Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Quejas por la invasión de palomas en el barrio Miguel Hernández

Vecinos recurren a empresas de control de plagas por problemas de chinches y pulgas que atribuyen a las aves y reclaman más atención para la zona

18

Quejas por la plaga de palomas en Miguel Hernández Tony Sevilla

"La invasión de palomas es ahora y acentúa más la suciedad y la insalubridad en general en toda la zona", afirman vecinos del barrio Miguel Hernández de Alicante, que critican la dejadez "absoluta" y el abandono en que está sumida esta parte de la ciudad por parte en general de todas las administraciones.

El problema con las palomas, que incluso entran dentro de las casas al tener las ventanas abiertas por el calor, empezó el pasado verano y continúa en el actual, sobre todo en viviendas de las calles José Gil Muñoz, Pavía y Domínguez Margarit, aunque en general en todo el barrio. "Tenemos los balcones inundados de cagadas de paloma, la calle igual. Insalubre total. Tenemos que tener mucho cuidado, y balcones y ventanas hay que tenerlos cerrados porque se cuelan en casa. Se meten en los huecos de las ventanas y crían".

"En casa de mi madre hemos tenido que traer dos veces una empresa de control de plagas para que le hagan un tratamiento porque había chinches y pulgas en la vivienda", explica la hija de una residente en Miguel Hernández. La primera vez que fue la empresa a eliminar los chinches que atribuyen a las palomas que se meten por las ventanas y deterioran los toldos fue hace un año, viéndose obligados los vecinos a tirar colchones y ropa de cama. Pero les ha vuelto a pasar y han contratado de nuevo a unos especialistas para eliminar a estos insectos, problema que relacionan también con el pésimo estado en que se encuentra el barrio de Miguel Hernández.

En general los vecinos están descontentos con el mantenimiento del barrio y reclaman que se intensifiquen la limpieza y los baldeos. "Ahora con las palomas el problema se acentúa porque hay sitios donde las cagadas forman una costra en el suelo, se hace como una capa. Mi madre vive en un primer piso y en el balcón tiene cristaleras. Si las deja abiertas como ahora en verano por el calor se cuelan en casa, es todo un despropósito. Y cómo dejan la barandilla. Todos los días hay que echar desinfectante".

Los afectados creen que las administraciones se han centrado en la rehabilitación de los edificios del barrio (la acomete la Generalitat), dejando "abandonados" los servicios básicos. "No nos hacen caso y todo lo demás está absolutamente olvidado. La zona no está en condiciones de salubridad, es de vergüenza. Hemos tenido que tirar colchones porque las palomas traen bichos, todo el barrio en general sufre ahora este problema con las palomas y en general un importante grado de abandono".

En el barrio, además de las quejas por deficiente mantenimiento que dirigen a Generalitat y Ayuntamiento, afirman que hay personas que tiran cosas y no se comportan cívicamente, lo que agrava el problema. "Las palomas vienen a comer todo lo que la gente tira. La suciedad se acumula, es un círculo vicioso".

Otra reclamación es contra el estado de los edificios, "en condiciones lamentables de humedad. La gente no tiene recursos para poder marcharse y está todo completamente dejado. Nos tienen un poco olvidados, han cambiado el nombre del barrio pero no es mucho mejor, no sé si el cambio ha servido para algo, no se han molestado en lo que realmente importa, que son las personas que viven en esa zona de Alicante".

Compartir el artículo

stats