Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vivienda ofrece un alquiler social a la familia desahuciada con dos hijas menores

La conselleria requiere al Ayuntamiento un informe que acredite la situación de vulnerabilidad para que puedan acceder a la casa

El matrimonio, junto a sus pertenencias, tras ser desalojados de su casa RAFA ARJONES

La Conselleria de Vivienda ofrecerá un piso de alquiler social a la familia con dos hijas menores que fue desahuciada el martes en el barrio de La Florida, en Alicante. Así lo ha confirmado el secretario autonómico de Vivienda, Alejandro Aguilar, quien señala que para que la familia pueda acceder a esta casa “es necesario que el Ayuntamiento de Alicante aporte un informe en el que se constate la situación de emergencia en la que se encuentran”.

La familia fue desalojada de la vivienda que ocupaba hace un año. Un desahucio que una veintena de personas trataron de frenar colocándose en la puerta de la casa cuando llegó la comitiva judicial. Finalmente la Policía Nacional les desalojó por la fuerza.

Desde entonces el matrimonio permanece alojado en una pensión de la ciudad de Alicante a la espera de una solución a su desesperada situación. “La conselleria dispone de un servicio de emergencia habitacional y esta misma mañana -por ayer- nos hemos puesto en contacto con la Concejalía de Acción Social para ofrecer a la familia una vivienda como alternativa a su situación”, señala Aguilar.

25

Desahucio por la fuerza de una pareja y sus dos hijas menores en La Florida Rafa Arjones

La casa, situada en la ciudad de Alicante, ya está reservada, pero al tratarse de una adjudicación por vía de urgencia “se tiene que adjuntar una serie de documentación en la que se constate esa situación y eso corresponde al Ayuntamiento de Alicante”. Aguilar ha lamentado que hasta este martes, cuando el desahucio ya se materializó, no tuvieron conocimiento de la situación en la que se encontraba la familia ya que el consistorio no había comunicado la situación de emergencia. “Desafortunadamente no pudimos llegar a tiempo para paralizarlo, pero al menos hemos buscado una alternativa”.

La familia afectada llevaba años como solicitante de una vivienda en régimen de alquiler social y, pese a que cobran dos ayudas de la Generalitat y el Gobierno, lamentan que no pueden acceder a un arrendamiento en el mercado libre porque se exige como requisito tener un contrato de trabajo. Los subsidios no sirven como aval para alquilar.

En la provincia de Alicante hay 4.000 familias que están a la espera de un alquiler social. La Generalitat tiene previsto construir en los próximos cinco años un total de 1.155 viviendas en la provincia. Pisos que se sumarán a los 4.211 que la Conselleria gestiona con un alquiler social, pero que se quedarán muy lejos de la demanda real, ya que, a tenor de las 4.000 familias componen la lista de espera para acceder a un alquiler. Por su parte, el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana suscribió este invierno doce acuerdos con el Consell y los Ayuntamientos de Alicante, Mutxamel, València, Sagunto, Cheste, Benetússer, y Aldaia, para ampliar el parque de vivienda de alquiler asequible o social en el marco del Plan Estatal de Vivienda. En total se van transferir 6,9 millones de euros por parte del Ministerio, lo que servirá para ayudar a la promoción de 380 viviendas.

La falta de alquileres sociales está abocando a muchas familias al desahucio. En el primer trimestre del año fueron casi un millar las familias que perdieron su casa en la provincia, fundamentalmente por no poder pagar la hipoteca y en menor medida por no poder hacer frente al desembolso del alquiler. La provincia es en la que más han aumentado los desalojos -casi 300 más en el último año- y se sitúa como la tercera de toda España en número de desahucios, solo superada por Barcelona y casi empatada con la comunidad de Madrid.

Compartir el artículo

stats