Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Gobierno y regantes sellan un preacuerdo para que el agua del Júcar llegue a Alicante a 0,26 euros/m3 hasta 2033

La Confederación Hidrográfica del Júcar no cerrará los acuíferos a los municipios del Vinalopó y solo progresivamente a los regantes

Representantes de la Junta Central, Acuamed y el Ministerio posan tras la reunión de trabajo en Madrid Información

La Junta Central de Usuarios del Trasvase Júcar-Vinalopó ha llegado a un principio de acuerdo con la Confederación Hidrográfica el Júcar y la empresa estatal Acuamed -las bases del futuro convenio tendrán que se ratificadas por la asamblea general de la Junta y la ministra de Transición Ecológica Teresa Ribera- para fijar las normas de explotación del trasvase Júcar-Vinalopó para, en principio, un periodo de diez años, entre 2023 y 2033.

El acuerdo fija un precio máximo del agua de riego de 0,26 euros el metro cúbico, y el compromiso de Acuamed de ir aumentado progresivamente la cantidad de agua de riego desde los 12 hm³ iniciales el año que viene a un total de 37,5 hm³ en 2033. Un caudal que se elevará año tras año que incluirá en su tarifa, si al final se aprueba, la polémica amortización de los 200 millones de euros que el Gobierno endosó a los usuarios del agua de Vinalopó, l`Alacantí y Marina Baixa, tras el cambio de toma del agua de Cortes de Pallás al Azud de la Marquesa, donde sigue habiendo problemas con la calidad.

Otro de los avances para fijar las bases definitivas del trasvase Júcar-Vinalopó es que la Confederación Hidrográfica del Júcar se compromete a que los ayuntamientos y los agricultores sigan extrayendo agua de los acuíferos. Para uso urbano el agua subterránea está garantizada -elevar agua desalada al Medio y Alto Vinalopó es un disparate económico- y los agricultores irán captando menos caudal a medida que éste vaya fluyendo por las tuberías del trasvase, según apunta Ángel Urbina, portavoz de la Junta Central.

En el convenio también debiera entrar la Generalitat Valenciana, responsable de la ejecución de las tuberías que permitan que el agua del Júcar pueda llegar a todas las comunidades de regantes del Alto y Medio Vinalopó, ya que muchas solo tienen acceso al agua de los pozos, ya que los proyectos para conectar con el postrasvase no están ni redactados y tampoco tienen balsas para almacenar agua.

El Júcar-Vinalopó incorporará también para su gestión la energía fotovoltaica (70 millones de euros de inversión estatal) a lo largo de los diez años que durará la ejecución de los trabajos a cargo del Ministerio de Transición Ecológica), lo que terminará abaratando aún más el precio del agua porque el objetivo es que en el horizonte de 2033 el trasvase funcione con energía verde.

“Hemos sentado las bases para llegar a un buen acuerdo pero ahora deben ser los usuarios y las altas esferas del Ministerio las que ratifiquen lo hablado en Madrid, pero hemos trabajado con datos y veo voluntad de acuerdo, que sería histórico”, subraya Ángel Urbina. Hablamos, no obstante, de un Júcar-Vinalopó diferente al que se diseñó a principios de siglo, pues se quedará solo para la agricultura.

El acuerdo acaba con el problema de la obligación de dejar de extraer agua de los acuíferos. Un caudal de unos 86 hm³ que debía ser sustituido por la agua del trasvase del Júcar. 

Recordar que la decisión de la CJH contemplaba la prohibición de extraer 86 hm3 de los 95 hm3 actuales de agua subterránea para regadío de los seis acuíferos desde el que se abastecen regantes y municipios, que serán los únicos que seguirán teniendo acceso, de momento, a los 41,3 hm3 a los que tienen derecho. La propuesta aprobada es reducir un 90% el derecho y la concesiones de los regantes, que pasarán a disponer solo de 9,2 hm3 al año por los 95,2 hm3 actuales. El problema es que la Confederación del Júcar pretendía dar el paso sin tener cerrada la cantidad que facilitará a los agricultores.

En la reunión celebrada en la sede del Ministerio para la Transición Ecológica en Madrid han participado, Francisco Batarech, director general de Acuamed, Daniel Sanz, subdirector general del Agua de Transición Ecológica, Ángel Urbina, presidente de la Comunidad General del Medio Vinalopó, l`Alacanti y portavoz de la Junta Central, Marc García, comisario de aguas de la Confederación del Júcar, Teodoro Estrela, director general del Agua del Ministerio, Antonio Berenguer, presidente de la Junta Central de Usuarios del Júcar-Vinalopó, Pedro Menor, presidente de la Comunidad General del Alto Vinalopó y Fermín López, director técnico de Acuamed.

Compartir el artículo

stats