del Ampa, Silvia Castelló ha señalado que en los próximos días se reunirán para ver qué acciones de protesta emprenden, "porque no podemos esperar un año más. La situación es muy grave".

Desde el Ampa del colegio El Tossal, su presidente, Josu Retuerto, también ha mostrado su "desilusión" tras conocer que deberán esperar un año más para ver culminado el proyecto de retirada del amianto del centro. Sostiene que no se van a quedar parados. "Queremos reunirnos los tres colegios y emprender acciones, como presentar una denuncia y hacer todo el ruido posible para que la gente se entere de lo que ha pasado. Son muchos años esperando, ya esta bien".

Bipartito

El equipo de gobierno del Ayuntamiento de Alicante, formado por PP y Ciudadanos, exigía este martes a la Conselleria de Educación la puesta en marcha “urgente” de las obras para la retirada del amianto de los colegios Azorín, Emilio Varela y El Tossal. A través de una declaración institucional que se trasladará al pleno de mañana, el Ejecutivo local apremia al Consell a tomar medidas para que la empresa adjudicataria de los trabajos cumpla el contrato firmado y proceda a realizar las obras este mismo verano.

El texto señala que la Conselleria de Educación trasladó a mitad de junio a las comunidades educativas de estos tres centros hasta una fecha concreta, el 17 de junio, como fecha en la que se firmaba el acta de comprobación de replanteo para la obra de retirada del fibrocemento y la reposición de cubierta de los tres colegios, con la previsión de que los trabajos comenzasen a partir del lunes 20.

"Cuál ha sido nuestra sorpresa cuando, una semana después de conocer que se iba a firmar de manera inmediata el acta de replanteo y que iban a comenzar las obras de retirada del amianto, la empresa que debía hacer las obras se ha echado para atrás en el último momento aludiendo ahora al encarecimiento de los materiales”. En este punto, el equipo de Gobierno concluye que “el problema no residía ni ha residido nunca en el Ayuntamiento, sino que desde la Conselleria de Educación ni hacen las cosas de manera diligente, ni asumen su responsabilidad”.

“El Ayuntamiento de Alicante, de manera diligente”, prosigue la declaración institucional, “cumplió con su promesa y procedió a realojar a los conserjes de estos tres centros, siendo el único trámite que faltaba para que el Consell iniciase los trabajos”. Asimismo, añade que el Patronato Municipal de Vivienda acordó en mayo la cesión temporal y gratuita a la concejalía de Educación tres viviendas para realojar a los conserjes municipales de estos centros para que la Generalitat pudiese realizar este verano las obras.

La declaración institucional exige al Consell que se reúna de manera inmediata con la empresa adjudicataria y le obligue a cumplir el contrato suscrito y a realizar la retirada del amianto de manera urgente. Asimismo, el Ejecutivo local recaba el “total” apoyo del Pleno del Ayuntamiento a los padres y madres de los tres colegios afectados y se pone a disposición de la Conselleria para que se puedan llevar a cabo las obras descritas a la mayor brevedad posible. En la misma línea, reclama a Educación que se reúna de manera inmediata con las asociaciones de madres y padres de los tres colegios “para que les informen de manera detallada de todo lo sucedido y les aporten soluciones concretas e inmediatas”.

Compartir el artículo

stats