Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El turismo residencial refuerza su rol de "motor" de la construcción al absorber el 50% de las viviendas iniciadas

El porcentaje es diez puntos superior al de 2021 y alcanza el 70% en comarcas como las Marinas Alta y Baixa y la Vega Baja

La Costa Blanca se ha convertido en un destino refugio para la inversión inmobiliaria David Revenga

El turismo residencial vuelve a consolidarse como el principal motor de la construcción de viviendas en la provincia, ya que la mitad de apartamentos y chalets iniciados este año (un 10% más que en 2021), se destinan a compradores, nacionales y, sobre todo extranjeros, que buscan su segunda residencia en la Costa Blanca. Hasta el pasado 1 de julio se había iniciado la construcción de cerca de tres mil viviendas (2.833), de las que la mitad se dirigen a inversores turísticos, según datos del Colegio de Aparejadores y Provia. Las Marinas, Alta y Baixa, y la Vega Baja concentran gran parte de la actividad y en esos municipios el 70% de lo que se construye va directamente destinado a segunda residencia.

Los destinos elegidos por los compradores tanto españoles como extranjeros para adquirir su segunda residencia no cambian, siendo el litoral mediterráneo y los archipiélagos las opciones preferidas. Entre las zonas más demandas destaca especialmente la provincia de Alicante, donde aproximadamente el 60% de los agentes inmobiliarios prevé un aumento en el cierre de operaciones entre julio y septiembre, frente a un 33% que apuesta por la estabilización de las compraventas y solo un 5,5% que cree que estos movimientos descenderán.

El turismo residencial se ha convertido, prácticamente, en un sector «sistémico» (su eliminación afectaría al conjunto de la producción de la provincia) para la economía de la Costa Blanca, al mover hasta 2019 un total de 12.000 millones de euros al año, de los que seis mil millones corresponden al gasto de los extranjeros que tienen su segunda residencia en la provincia, y otros seis mil al movimiento económico de la compraventa de apartamentos, villas y chalets. La actividad representaba el 17% el PIB. La venta de viviendas a extranjeros y turistas españoles mantiene 96.000 empleos directos e indirectos al año y es una actividad que ayuda a la desestacionalización y concentra el 60% del gasto turístico, según Provia.

Los promotores detectan, además, que en los últimos meses que la Costa Blanca ha cogido ritmo en la construcción de segunda residencia gracias, paradójicamente, a dos factores en teoría contrapuestos: por un lado el final de la restricciones y, por el otro, en que muchos compradores del centro y norte de Europa han decidido invertir en vivienda convencidos de que es mejor pasar un confinamiento por el covid o cualquier otro virus que pueda surgir que en sus ciudades de origen con quince grados menos de temperatura, según apuntan desde el sector. Influyen también el hecho de que el ladrillo vuelva a tener fuerza como refugio del capital.

En este sentido, este mismo verano, el Ayuntamiento de Alicante y Provía han puesto en marcha una campaña en internet para buscar compradores. El objetivo es potenciar el turismo residencial de compra y alquiler de largas temporadas en nueve comunidades autónomas (Madrid, País Vasco, Castilla La Mancha, Castilla León, Asturias, La Rioja, Navarra, Murcia y la Comunidad Valenciana), así como en Holanda.

Imagen de la torres de apartamentos que construye TM en Benidorm David Revenga

El informe del Colegio Oficial de Aparejadores, Arquitectos Técnicos e Ingenieros de Edificación de Alicante del segundo trimestre ratificó que la Vega Baja amortiguó un ligero descenso general de la actividad debido al aumento de los costes, movimiento que se reactivó en julio. No hay contracción de la actividad con respecto a 2021. En comparación con el primer trimestre de 2021 en el segundo se crece un 14%, desde las 1.325 viviendas iniciadas entre enero y marzo, a las 1.508 entre abril y junio. El dato de viviendas iniciadas en los últimos 12 meses es muy parejo, puesto que pasa de 5.762 a 5.767.

Dentro de un panorama que se repite en todas las comarcas con descensos de actividad, la comarca de la Vega Baja logra un crecimiento muy considerable. En concreto, esta zona de la provincia representa el 39% de todas las viviendas iniciadas en el segundo trimestre y crece, con respeto al segundo trimestre de 2021, en un 103%.

Con estas cifras, la Vega Baja consolida la tendencia de crecimiento por cuarto trimestre consecutivo y logra en los últimos 12 meses aumentar el parque de viviendas en 2.073 nuevas. La Vega Baja mejora también las cifras del semestre completoen comparación con el mismo periodo de 2021, con un crecimiento del 92%.

En el resto de territorios la caída, por el contrario, es generalizada. En Elche cae un 23%, en las zonas del interior (Vinalopó y Montaña), un 14% y en L’Alacantí, que ha tirado del carro en otros periodos, también registra un descenso del 7%.

Por términos municipales, Orihuela desbancó en este trimestre a Alicante, con 206 y 188 nuevas viviendas iniciadas respectivamente. En tercer lugar, se sitúa Santa Pola (183 viviendas) y Elche (103).

Aunque la segunda residencia siempre ha sido una opción muy tenida en cuenta entre los compradores españoles para pasar el verano, parece que el escenario de inflación y subida de tipos está desacelerando esta tendencia. Así lo refleja la XI edición del Barómetro Inmobiliario - ‘El sentimiento de mercado de los profesionales inmobiliarios, un estudio realizado por UCI (Unión de Créditos Inmobiliarios), entidad especialista en financiación sostenible de la vivienda, y su área de desarrollo profesional, SIRA. Según este estudio, el 42% de los agentes inmobiliarios en España cree que aumentará la cifra de compradores nacionales de segunda residencia durante este verano (de julio a septiembre), mientras que el 34% señala que se estabilizará y el 24% que descenderá.

Optimistas son las previsiones de los agentes para los compradores extranjeros que buscan adquirir una segunda vivienda en España para pasar los meses de verano, establecerse tras su jubilación e incluso teletrabajar. Un fenómeno que, al contrario de lo que ocurre con la desaceleración de los compradores españoles, parece que sigue en auge, según la XI edición del Barómetro Inmobiliario de UCI. Así, 8 de cada 10 agentes inmobiliarios españoles afirman que este tercer trimestre de 2022 aumentará el número de compradores extranjeros de segunda residencia en España, frente a un 20% que cree que el ritmo de crecimiento se estabilizará en ese tiempo.

 Este informe, además, refleja que la compra de segunda vivienda en nuestro país por parte de ciudadanos no españoles no es un fenómeno estacional recurrente de las épocas estivales, ya que 8 de cada 10 agentes registraron un aumento de los compradores extranjeros durante el primer trimestre de 2022. De hecho, solo 2 de cada 10 afirman que durante ese periodo la cifra de compradores extranjeros se estabilizó o descendió moderadamente.

 Este incremento en el número de compradores extranjeros irá parejo a un crecimiento destacado de las compraventas de segunda residencia por este tipo de clientes. Así, el 80% de los profesionales del sector sostiene que en el tercer trimestre aumentarán el cierre de operaciones de segunda vivienda por parte de extranjeros, frente al 50% que registró un crecimiento de estos movimientos durante el primer trimestre del 2022.

 Los destinos elegidos por los compradores tanto españoles como extranjeros para adquirir su segunda residencia no cambian, siendo el litoral mediterráneo y los archipiélagos las opciones preferidas. Entre los destinos destaca especialmente la Comunidad Valenciana, donde aproximadamente el 60% de los agentes inmobiliarios prevé un aumento en el cierre de operaciones entre julio y septiembre, frente a un 33% que apuesta por la estabilización de las compraventas y solo un 5,5% que cree que estos movimientos descenderán.

 Los profesionales en Canarias ofrecen expectativas similares, pues 2 de cada 3 auguran un aumento moderado de las operaciones frente al tercio restante, que vaticina un descenso también moderado. Los inmobiliarios en Andalucía, por su parte, se muestran más moderados en sus predicciones: un 47% apuesta por un aumento de las compraventas, mientras que el 29% cree que las operaciones se estabilizarán. En el lado opuesto se encuentran los agentes inmobiliarios de Cataluña, donde solo el 37,5% piensa que las operaciones de compra de segunda vivienda aumentarán entre julio y septiembre, frente al mismo porcentaje que prevé un descenso y a un 25% que cree que los movimientos se estabilizarán.

 

Compartir el artículo

stats