Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La restauración del Baluarte de la Mina del castillo de Santa Bárbara permite recuperar troneras y una garita de vigilancia

El bipartito de Alicante da por finalizadas unas obras que se proyectaron antes de la pandemia y que se retrasaron por el hallazgo de restos arqueológicos

Imagen de la zona restaurada en el Baluarte de la Mina Alex Dominguez

Una obra que se proyectó para consolidar parte de la ladera del castillo de Santa Bárbara se ha convertido, además, en una intervención que ha permitido "rescatar" un patrimonio histórico que llevaba décadas escondido. El Ayuntamiento de Alicante, a través de las concejalías de Urbanismo y Cultura, ha dado por terminada la actuación de consolidación y restauración del Baluarte de la Mina del castillo de Santa Bárbara -zona situada entre las garitas del macho del castillo (La Campana) y la del Albacar d'Enmig (La Mina)- que han permitido encontrar, en su fase de excavación arqueológica, fragmentos de proyectiles de hierro del siglo XVIII de cañón, bombardas y morteros.

El proyecto ha incluido la consolidación y restauración del Baluarte de la Mina del Castillo de Santa Bárbara de Alicante, así como el saneo y fijación de los bloques sueltos presentes en los cortados y laderas sobre los que se sustenta el Baluarte de la Mina. Con esta intervención se han alcanzado cuatro objetivos: la consolidación estructural de los elementos completamente en pie, la recuperación morfo-funcional del Baluarte en base a todos los elementos existentes, la restitución formal de aquellos elementos con suficiente información detallada que lo posibiliten y la puesta en valor de las partes intervenidas, permitiendo una mejor lectura de los elementos del Castillo.

Imagen de las vistas desde la garita recuperada Alex Dominguez

Estas actuaciones se han realizado, según el Ayuntamiento, con "materiales compatibles con las fábricas históricas, permitiendo identificar la intervención y su reversibilidad, distinguiendo claramente lo viejo de lo nuevo, no inventando formas históricas sin información e integrando plásticamente los nuevos materiales con los ya existentes".

Estas tareas, coordinadas por el arquitecto y director de obra, Jaume Giner; el director arqueológico, José Ramón Ortega, y el jefe de obra de la empresa Arpa Patrimonio S.L. adjudicataria del proyecto, Marco Aurelio Esquembre, han permitido que salgan a la luz cinco cañoneras (huecos situados en la muralla donde colocar los cañones) ya localizadas y una sexta de la que no se conocía el lugar exacto de su ubicación dentro de la fortaleza alicantina. La localización de las seis cañoneras supone, al tiempo, la realización de catas para comprobar la existencia del pavimento original sobre el que se situaba el cañón para que rodara y pudiera disparar.

El presupuesto invertido ha ascendido a 337.886 euros, tras los ajustes, con una duración final de casi dos años. La obra ha contado con el asesoramiento y supervisión municipal del Departamento de Patrimonio Integral, que dirige José Manuel Pérez Burgos, así como el jefe del Departamento de Edificación y Arquitectura, Gabriel Manzanaro.

Esta actuación ha facilitado el hallazgo de un botón de la guerrera de un soldado francés del 5º Regimiento de Infantería de la Guerra de Independencia. “El primer indicio de este hecho queda constatado por el número 5 que se aprecia en el botón. La posterior investigación nos lo ha confirmado”, comenta el director arqueológico. También se ha podido encontrar un fragmento de una yesería islámica -decoración de la puerta de acceso a una vivienda- o restos de pipas de fumar del siglo XVIII.

Pintadas dentro de la garita, que se han conservado con independencia de su antigüedad Alex Dominguez

Los trabajos comenzaron con el desbroce de los arbustos y de la vegetación situados en el área de actuación. Fue en la fase del vaciado del foso y al realizar las excavaciones arqueológicas cuando se encontraron restos arqueológicos, permitiendo a su vez la recuperación de una garita de vigilancia, donde se encuentran pintadas históricas y otras más recientes, que también se han mantenido en cumplimiento de la normativa. También se han impermeabilizado las garitas de vigilancia para que puedan ser visitables.

En la última fase de la actuación se acometieron los trabajos sobre la ladera del castillo recayente al Casco Antiguo, que han consistido en la limpieza de piedras sueltas que eviten desprendimientos descontrolados, la fijación de grandes bloques que estén sueltos con el consiguiente peligro de caídas y la demolición controlada de zonas inestables.

Valoraciones

El concejal de Urbanismo y Patrimonio, Adrián Santos Pérez (Cs), ha destacado que “se observa cómo ha cambiado la fisonomía del castillo". "Es un primer paso pero seguimos porque el castillo necesita de un trabajo largo y constante para su mantenimiento y mejora”, ha señalado.

Los concejales, junto a técnicos, visitan la obra ya terminada Alex Dominguez

Por su parte, el concejal de Cultura, Antonio Manresa (Cs), ha asegurado que “las tareas de restauración del castillo, además de ponerlo en valor, traen la grata sorpresa de encontrar elementos que contribuyen a aumentar la oferta cultural al visitar la fortaleza".

Estaba prevista la presencia de la vicealcaldesa y concejala de Turismo, Mari Carmen Sánchez, que finalmente no ha acudido.

Ambos ediles han coincidido a la hora de asegurar que el Ayuntamiento debe seguir impulsando otras actuaciones para poner en valor el castillo de Santa Bárbara.

Compartir el artículo

stats