Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El bipartito descarga en la Policía Nacional la persecución de la delincuencia en el Casco Antiguo

La Comisaría explica que desde principio de verano mantiene dispositivos en zonas de ocio y con elevada afluencia de turistas para prevenir hurtos y actos vandálicos

Jóvenes en el Casco Antiguo de Alicante, el pasado fin de semana Alex Dominguez

El Ayuntamiento de Alicante considera que es la Policía Nacional la que tiene la competencia en la persecución activa de la delincuencia en respuesta a la denuncia de hosteleros y vecinos del Casco Antiguo de un aumento de la violencia nocturna en la zona este verano, de ahí su reclamación de más presencia de agentes. Los negocios de restauración del Barrio, situado en pleno corazón de Alicante, y los residentes afirman que las peleas, las drogas y los robos son cada vez más habituales y advierten de que están afectado a los locales de ocio, a bares y otros establecimientos.

16

Los vecinos reclaman a la Policía que ataje el botellón en el Casco Antiguo de Alicante Diario Información

Según los denunciantes, las peleas son cada vez más violentas y habituales, llegando a utilizar botellas de cristal o pequeñas armas como puños americanos o pequeños cuchillos. Además de los enfrentamientos entre jóvenes, aseguran que también ha aumentado la delincuencia callejera. Hasta el punto de que es frecuente el robo de teléfonos móviles o dinero en efectivo. Urgen un mayor control policial y más concienciación de los peligros que conlleva el botellón.

Desde el equipo de gobierno bipartito, formado por PP y Ciudadanos, señalan que "todas las competencias sobre seguridad ciudadana residen en el Cuerpo Nacional de Policía. La Policía Local colabora y seguirá haciéndolo pero la persecución activa de la delincuencia depende en primera instancia del Ministerio del Interior y sus cuerpos policiales en Alicante".

Fuentes de la Comisaría de Alicante destacan que desde principios de verano están realizando dispositivos especiales de Policía Nacional en zonas de ocio y con elevada afluencia de turistas para prevenir hurtos y actos vandálicos; y el Barrio es una de ellas.

Agentes del Cuerpo Nacional de Policía participan en un operativo en las zonas de ocio en imagen de archivo Alex Dominguez

Hurtos y protección del patrimonio

"Son unidades policiales que adaptan sus horarios a las singularidades del trabajo en verano en dispositivos de prevención de los delitos más corrientes", es decir, los hurtos y la protección del patrimonio.

Desde la Comisaría señalan que la prevención del botellón y de otras conductas incívicas es competencia de la Policía Local pero que colaboran con este cuerpo de seguridad en la citada tarea; y que miembros de la brigada de Participación Ciudadana de la Policía Nacional se reúnen con los vecinos cuando tiene una mayor sensación de inseguridad.

En la zona centro, Casco Antiguo y Postiguet los delitos que más preocupan son los hurtos y una de las prioridades de la Comisaría es la prevención en época estival, en zonas de turismo y ocio. Los grupos operativos de respuesta se adaptan a esas incidencias y se refuerza la atención". Un refuerzo en el que se integran no solo los grupos operativos de respuesta, también, añaden las fuentes, agentes en prácticas que cambian de horario para adaptarlo a las horas que requieren más vigilancia, dentro del plan Turismo Seguro, con agentes de paisano y de uniforme que, en lugar de iniciar la patrulla a las 15 horas, entran más tarde y prolongan su labor a las primeras horas de la noche.

Problemas de convivencia

El ocio nocturno que habitualmente tiene lugar en las calles del Barrio de Alicante siempre ha supuesto un conflicto para jóvenes, hosteleros y vecinos. Sin embargo, los residentes y dueños de los locales aseguran que existe un aumento de la delincuencia tras el confinamiento que pone en peligro los negocios y la convivencia en la zona.

Tras el parón por la pandemia, el ambiente nocturno en las calles que se extienden más allá de la Rambla ha recobrado fuerza, pero quienes lo sufren cada noche denuncian que la situación se ha descontrolado, y reclaman mayor prevención, concienciación y presencia policial.

Mariano Ballester, vecino del barrio, afirma que son habituales las imágenes de intoxicaciones etílicas en las puertas de sus casas y, advierte de que "estamos hablando de niños y niñas de 12 años, absolutamente desorientados, cayéndose al suelo o directamente como si estuviesen muertos".

El problema de la inseguridad en el Barrio, según vecinos y negocios, parece que anda lejos de solucionarse: "Antes de la pandemia la Policía aparcaba sus coches en las entradas del parque de la Ereta," lo que disuadía a muchos jóvenes de hacer botellón. Ahora, aunque los propios vecinos "patrullan" la zona tratando de hacer cambiar de opinión a quienes acuden con la intención de emborracharse, mantienen que la presencia policial ha disminuido.

En algunas ocasiones, según afirman los denunciantes, los jóvenes han llegado incluso a enfrentarse a ellos, lanzando botellines contra sus fachadas y balcones. Por lo que reclaman "que la Policía suba a las calles más altas del barrio" y no se quede "únicamente en las plazas donde están las discotecas".

Es en esta zona precisamente, en la conformada por las plazas de Quijano y del Carmen, donde vecinos y hosteleros aseguran que se está produciendo una amplia escalada de la violencia. La pasada semana, una pelea se saldó con dos heridos por arma blanca, que necesitaron atención médica debido a los cortes producidos por una navaja.

Problemas para el negocio

Al margen de los conflictos que suponen estas situaciones para el conjunto del vecindario, los hosteleros advierten de que "la mala imagen generada está afectando a los negocios" .

El resultado, según denuncian propietarios de locales de la zona, es que "el ocio se está desplazando cada vez más hacia la zona de la calle Castaños", otro de los núcleos de discotecas y pubs de la ciudad. Al desplazarse la clientela adulta hacia otras áreas, el público que acude cada fin de semana al Barrio es "cada vez más joven", con menores que tratan de acceder a locales donde se venden bebidas alcohólicas.

Compartir el artículo

stats