Semaf, el sindicato que representa al 85% de los maquinistas, advierte de que la gratuidad de los servicios de Cercanías y Media Distancia (en la provincia las líneas Alicante-Murcia, Alcoy-Xátiva y Alicante-San Vicente) aprobado por el Gobierno Incentivar el transporte público en ferrocarril, se puede convertir en un auténtico fracaso si no se ponen en marcha medidas complementarias que aseguren que el sistema funcione con garantías como incorporación de profesionales y aumento de la frecuencias de paso. El sindicato pone como ejemplo el “éxito” que ha tenido la decisión del Consell de que el tranvía sea gratuito los domingo. Iniciativa que ha terminado con vagones abarrotados, incidentes y falta de seguridad, según vienen denunciando los maquinistas y el personal de FGV.

“Recientemente tenemos el mal ejemplo de lo sucedido en FGV con la aplicación de una medida similar los domingos con el TRAM. La utilización del servicio se ha duplicado, sin embargo, no se ha aumentado las frecuencias, ni la seguridad, ni la plantilla para prestar este servicio adecuadamente. Esta circunstancia está derivando en multitud de incidentes, conflictos y situaciones de riesgo en la operación”, subraya el Semaf en un comunicado..

“Debemos evitar que se produzca la situación de trenes abarrotados por encima de la capacidad legal, conflictos entre pasajeros para no quedar fuera de los vehículos, usuarios de paradas intermedias que no pueden acceder al tren porque se completa en las primeras paradas del recorrido, andenes saturados de personas con el riesgo de sufrir caídas a las vías, retrasos por el aumento de los tiempos en subir y bajar del vehículos, trenes parados por el accionamiento involuntario de los frenos de emergencias o por puertas que no cierran...”

El sindicato piden que se agilicen los procesos que hagan posible la entrada de nuevos maquinistas en el sistema, que cubran las vacantes que se están produciendo en Renfe por la continua jubilación de profesionales. “Se ha de tener en cuenta que un maquinista una vez que entra requiere una habilitación de cuatro meses de media. Por ello es importante planificar los recursos de personal con anticipación”.

El aumento de las frecuencias y la reducción de tiempos de espera, sobre todo en hora punta, es un elemento clave para garantizar la calidad del servicio y la seguridad de la operación. “La gratuidad, junto con el alto precio del combustible en los vehículos privados, hace previsible un gran aumento de la demanda. Las cercanías han de estar listas para absorber esta demanda y que no se produzcan colapsos en trenes y estaciones, con los riesgos que ello supone”.

Semaf pide que el control, la vigilancia y la seguridad también han de incrementarse en la misma proporción que lo harán los usuarios. En este caso competencia de ADIF, la responsable de la infraestructura ferroviaria. “Es previsible que se multipliquen las incidencias, las situaciones de conflicto y hay que estar preparados para atender a los usuarios”, alerta.

“ADIF ha de trabajar en tener la infraestructura en buenas condiciones. La empresa mantenedora ha de solventar rápidamente las incidencias de la vía que están suponiendo múltiples limitaciones de velocidad, que impiden a los trenes ir a las marchas planificadas de la vía. Si los trenes circulan más lento en un trayecto, al final de la jornada circulan menos trenes”, señalan los maquinistas..

Otro de los elementos clave es que se dinamice el circuito de mantenimiento de los trenes. El trabajo de mantenimiento ha de subordinarse a las necesidades de producción y planificación de la oferta de servicio. Además, debería aumentar la capacidad de los talleres, que permita tener los vehículos a tiempo.

“Las gratuidad del servicio ferroviario de Cercanías es una medida que puede ser muy positiva, pero que necesita de unas medidas complementarias para evitar que sea un fracaso. La demanda va a aumentar considerablemente y el sistema ha de estar preparado. Esperamos que tanto el Ministerio, ADIF y el Grupo Renfe estén trabajando en ellas para comenzar en septiembre el curso en buenas condiciones”.

La medida aprobada esta semana por el Gobierno va a suponer la gratuidad, en ese período en el que se recuperan los niveles normales de movilidad obligada tras el periodo estival con el inicio del curso escolar, universidades, desplazamientos al puesto de trabajo de unos 75 millones de viajes de viajeros recurrentes en España, aunque se espera que esta cifra sea aún mayor por el efecto llamada de usuarios hacia el transporte público gracias a esta medida sin precedentes.

Dos trenes de la línea Alicante-Murcia aparcados en la estación. Rafa Arjones

Los servicios y bonos beneficiados de la medida se pueden esquematizar en dos grandes grupos: En Cercanías y Rodalies y las cercanías en ancho métrico, para todos los títulos multiviaje excluido el ida y vuelta. La Media Distancia en red convencional y ancho métrico, de igual manera para todos los títulos multiviaje.

Los servicios Avant mantienen su bonificación del 50% para títulos multiviaje ya aprobados en el real decreto ley 11/2022, dadas sus especiales características y porque la medida quiere concentrar sus efectos en los desplazamientos diarios al centro de trabajo o de estudios.

Con esta medida, que amplía la ya tomada el pasado 25 que junio que estableció una reducción del 50% para este tipo de abonos, se pretende asegurar al máximo la movilidad cotidiana obligada de los ciudadanos impulsando el uso de este tipo de transporte público colectivo para garantizarla con un medio de transporte seguro, fiable, cómodo, económico y sostenible, en una coyuntura extraordinaria de incremento sostenido de los precios de la energía y los combustibles.

Todo ello sin olvidar que por cada viaje que se traslada del vehículo privado al transporte público colectivo se ahorra, de media, entre un 73% y un 80% de emisiones d eCO2 en el supuesto de que el desplazamiento se lleve a cabo en metro o ferrocarril, sin olvidar por supuesto otras mejoras en términos de contaminación, congestión, siniesrtralidad…en el que el transporte público supone también mejoras relevantes.

En este sentido, se espera una importante demanda inducida que permitirá recuperar de forma definitiva la pérdida de demanda que se ha venido experimentando en el transporte público derivado de los efectos de la pandemia del covid, que actualmente se encuentra entre un 77% y un 84%, en función del servicio.

Como ya se anunció la pasada semana, el Gobierno se ha comprometido a abrir una línea de ayudas a las entidades locales y comunidades autónomas que se comprometan a reducir el 30% del precio de los abonos de transporte y títulos multiviaje del servicio de transporte colectivo terrestre, tanto por carretera como por ferrocarril y metro.