Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La cuenca del Segura entra en situación de prealerta por sequía en el verano más seco del siglo

La Confederación asegura el suministro hasta octubre, pero si no llueve en otoño habrá restricciones al regadío

Un ciclista pasa junto al embalse de la Pedrera en la Vega Baja Tony Sevilla

La falta de lluvias en junio y julio ha obligado a decretar la prealerta por sequía en la cuenca del Segura justo en el momento, además, en el que el Ministerio para la Transición Ecológica ultima la revisión del plan de cuenca del Tajo con el aumento el caudal ecológico a 8 metros cúbicos por segundo, lo que recortará hasta en 130 hm³ al año el trasvase (sumada la modificación de la normas de explotación). Una medida que llegará, además, en el inicio del nuevo año hidrológico el próximo 1 de octubre.

El presidente de la Confederación Hidrográfica del Segura, Mario Urrea, afirma que el abastecimiento para el regadío está garantizado hasta octubre pero subraya que si no llueve en el otoño se declarará la situación de alerta por sequía, lo que conllevará restricción del para riego y campañas, estas, de momento voluntarias, para que se ahorre agua en el abastecimiento urbano (humano). Los embalses se encuentran al 40% de su capacidad. Esto supone unas existencias de 454 hectómetros cúbicos -77 hm³ en La Pedrera- de los 1.140 hectómetros que pueden almacenar los pantanos de la cuenca.

El problema añadido es que muchas comunidades de regantes de los municipios agrícolas siguen sin tener conexión ni con las desaladoras, ni con el agua del trasvase del Júcar. En cuanto a los municipios, los del Medio y Alto Vinalopó pueden seguir sacando agua de los acuíferos.

La Mancomunidad de Canales del Taiblla (entidad que suministra agua para consumo urbano a 35 municipios de la provincia) mantiene operativa desde marzo una campaña parara fomentar el ahorro del uso del agua, en este caso incidiendo en que la bolsa de agua subterránea no es inagotable.

El presidente de la Confederación Hidrográfica del Segura, Mario Urrea, asegura que tanto el abastecimiento como los riegos de la cuenca del Segura “están garantizados en el presente año hidrológico” que finaliza el próximo 30 de septiembre.

La Confederación confía en que espera que el próximo otoño se produzcan nuevas precipitaciones que eviten la modificación de los indicadores de la cuenca del Segura y no se alcance el nivel de alerta. De no producirse esas lluvias a lo largo del otoño, y en función de los indicadores obtenidos, la Confederación contemplaría un cambio de escenario de cara al inicio del próximo año hidrológico dentro de un nivel de alerta lo que, tal y como señala el presidente del organismo de cuenca “nos llevaría a actuar según lo establecido en el Plan de Actuación de Sequía aprobado en noviembre de 2018”.

Algunas de estas medidas que contemplan este plan son “restricciones al regadío y medidas de ahorro voluntario en el abastecimiento”, recuerda Urrea. Desde el organismo de cuenca se incide en que la situación actual del Segura es similar a la sufrida el pasado mes de marzo cuando la cuenca llegó al índice global de alerta que fue salvado gracias a las intensas precipitaciones registradas en la primavera.

Según los indicadores de escasez de la cuenca del Segura, actualizados a fecha 1 de agosto de 2022, ésta se encuentra en nivel de prealerta. Al respecto, el Índice de escasez del sistema global, que incluye las aportaciones propias de la cuenca y las recibidas por el trasvase Tajo-Segura, está en 0.367. De forma individualizada, el Índice de escasez Sistema Cuenca está en 0.52 sobre 1. Por su parte, el Índice de escasez sistema trasvase está en 0.214.

Por zonas, la cabecera y la zona principal del Dominio Público Hidráulico (Murcia) están en situación de prealerta, mientras que la margen derecha e izquierda (Elche y Vega Baja)( mantienen una situación de normalidad gracias al agua embalsada en la Pedrera. Finalmente, la cuenca del Segura mantiene la ausencia de sequía prolongada en referencia a aumentar caudales ecológicos.

Los embalses se encuentran al 40% de su capacidad. Esto supone unas existencias de 454 hectómetros cúbicos de los 1.140 hectómetros que pueden almacenar los pantanos de la cuenca, según los datos registrados por la Comisaría de Aguas dependiente de la Confederación Hidrográfica del Segura. Esta cifra supone un descenso de seis hectómetros cúbicos con respecto a los datos recogidos la semana pasada por el mismo órgano.

En la misma fecha del año pasado la cuenca disponía de 516 hectómetros cúbicos. Esto dato supone una merma de 62 hm3 en las reservas almacenadas del Segura en las mismas fechas. En cuanto a los embalses, el del Cenajo es el que posee una mayor cantidad de agua almacenada con 190 hectómetros cúbicos (43% de su capacidad), le sigue La Fuensanta con 84 hm3 (40% de su capacidad) y la Pedrera con 77 hm3 (33%) entre los que tienen mayores reservas.

Nivel de la reserva de agua en la cuenca del Segura CHS

“Millones de litros de agua subterránea se utilizan diariamente para la agricultura y el agua potable en todo el mundo. Que no la veamos no significa que sus recursos sean ilimitados. Protejamos la vida invisible, protejamos nuestros acuíferos”. La Mancomunidad de los Canales del Taibilla (MCT) ha puesto en marzo en marcha la campaña ‘Protejamos #LaVidaInvisible: aunque no la veas, también se gasta’ en defensa del uso responsable de las aguas subterráneas y contra la sobreexplotación de los acuíferos. Este año el foco de atención se centra en las aguas subterráneas, unas aguas invisibles cuyos efectos se aprecian en todas partes. Se trata de aguas que se encuentran bajo tierra, en los acuíferos (formaciones de rocas, arenas y gravas que contienen cantidades importantes de agua). Tras alimentar manantiales, ríos, lagos y humedales, las aguas subterráneas finalmente se filtran a los océanos. Su principal fuente de recarga es la lluvia y la nieve que se infiltran en el suelo y pueden extraerse a la superficie por medio de bombas y pozos.

Desalación en toda España

Por otro lado, la organización Foro de la Economía del Agua ha propuesto que las restricciones y otras actuaciones urgentes para paliar la escasez de agua se complementen con medidas destinadas a combatir la sequía, como la optimización del consumo, la desalación o más inversión en la red de suministro. "Estamos viviendo una grave situación de crisis hídrica especialmente en la cuenca mediterránea, que se ve agudizada por un proceso meteorológico de sequía recurrente que será cada vez más largo como consecuencia del cambio climático", ha señalado en un comunicado Francisco Lombardo, presidente del Foro de la Economía del Agua.

Lombardo admite que esta situación hace necesarias las restricciones de agua y otras medidas urgentes como las que está tomando el Gobierno en regiones como Galicia o Andalucía. Sin embargo, Lombardo opina que esas medidas deberían complementarse "con actuaciones a medio y largo plazo", entre las que cita la reducción y optimización del consumo, la reutilización o la desalación de agua marina.

El Foro propone concienciar a la población en el uso responsable del agua y que a la vez se llevan a cabo actuaciones urgentes para modernizar la red de abastecimiento y alcantarillado, pues aseguran que "casi el 40%" de esa infraestructura "tiene mas de 40 años".

Lamentan también que en España solo se reutilice "el 12% del agua residual tratada" y destacan que empelar su "extraordinario potencial" en la industria o la agricultura permitiría destinar el agua de primer uso exclusivamente al consumo humano.

Asimismo, recuerdan que la desalación de agua con sistemas alimentados por energías renovables, mucho menos costosos que los existentes hasta ahora, incrementaría la disponibilidad de agua y sería una alternativa más para luchar contra la sequía.

Para el presidente del Foro, en el actual momento de crisis hídrica es imprescindible concienciar a la población, reforzar las inversiones y apostar por alternativas "que constituyen una vía de actuación a largo plazo ante el cambio climático y el descenso de disponibilidad de agua dulce en el planeta.

Formentera del Segura

Por otra parte, la Confederación Hidrográfica del Segura ha finalizado las obras de reparación de dos paños del muro del encauzamiento del río Segura en el término municipal de Formentera del Segura. Estos trabajos mejorarán la seguridad de la canalización del cauce fluvial en dicho tramo del río Segura. En este sentido, los trabajos han consistido en sustituir los dos módulos existentes de hormigón armado de 12 metros de longitud cada uno por dos módulos de similares dimensiones de mampostería hidráulica revestida de hormigón de espesor variable, cuyos paramentos se han realizado igual a los de los paños contiguos.

Para mejorar la seguridad del encauzamiento, el trasdós del muro de mampostería se ha rellenado con gravas envueltas con geotextil y se ha completado el sistema de drenaje con la ejecución de tres filas de mechinales.

Imagen del nuevo muro Información

Asimismo, la ejecución del tramo del muro reparado ha finalizado con la colocación en coronación de módulos de terminación iguales a los existentes en los tramos contiguos. También se ha llevado a cabo la reposición del pavimento del paseo.

Cabe señalar que las obras fueron realizadas con carácter de emergencia debido a la aparición de grietas en el paseo ribereño de la localidad y a la consecuente situación de peligro de vuelco de los mencionados dos paños. Las obras obtuvieron la declararon de emergencia el 28 de marzo de 2022 y se adjudicaron el 13 de abril de 2022 por un total de 336.144 €.

Compartir el artículo

stats