El descuelgue de la perturbación que transita la Península Ibérica ha resultado ser más profundo de lo esperado dejándose notar en la provincia de Alicante durante la pasada madrugada. Mucha nubosidad, temperaturas nocturnas más altas por al colchón térmico que generan las nubes, tormentas con aparato eléctrico y unas precipitaciones débiles -sobreestimadas por los medios de teledetección- ha sido el balance de las primeras horas de este jueves. Una situación que ha llegado incluso a la costa.

Para el resto de la jornada se espera un descenso de las temperaturas diurnas, intervalos nubosos con asomos de sol e incluso algún chubasco tormentoso. También harán acto de presencia vientos que van a rondar entre "migjorn y xaloc" en superficie.

"Mañana viernes todo apunta a que profundiza mucho más la onda en altura y con ello no solo esperamos que bajen las temperaturas, sino que pasaremos de cielos poco nubosos o intervalos en la primera parte del día a cúmulos evolutivos vespertinos con probabilidad de tormentas", anuncia el meteorólogo Lluís Francés. Los vientos marítimos se reforzarán y alimentarán mucho más el desarrollo de nubosidad favoreciendo las lluvias. Y el fin de semana se presenta fresco, nuboso, con asomos de sol y precipitaciones.

El radar de precipitaciones de la pasada madrugada en la provincia de Alicante.

En la salida del satélite de masas de aire de las 06:00 se observa aire estratosférico y nubes compactas en el este peninsular. Además, el radar de precipitación mostraba la entrada de precipitaciones con píxeles tormentosos en la provincia de Alicante.