Los datos del segundo trimestre de 2022 han reportado buenas cifras de crecimiento empresarial en Alicante. Con un aumento del 3,5% respecto al mismo trimestre del año anterior, la provincia ha alcanzado un total de 61.119 empresas, según las estadísticas de empresas inscritas en la Seguridad Social de la Comunidad Valenciana. 

Este crecimiento sitúa a Alicante como líder autonómico en creación de empresas y que arrastra las cifras del conjunto de la Comunidad a situarse en el 2,3 % interanual. De hecho, la provincia de Valencia ha crecido en este periodo un 1,8%, y la de Castellón un 0,9% interanual. 

«Estas cifras reflejan el músculo del tejido económico de Alicante, su carácter emprendedor y la confianza en la recuperación»

Carlos Baño - Cámara de Comercio de Alicante

Desde la Cámara de Comercio de Alicante, su presidente Carlos Baño, ha valorado como «positivos» estos datos que «reflejan el músculo del tejido económico y empresarial de la provincia de Alicante, su carácter emprendedor y la confianza que han generado las expectativas de recuperación durante la segunda parte de 2021 y los primeros meses de 2022». 

«Este año se han recuperado las exportaciones de calzado de la Comunidad Valenciana y han vuelto a cifras prepandemia»

Marián Cano - AVECAL

También desde el sector del calzado, la presidenta de la Asociación Valenciana de Empresarios del Calzado, Marián Cano, explica que «este año se han recuperado las exportaciones de calzado de la Comunidad Valenciana y han vuelto a cifras prepandemia».

Los buenos datos empresariales se reflejan en el crecimiento del PIB en la provincia, un 8,1% el año 2021. Una tendencia que se ha mantenido en el primer trimestre de 2022, que ha mostrado un crecimiento interanual del 16,7%. Este crecimiento también se refleja en los municipios con mayor variación de empresas respecto al mismo trimestre del año pasado. La lista la encabezan los municipios alicantinos de Santa Pola (7,1%), l’Alfàs del Pi (6,8%) y Benidorm (6,2%). 

«Hay un grado de incertidumbre muy elevado. Tendremos que ir adaptándonos a las circunstancias, sean las que sean»

Maite Antón - AEFA

Sin embargo, los empresarios son cautelosos a la hora de hacer sus previsiones para el año que viene. «Hay un grado de incertidumbre muy elevado, puesto que hay muchas variables económicas cuya evolución es muy difícil de prever. Pero lo que debemos tener claro es que tendremos que ir adaptándonos a las circunstancias, sean las que sean», explica Maite Antón, presidenta de la Asociación de la Empresa Familiar de la provincia de Alicante (AEFA). 

Te puede interesar:

Desde la Cámara de Comercio también preocupa el escenario de los próximos meses. «Los indicadores para la economía alicantina apuntan a una moderación de la actividad y a que la inversión empresarial podría moderar su ritmo de crecimiento en un contexto de encarecimiento de los costes de producción, agravamiento de los problemas de suministro y deterioro de las expectativas de facturación», afirma Baño.  

Un entorno que puede afectar especialmente a las pymes. «Si cierran pequeñas empresas estamos hablando de un daño desde el punto de vista económico y social, pero también de un drama familiar.», insiste el presidente de la Cámara de Comercio.